¿Es China un imperio, o es imperialista?

"Lacayos del imperialismo le echan tierra a la relación China-Venezuela".

Hugo Chávez.

Extraña que a estas alturas alguien que se diga socialista, que sea egresado en alguna disciplina de las Ciencias Económicas y Sociales pueda alegar, como lo hace la exministra "chavista" Oly Millán lo siguiente: "En lo que sí no tengo la menor duda es que en la geopolítica mundial, China es considerada un imperio emergente; por lo que no existen "imperios buenos" y lamentablemente tengo la sensación de que esos viajes y acuerdos van dejando al país con mayor pérdida de soberanía donde se compromete el futuro de las nuevas generaciones" refiriéndose al reciente viaje del presidente Nicolás Maduro a la China. https://www.aporrea.org/economia/n331840.html.

Ocurre que hay varios exministros y exministras del gobierno de Chávez que jamás llegaron a emitir este tipo de criterios cuando estaban con el Comandante y este desarrollaba una política internacional favorable a los intereses de Venezuela, comenzando con China que desde hace años es nuestro aliado estratégico y socio fundamental tanto en lo político como en lo económico-comercial y fue precisamente Chávez quien con la visión estratégica que poseía planteaba e impulsó una política de diversificación de nuestras relaciones tratando de generar un mundo multipolar tal como lo plasmó en el IV Objetivo Histórico del Plan de la Patria y que ha permitido desarrollar acuerdos internacionales con América Latina, el Caribe, Rusia, China, Irán, India, Turquía y algunos países de Europa y África, con el objetivo de diversificar los mercados y crear una nueva estrategia diplomática a nivel mundial.

Así se expresó Chávez acerca de las relaciones entre China y Venezuela: "Yo no sé de dónde, pero algunos venezolanos critican esta relación con China: los apátridas. Yo pienso que están siguiendo instrucciones del Pentágono y de la Casa Blanca. Son los lacayos del imperialismo que andan echándole piedras y basura a esta relación de China y Venezuela… nunca antes Venezuela tuvo una relación tan positiva con la gran potencia que es China. ¡Viva nuestra cooperación!, que será perenne e inmortal". http://argentina.embajada.gob.ve/index.php?option=com_content&id=597%3Achavez-venezuela-y-china-son-un-nuevo-ejemplo-de-cooperacion-basado-en-la-solidaridad&Itemid=39&lang=en.

Un día de estos, van a plantear estas figuras de lo que ahora llaman eufemísticamente "el chavismo crítico" que hay que cuidarse de Rusia, de Irán y hasta de Cuba, puesto que, como lo afirman representantes de la derecha venezolana, estos son países imperialistas, manejan de manera alegre (que no creo sea por ignorancia) las categorías de Imperio o Imperialismo. A estas alturas recomiendo altamente el clásico de Vladimir Illich Lenin, quien en 1916, durante la primera guerra imperialista mundial, escribió "El Imperialismo, fase superior del Capitalismo", donde se exponen los rasgos fundamentales del Imperialismo, desde el punto de vista teórico y que luego se confirman en la práctica precisamente con las guerras, invasiones, intervenciones, procesos de neocolonización violentos en diversas partes del mundo, sobre todo del imperio norteamericano que no se ha cansado de bombardear, atacar, violar soberanías, despreciar el orden internacional e imponer a sangre y fuego su modelo capitalista-imperialista.

Por otra parte, en el Diccionario del Poder Mundial se establece que el concepto de imperio puede definirse por la dominación ejercida por un emperador o un gobierno sobre poblaciones de orígenes étnicos o religiosos diferentes. Implica una expansión territorial realizada por medio de la violencia y mantenida por la intimidación y el brillo de su prestigio. http://poder-mundial.net/termino/imperio/.

Desde el punto de vista histórico, China fue un imperio tradicional China fue un imperio tradicional hasta 1911. Pero luego de la Revolución Socialista liderada por Mao Tse Tung, esta gran nación logró un proceso de transformación profundo pasando de ser una nación paupérima, semifeudal y donde morían por millones de hambruna, a ser lo que es hoy: una enorme potencia económica, política y social en el ámbito mundial, pero que no impone, no invade y no agrede militarmente a otra nación como lo hace cotidianamente el imperio norteamericano.

En este sentido, los Estados Unidos, convertidos en el imperio capitalista moderno ha intervenido, agredido, o invadido a México, Filipinas, Japón, Cuba, Puerto Rico, Honduras, Guatemala, Nicaragua, República Dominicana, Corea, Vietnam, Panamá Haití, El Líbano, Irak, Libia, Afganistán, gran parte del continente africano, sólo para mencionar algunas y en donde se ha apoderado de territorios, materias primas, riquezas naturales, energéticas, depredado y robado sus patrimonios, siempre en nombre de la libertad e imponiendo su modelo de vida, su cultura, idioma, moneda, ideología falsificadora, considerándose el pueblo escogido por Dios para hacer todo ello, tal como lo predijo Simón Bolívar en 1829. Esto sin incluir su participación en las dos guerras europeas del siglo XX, para ampliar y dominar los mercados mundiales, el lanzamiento de las dos bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945 con los cientos de miles de muertos que ese crimen generó y las decenas de guerras en las que ha participado en el siglo XX y XXI.

Es importante tener claridad conceptual, sentido del contexto situacional y definición acertada de quienes son nuestros adversarios, nuestros enemigos, nuestros aliados centrales y aliados potenciales. China, Rusia, Irán, Cuba y naciones cercanas ahora como Turquía, Bielorrusia, se han convertido desde Chávez y ahora con Maduro en nuestro paraguas internacional contra las apetencias del imperio más grande y poderoso que ha tenido la historia de la humanidad. Y no es posible que, por malestares personales, o por no estar de acuerdo con el actual presidente, ignoremos la gravedad de la situación que enfrenta Venezuela desde que Chávez se atrevió a enfrentar con todas sus fuerzas al imperio norteamericano. En ello se le fue la vida y nosotros como bolivarianos y chavistas no podemos confundir ahora entre lo que es una potencia mundial aliada y lo que es un imperio genocida y enemigo de nuestros pueblos.

Para ahondar más en este tema también sugerimos la lectura de este magnífico texto de Atilio Borón, (El imperio, más imperialista que nunca)

que devela la realidad del imperio y del imperialismo, como concepto y realidad que aún no ha podido derrotarnos, pero que persistirá en sus intentos por todas las vías posibles. http://www.atilioboron.com.ar/2009/12/normal-0-21-false-false-false_25.html.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 586 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cécil Gerardo Pérez

Cécil Gerardo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a269661.htmlCd0NV CAC = Y co = US