De la paz y la guerra

Es lamentable pero para nada sorprendente, que más del 60 % de los colombianos se hayan abstenido de votar y la mitad de los que lo hicieron hayan votado en contra de la paz.

No sorprende que sean principalmente y en su mayoría los habitantes de las ciudades, victimas del consumismo, el individualismo y la falta de sentido de comunidad quienes respaldaron al paraco mayor en su campaña de odio y engaño para mantener vivo el gran negocio de la guerra en el país latinoamericano con el ejército más grande y que dedica el más alto porcentaje de su PIB a la compra de armamento a las transnacionales de la muerte del imperio.

Los neoconservadores al servicio de esta maquinaria de guerra, que a su vez están al servicio de la clase gobernante, el 1% y sus secuaces, continúan sus ataques. Poco a poco y de forma inteligente y disimulada van imponiendo su hegemonía autoritaria, destruyendo a las naciones que se opongan y volviendo a las demás vasallos del poder imperial.

A través de su industria de creación de mala cultura, idealizan y promueven la violencia convirtiendo las atrocidades de la guerra, la violencia y el crimen en general en algo inevitable y normal, simplemente un espectáculo más y han logrado subvertir el significado del "vivir bien" logrando hacernos pensar que el buen vivir es poseer y consumir cada vez más y más.

El capitalismo corrupto, en su última y más salvaje manifestación neoliberal nos lleva al extremo de vivir en una inmediatez donde todo tiene precio y debe ser usado y descartado rápidamente, incluso las personas.

No hay piedad ni compasión, mucho menos amistad y solidaridad, todo tiene precio y un valor de cambio. Absolutamente todo, hasta la vida misma, debe ser sacrificado en el altar del lucro y la avaricia.

Lo sucedido en Colombia este fin de semana es solo otra muestra del poder de penetración y engaño de la corrupta cultura hegemónica del capital y de la intención de las mafias de las industrias militares y del espionaje del imperio y sus lacayos locales, de mantenernos en un estado de guerra y terror permanente, con el solo fin de obtener beneficios obscenos para muy pocos a cambio de la muerte y el sufrimiento de muchos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1036 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a235053.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO