Tremenda plasta, la que puso Fox

De plasta a Fecal no hay ni un mínimo paso. De Fox a fooo mucho menos. Mandando al diablo al mismísimo Supremo Tribunal mejicano el perfecto cachorro del imperio ha declarado que Felipe Calderón ganó las elecciones del pasado julio. ¿Para qué entonces molestarse en esperar un fallo, cuando ya Fox sabe el resultado? Así están construidas todas las democracias en América Latina, a fuerza de fraudes electorales y estos se han armado desde que Kennedy ordenó que el nuevo modelo para los gobiernos en América Latina debía ser el de dictaduras disfrazadas de democracias.

Pero lo que pasa en México desvela la forma mafiosa del tipo de estructura “política” que los gringos impusieron a fuerza de mentiras, de crímenes, torturas, en toda nuestra Hispanoamérica. Para ello echaron primero mano de las élites, controlaron todos los medios de comunicación, y enfermaron brutalmente al pueblo con temores (el coco del comunismo), deseos (el sueño americano) y necesidades (de consumir y llenarse de bagatelas totalmente inútiles). Venezuela ha superado un largo trecho contra estos fantasmas, pero le falta aún un trecho bien largo. Hoy México tiene ante sí la bestia maldita de los medios que se lanza contra los indecisos, contra los cobardes, contra el pasado que aún les aherroja en las degradadas cavernas de la humillación y de la esclavitud. El candidato por la izquierda, Andrés Manuel López Obrador aunque ha hecho esfuerzo enormes por sostenerse en la lucha contra esa pavorosa maquinaria ideológica de la servidumbre, ya se ve que va camino de la derrota. Está consciente de que los medios lo están apabullando. Le haría falta el carácter de un Chávez para no dejarse arropar por la maraña de las trampas que le están tendiendo. Ya los medios están haciendo ver que el plantón ha fracasado, y que la gente comienza a cansarse. Si dejan de lado el plantón porque los comerciantes pierden dinero y la clase media y alta no puede circular por el centro, entonces se frustrará gran parte de la batalla emprendida. AMLO prácticamente está solo, y la comunidad internacional no se manifiesta. Hasta Rodríguez Zapatero metió la pata en las primeras de cambio reconociendo ganador a Fecal. Por otro lado cuando Chávez llamó cachorro a Fox, AMLO por un falso sentido nacionalista salió a defenderlo. Hoy AMLO pide cacao y dice que algunos medios de comunicación no están respetando el derecho a la información del pueblo de México, pues -con excepciones- no actúan con legalidad ni imparcialidad al difundir "la imposición que se pretende".

El cachorro está seguro y responde que toda la protesta de AMLO se reduce a una calle, y esto es lo que se pone de titular en los más poderosos medios. AMLO grita, camina y suda, exclamando: "quieren silenciarnos, porque no están los medios de comunicación a la altura de las circunstancia… tenemos que romper el cerco y hacer valer el derecho a la información". Que se vea en el espejo venezolano donde llevamos siete años luchando contra ese cerco y no hemos conseguido casi nada. Ni siquiera tenemos un poderoso diario que le viva realmente dando en la madre a las falsedades que día a día montan contra Chávez en el mundo. El pobre AMLO, reclama: ya "ni siquiera pasan la información que nosotros estamos generando. Quieren desaparecer, como si no existiera, este movimiento. Por eso, vamos a seguir insistiendo en que no estamos de acuerdo en la cerrazón de algunos medios de comunicación". Todo parece un lloro, un triste lamento, porque agrega: "no es posible que no se abran espacios para debatir sobre un asunto fundamental para la República; no es posible que ante el intento de una imposición, ante evidentes actos de ilegalidad, cuando se quiere pisotear la voluntad de los ciudadanos y se quiere consumar un fraude electoral, no se esté diciendo absolutamente nada". Está asfixiado por el silencio, por el "triste papel de algunos comunicadores que están actuando como alcahuetes del régimen, como alcahuetes de la derecha". Con esos paliativos realmente no llegará a ninguna parte porque fascismo es cruel, despiadado y no se para en esos ruegos simples y débiles que plantea AMLO de que el derecho a la información es fundamental, y “no se puede hablar de democracia si se carece de una auténtica libertad de prensa, si los medios de comunicación están subordinados, supeditados a intereses de unos cuantos, por eso tenemos que seguir demandando la apertura en los medios de comunicación”.

Para completar la Sociedad Interamericana de Perros, la SIP, ya está en México monitoreando el comportamiento de la gente de AMLO, para sancionarla a nivel de todos los medios del mundo. Ya corrió a solicitar la seguridad de los periodistas y la libertad de expresión en Oaxaca por los incidentes realizados por grupos en conflicto con el gobierno local. También saltó la otra mierda, organización Reporteros Sin Fronteras, con sede en París, que condenó el ataque armado contra las instalaciones de una televisora pública en Oaxaca y pidió la intervención de autoridades federales para resolver el conflicto.

La batalla popular en México, pues, está en la edad de piedra de la guerra revolucionaria y nosotros debemos hacer todos los esfuerzos posibles para que salga de abajo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3428 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a24679.htmlCd0NV CAC = Y co = US