Aprendiendo de "las falacias haitianas y el comunismo" con Montaner

¿Por qué las personas no escarmientan en cabeza ajena? Se pregunta el Carlos A. Montaner al inicio de su articulo, "El comunismo y la falacia haitiana" pretendiendo dar respuesta al problema de la pobreza en la sociedad. Comienza con el planteamiento, ·"El comunismo provocó más de cien millones de muertos e incontables miserias a lo largo del siglo XX, ciertamente, para el comunismo no le sido fácil venir al mundo, el capitalismo se ha ensañado contra la sociedad comunista, le creado problemas de toda índole, bloqueos diplomáticos, comerciales, tecnológicos, financieros, monetarios, entre otros para desestabilizar dichas sociedades, asimismo, creando subversiones internas desde guarimbas, intentos de golpe de Estado, incluso magnicidios y cuando ya no puede mediante dichos métodos contrarrevolucionarios, recurre a la amenaza de guerra, a declarar intervenciones bajo la excusa "humanitarias" para derrocar el comunismo a cualquier precio, incluso de vidas humanas, de millones de personas, sin importar sean niños, ancianos o jóvenes, todo lo sacrifica al holocausto de la guerra.

Muchos quienes viven en el capitalismo no escarmientan, ni en cabeza propia ni ajena, enajenado por el distraccionismo ideológico del sistema no son capaces de pensar, están mediatizado por la información y los que no se hacen mercenarios, no puede pensar que el capitalismo industrial del siglo XIX, vino al mundo chorreando sangre, sudor y lágrimas en el cuerpo d ellos obreros, en cambio el capitalismo imperialista, no ha dejado de chorrear lágrimas de su política colonial, del saqueo de América Latina y África a quienes han condenado al subdesarrollo, de igual manera podemos hablar del atraso de Asia, de los millones de seres que condenado a la drogadicción en China con la guerra del opio, mas aún podemos acusar al capitalismo del siglo XXI con su política neoliberal que condenó a la América Latina a la Década Perdida del desarrollo en los años 80 y 90 del siglo XX, sin olvidar que ha sido precisamente el capitalismo quien se atrevió a hacer dos guerras mundiales en Europa, aparte de haber lanzado dos bombas atómica, la primera en Hiroshima y la segunda en Nagasaki, en Japón.

La terquedad del pueblo asombra

Al señor Montaner le asombra que en España "cinco millones de españoles votaron por PODEMOS, una formación política leninista financiada en sus orígenes por el chavismo y por Irán, cuyos dirigentes apoyan a Maduro, a los Castro, y a cualquier manifestación antidemocrática que se les plantee en el parlamento español o en el europeo". Pues no debe asombrarnos el papel del financiamiento internacional, los Estados Unidos, las sociedades ONG aparte de la CIA, financian grupos terroristas, incluso Mariano Rajoy es responsable de "los desahucios en España", de la crisis de la Unidad Española, de la crisis catalana donde la democracia liberal española no es capaz de refundar su Estado-Nación sobre bases descentralizadas y democrática, allí están los vascos, los catalanes, los gitanos, entre otros, luchando por su autonomía, por su idioma, por su lengua y tradiciones, y cultura, el capitalismo español los condena al ostracismo y el genocidio cultural a toda manifestaciones democráticas y cual es la respuesta de Rajoy represión, intolerancia frente a procesos democráticos electorales, ejemplo los atropellos a los catalanes, de manera que nada puede decir Montaner sobre la democracia en España, menos del financiamiento, sabemos que decenas de ONG incluso institutos de investigaciones de Alemania financian operaciones contrarrevolucionarias, apoyada por Bush, Obama y ahora Trump, en Siria, Libia, Irak sumergidas en guerras y forzados a la emigración, son la mejor prueba del crimen de miles, de millones de personas sometidas a la guerra y el genocidio.

De manera que el mundo dividió entre dos sociedades se defienden, se financian, se apoyan, el capitalismo al terrorismo, a la contrarrevolución, al neoliberalismo, los intereses económicos de las transnacionales, ellos apoyan gobiernos ilegítimos como el Temer en Brasil, Hernández de Hondura en las elecciones fraudulentas, apoyan dictaduras como la de Pinochet de Chile, de Videla en Argentina, Banzer en Bolívia, Somoza en Nicaragua, en verdad de que democracia falaz habla Montaner, que régimen defiende, que explicaciones justifica, es como el pez que escupe para arriba cuando le cae hacia abajo. Cuando Podemos gana las elecciones en España, tiene derecho o no como organización política de ganar las elecciones en el parlamento, todo porque recibe apoyo internacional presuntamente, capitalismo y comunismo, han sido dos modelos de sociedades opuestas, porque Iran no puede apoyar a Siria, si estados Unidos apoya la contrarrevolución Siria, Porque Cuba no puede apoyar a Venezuela, si Estados Unidos apoya al gobierno ilegítimo de Hondura, criminal de Israel, mejor será que Montaner guarde silencio, debe mirar también el financiamiento del imperio a la muerte y la represión de los países y ponderar sus juicios falaces.

Dice Montaner: Federico Jiménez Losantos trata de buscar explicaciones a esta suicida terquedad en un libro formidable, Memoria del Comunismo: de Lenin a Podemos, un irrefutable tomo de 700 páginas publicado con éxito notable por "Esfera de los Libros" (nada menos que seis reimpresiones antes de la presentación formal de la obra).vaya como se rebanan los sesos, 700 paginas todo para demostrar "la presunta falacia de la terquedad" como es posible que los pueblos sean tercos con el cambio, porque eligen el camino al comunismo, porque el pueblo español le da apoyo a Podemos, a Maduro en Venezuela, a Lula da Silva en Brasil, a Evo en Bolíva, porque la derecha le teme tanto a Correa en Ecuador, porque vota por personalidades progresistas, y no se trata de una suicida terquedad del pueblo, es la incomprensión de la derecha, de su vía al desarrollo desigual, al crecimiento económico sin desarrollo social, el desarrollo negado al pueblo, desigual, esto es lo que rechazan los pueblos, por eso son tercos, el neoliberalismo no termina por disciplinarlos, ellos se levantan, se sublevan, se rebelan, votan contra el capitalismo, por sus derechos que les niega el mercado, allí está la Argentina levantada en las calles, y Macri haciendo oído sordo del pueblo, sencillamente porque se valen de leyes que violan la soberanía para acometer tropelías.

Montaner afirma además que a Federico Lossantos, "El propio Fidel Castro brindó una pista segura para entender el error de suscribir la visión comunista. Ocurrió en los noventa, cuando el Comandante se negó varias veces a rectificar el rumbo empobrecedor y criminal de su gobierno tras la desaparición de los subsidios soviéticos. Entonces dijo y repitió varias veces: "Nos invitan a que cambiemos al sistema capitalista, pero no al de Suiza, sino al de Haití, que es el que sueñan con imponernos". Y es verdad, con el derrumbe de la Unión Soviética sumado al bloqueo de los Estados Unidos, el pueblo cubano fue condenado a sobrevivir en condiciones de aislamiento mundial, sometido a las presiones del imperialismo de los Estados Unidos, trataban e imponer lo que los Estados Unidos, la pobreza del comunismo, una autoprofecía cumplida. Francia entre otros había condenado a Haiti, ellos son los responsables de la pobreza de Haití, del golpe de Estado contra Arístides, ella quedó diezmada en su población, el capitalismo en Haití es responsable de la pobreza espantosa, y no precisamente el comunismo de Fidel, de manera que luego se le trata de seducir a Cuba con un modelo social democrático, el de Suiza, sin decir que este viejo país europeo vive del secreto bancario, de los paraísos fiscales, de las inversiones imperialistas en los países del Sur

Nadie aprende las falacias en cabeza propia sino ajena

Montaner no escarmienta en cabeza propia, agrega que "Y, en efecto, en Haití, un país infinitamente pobre y mal gobernado, existe propiedad privada y, al menos formalmente, una estructura republicana dotada de una Constitución bellamente escrita (veinticuatro veces) en francés, pese a lo cual la Nación es un miserable desastre que exhibe tres millones de transterrados (de un total de 10) por falta de oportunidades, casi todos radicados en República Dominicana, Estados Unidos y Canadá", es verdad, Montaner no le falta juicio, sin embargo, nada dice que Haiti es un país saqueado colonialmente, por esos mismos países desarrollados, Francia primero, Estados Unidos después, su república liberal capitalista no dio respuesta al problema de la pobreza, solo sembró el desarrollo desigual, el terror, y la dictadura defensora de la propiedad privada para pocos , mientras pobreza para muchos, su Constitución nada ha sido respetada, basta ver como la intervención extranjera de los Estados Unidos que sacó al presidente de su país, para desterrarlo en un lejano país africano. Todo se explica por el dominio capitalista, responsable de la pobreza en Haiti, allí ningún comunismo ha llegado, solo el capitalismo ha sido impuesto a sangre sudor y lágrimas.

Así que el argumento de "La primera falacia, origen de todos los disparates, …" no es precisamente el comunismo, Montaner debería descubrirlos en los disparates de su anticomunismo, en su engaño intencional, en su servicios intelectuales al imperio, de lo que incurre, sacarla sus conclusiones de las intervenciones imperialistas, ver que no es falacia, no es fabula, la imposición de los modelos de sociedades desiguales, generadora de pobreza, de su modelo republicano liberal, carente de democracia participativa y no crear otra falacia, la de negar el subdesarrollo y la dependencia neo colonial, cuando dice que la primera falacia sea la que "deriva de la "Teoría de la Dependencia", una estupidez conceptual a la que renunció hace muchos años Fernando Henrique Cardoso, uno de sus creadores", Naturalmente eran momentos lucidos en aquel entonces de Cardozo, para luego renunciar a ella, Montaner retrocede en el tiempo, cae en la visión estúpida del anticomunismo, de negar la dependencia neocolonial y su herencia así lo hace para defender el capitalismo, para defender el imperio de la muerte y d ella pobreza.

Al defender "la falacia de la independencia, la democracia y la libertad en el capitalismo", Montaner señala que "Fidel Castro, el Paranoico en Jefe, suponía que existía un concierto de países capitalistas del Primer Mundo que les imponía un modelo económico y político subalterno a los del Tercero. No se enteró de cómo, entre otros, Corea del Sur, Irlanda, Israel, Taiwán o España, mientras inauguraban o preservaban las libertades, se habían convertido en sociedades relativamente prósperas en las que predominan los grupos sociales medios". No es ninguna falacia la teoría de la dominación de los países capitalistas del Primer Mundo al Tercer Mundo, a los países, allí están las pruebas, los indicadores socio económicos de las Naciones Unidas, de la Cepal, los índices de desarrollo humano, el coeficiente de Gini, la desigualdad social, el problema de la pobreza en las democracias capitalistas, Haiti, Centroamerica, las islas del Caribe son testigos de lo que acusa las sociedades del primer Mundo, el desarrollo a costa del subdesarrollo. Así que ninguna falacia señalaba Fidel Castro, al contrario, el capitalismo se ha vuelto más paranoico con las luchas de los pueblos, ve comunistas por todas partes cuando los pueblos exigen sus derechos.

Corea del Sur, Irlanda, Israel, Taiwan o España, como sociedades prosperas no han abolido la pobreza, abatido la inflación como también haber creado sociedades democráticas, ya hemos dicho son economías de crecimiento sin desarrollo, no hay armonía social en sus pueblos, mientras existan clases medias, ricas y pobres, no puede haber democracia, igualdad y libertad. Ellos no han resuelto este problema en el capitalismo, el equilibrio entre igualdad y libertad social. Aparentan ser sociedades prosperas cuando en verdad, Israel invade países, saquea países para prosperar, vive de su industria de guerra, asesina pueblos como el Palestino, no puede ser libre una sociedad que le quita la libertad a otra, que le arrebata la democracia y la independencia a otras, menos puede ser la monarquía española, no puede ser libre sin república.

"Fidel Castro ni siquiera sabía que la diminuta Suiza, en 1848, escarmentada tras la última revolución en la que participó, había optado inequívocamente por la paz, la neutralidad, la propiedad privada y el Estado de Derecho, transformándose paulatinamente de un país exportador de mercenarios a otro que exportaba maquinarias precisas y se limitaba a auxiliar a los heridos y a recoger los cadáveres de sus belicosos vecinos por medio de la Cruz Roja", En verdad Montaner esta obsesionado con su anticomunismo y antifidelismo infantil, quisiera revivirlo, pero bueno los muertos no hablan para defenderse, todos sabemos que Suiza se declaró con estatuto neutral después de la ultima guerra mundial europea, eso no significa ser neutral del capitalismo, de la propiedad privada del capitalismo, de su expansión colonial de los capitales en los países en desarrollados, de la periferia capitalista, los capitales no son neutrales, defienden los intereses imperialistas, la explotación de los pueblos, para eso vive el Estado de derecho en Suiza, para defender de hecho, al capitalismo neocolonial y su filantropía de la Cruz Roja Internacional, recogiéndolos cadáveres de la guerra que genera el capitalismo mundial, su industria de guerra, del comercio de armas, para estimular su crecimiento económico.

Vamos ahora otra falacia que trata desenredar Montaner, dice: "La segunda falacia es la de suponer que al Primer Mundo se llega por medio de una simple receta económica que implica la suspensión de la democracia para evitar el destino haitiano. No es cierto. La libertad es un valor en sí mismo y no tiene sentido orillarla en aras del desarrollo. Los países que han optado por una u otro han terminado, generalmente, pobres y esclavizados permanentemente". En verdad, coincido con Montaner en que no hay una receta universal para lograr el desarrollo, debería coincidir conmigo, igual aplica para el neoliberalismo monetarista como credo liberal, de que el mercado es el único medio para alcanzar la prosperidad, el capitalismo sacrifica en aras de la libertad, la democracia y los derechos humanos, sociales y colectivos, eso implica "suspensión de la democracia", lograr riqueza para pocos y pobreza para muchos, lo que llama Montaner "el destino haitiano" para describir el proceso de empobrecimiento social. El capitalismo desconoce la libertad de los pueblos, pretendiendo su libertad niega la de los otros, lo que es lo mismo no es trampa, a la independencia nacional tenemos derecho todos, no cree en el Estado Nación, tan solo en la magia mítica del mercado, en los milagros del imperio, en la dependencia de la deuda externa, en la inyección de dólares inorgánicos, propone tan solo, un solo camino, la receta neoliberal.

Y aquí viene el retroceso de Montaner, "La economía de mercado (el injustamente vilipendiado neoliberalismo), dotada de propiedad privada, es un requisito, pero se trata de un fenómeno mucho más complejo. Ahí comparecen el Estado de Derecho, la separación de poderes, la ausencia de privilegios e inpunidades, la meritocracia, el gobierno limitado y compuesto de servidores públicos, no de mandamases, un sistema de estímulos que refuerce el ímpetu de los emprendedores y de los innovadores, junto a la voluntad de colocarse bajo el imperio de la ley que muestra la mayor parte de los ciudadanos". No se trata de negar "el mercado", el por si mismo no es ciego, responder a las fuerzas de la oferta y demanda, de los sujetos económicos donde el Estado es uno de ellos, pero juega un peso fundamental conjuntamente con el soberano pueblo, con democracia y socialismo, no con democracia de elites, capitalista, sin embargo, con "gobiernos limitado", controlado por las sociedades, por el pueblo bajo "el imperio de las leyes" como decía Bolívar para alcanzar la igualdad fáctica entre los ciudadanos. . En el capitalismo no es posible dicha igualdad, el neoliberalismo sacrifica la democracia por la libertad de la plutocracia.

El derecho al capital intangible

Entonces concluye Montaner en que "Como se sabe, el éxito o el fracaso dependen del capital intangible, de los valores, creencias y actitudes del conjunto de los ciudadanos, como demostró el Banco Mundial es su estudio del año 2009 ¿Dónde está la riqueza de las naciones? No debe extrañarnos que ningún país latinoamericano se sitúe en la locomotora del planeta, si ni siquiera uno –incluyo a Chile, Argentina, Brasil o México– figura entre los primeros 50 del planeta en el terreno de las innovaciones, como no se cansa de advertir Andrés Oppenheimer, aunque todos admitamos que vivimos en la era de la información y la tecnología". Cabe preguntarse porque seguimos en el Tercer Mundo, porque siguen las amarras del imperio, la fuerza como dominación, el engaño como dominación, y todos los vicios sembrados del capitalismo y su imperio. La riqueza no puede ser privilegios de los países desarrollados, la humanidad también tiene derecho al desarrollo, también la periferia del capitalismo, pero sabemos que el imperialismo de los Estados Unidos no lo va a permitir, un mundo desarrollado, multipolar, por eso la distorsiones del desarrollo, la desinformación de la ciencia, la tecnología, la dependencia en todos los campos del saber, el capital intangible negado para el desarrollo.

"Y queda, por supuesto, el factor tiempo—indica Montaner--Una sociedad puede decidir que quiere abandonar la miseria, y hacerlo en dos o tres generaciones, como los japoneses en 1867 o los israelíes poco antes de surgir como un Estado independiente en 1948, pero el desarrollo, al margen de los elementos señalados, implica crecimiento acumulado, educación generalizada, incorporación de las mujeres a la fuerza laboral y saber que Estados Unidos sólo ha crecido a algo más de un 2% anual, pero durante 230 años más o menos consecutivos. El camino, pues, es largo y arduo, pero se conoce. Lo han transitado dos docenas de naciones. Ninguna, por cierto, era comunista".

Extraordinaria conclusión la de Montaner, solo que oculta que los países desarrollados capitalistas, saquearon África, Asia y América Latina, que todo el oro y la plata de América sirvió para la industrialización capitalista europea, la mano de obra africana esclava, el dominio colonial asiático, en China en particular, el capitalismo es euroamericano centrista, así como también limita el desarrollo a un selecto club de naciones, el tiempo obró para el desarrollo de un lado del capitalismo, el otro, el periférico se hundió en el atraso con la promesa del desarrollo, la esperanza de prosperidad, no hay país subdesarrollado que lo haya alcanzado, dependiente y neocolonial en el siglo XX, menos los países bajo la bota neoliberal, donde el gasto social se ve reducido, los derechos sociales conculcados, debilitados los sindicatos, reducidas las luchas overas, perseguida la libertad gremial, cuanto no ha costado el desarrollo, pues bien Rusia en 1917 lo logró, no olvidamos como puso al primer Hombre en el espacio, como la industria derroto al fascismo, como alfabetizó millones de personas, ni que decir de China en el siglo en la segunda mitad del siglo XX, primera potencia del crecimiento económico en el siglo XXI, por cierto rebasó a esas docenas de naciones que dice Montaner alcanzaron la prosperidad. Mi conclusión es que Montaner debería aprender también con cabeza ajena escarmentarse.

Fuente critica:

Montaner, Carlos El Nacional, 13 de febrero, 2018.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 620 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexander Kórdan Acosta R.

Alexander Kórdan Acosta R.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a259728.htmlCd0NV CAC = Y co = US