Estado de sitio (1972) se basa en estos hechos

"La operación latinoamericana parece haberse basado en la "Noche y nieblas" de Hitler. En 1941, Hitler decretó que los miembros de la resistencia que se capturaran en los países ocupados por los nazis fueran trasladados a Alemania para que "se desvanecieran en la noche y la niebla". Muchos nazis de alto de nivel se refugiaron en Chile y Argentina tras la Segunda Guerra Mundial, y algunos han especulado con la posibilidad de que entrenarán a los servicios de inteligencia del Cono Sur en esas tácticas".

Las Juntas militares también intercambiaban información sobre los medios más efectivos para extraer información a los prisioneros que cada una de ellas había descubierto. Varios chilenos torturados en el Estadio de Chile en los días posteriores al golpe destacaron el inesperado detalle de que había soldados brasileños en la sala aconsejando sobre cómo usar científicamente el dolor.

Hubo incontables oportunidades para este tipo de intercambios durante este período, muchas de ellas a través de Estado de Unidos y con la implicación de la CIA. Una investigación de 1975 del Senado estadounidense sobre la intervención en Chile descubrió que la CIA había entrenado al ejército de Pinochet en forma de "controlar la subversión". Está perfectamente documentado, además, que Estados Unidos asesoró a las policías brasileñas y uruguaya en técnica de interrogación. Según un testimonio judicial citado en el informe judicial citado en el informe de la Comisión de la Verdad, Brasil: Nunca Mais, publicado en 1985, oficiales del ejército asistieron a "clases de tortura" impartidas por unidades de la policía militar durante las cuales se les mostraron varias diapositivas que ilustraban diversos métodos atroces. Durante estas sesiones se hacía venir a prisioneros para "demostraciones prácticas" en las que eran torturados mientras hasta cien sargentos del ejército miraban y aprendían. El informe afirma que "una de las primeras personas en introducir esta práctica en Brasil fue Dan Mitrione, un agente de la CIA estadounidense. Como instructor de policía en Belo Horizonte durante los primeros años del régimen militar brasileño, Mitrione recogió a mendigos de las calles y los torturó en sus clases para que la policía local aprendiera diversas formas de crear en el prisionero la contradicción suprema entre el cuerpo y la mente". Mitrione pasó luego a reorganizar la formación de la policía en Uruguay donde, en 1970, fue secuestrado y asesinado por los tupamaros. El grupo de guerrilleros revolucionarios izquierdistas planeó la operación para poner al descubierto la implicación de Mitrione en la enseñanza de la tortura. Según uno de sus exalumnos, Mitrione insistía, como los autores del manual de la CIA, que la tortura efectiva no se basaba en el sadismo, sino en la ciencia. Su lema era: "El dolor preciso en el punto preciso en la cantidad precisa". Los resultados de sus enseñanzas se pueden ver con claridad en todos los informes sobre derechos humanos en el Cono Sur realizados en este siniestro período. Una y otra vez dan testimonio de los métodos característicos codificados en el manual Kubark: arrestos a primera hora de la mañana, encapuchadamientos, total aislamiento, drogas, desnudo forzado, electrosbocks…; y en todas partes el terrible legado de los experimentos de McGill con las depresiones económicas inducidas deliberadamente.

Los prisioneros liberados del Estadio Nacional de Chile dicen que las brillantes luces del campo estuvieron encendidas las veinticuatro horas del día y que parecía que parecía que el ritmo de las comidas se rompía deliberadamente. Los soldados obligaron a muchos de los prisioneros a llevar mantas sobre la cabeza, paras que no pudieran ni ver ni oír con normalidad, una práctica incompresible puesto que todos los prisioneros sabían que estaban en el estadio. El efecto de las manipulaciones, informaron los prisioneros, fue que perdieron el sentido de cuándo era de noche y de día y que aumentó la conmoción y el pánico desencadenados por el golpe y los subsiguientes arrestos. Fue casi como si el estadio se convertido en un laboratorio gigante y ellos en cobayas de un extraño experimento de manipulación sensorial.

Una explicación más fiel de los experimentos de la CIA pudo verse en la prisión chilena de Villa Grimaldi, "conocida por sus ‘cuartos chilenos’, compartimentos de aislamiento hechos de madera y tan pequeños que los presos no podían arrodillarse" ni estirarse en el suelo. Los prisioneros de la prisión uruguaya Libertad eran enviados a "la isla": pequeñas celdas sin ventanas en las que sólo había una bombilla, que siempre estaba encendida. Los prisioneros más importantes fueron mantenidos aislados durante más de una década. "Empezamos a pensar que estábamos muertos, que nuestras celdas no eran celdas sino más bien tumbas, que el mundo exterior no existía y que el sil era sólo un mito", recordó Mauricio Rosencof, uno de esos prisioneros. Vio el solo durante un total de ocho horas durante once años y medio. A tal extremo llegó el embotamiento de sus sentidos durante el tiempo de reclusión que "olvidé los colores: los colores no existían".

En la Escuela Mecánica de la Armada, uno de los mayores centros de tortura de Buenos Aires, la cámara de aislamiento se conocía como la "capucha", Juan Miranda, que pasó tres meses en la capucha, me contó cómo era ese lugar oscuro. "Te mantenían con los ojos vendados y encapuchado y con las manos y las piernas esposadas, tumbado boca abajo en un colchón de espuma durante todo el día, en el ático de la prisión. No podía ver a los demás prisioneros, me reparaban de ellos planchadas de contrachapado. Cuando los guardias traían la comida, me ponían de cara a la pared y luego me levantaban la capucha para que pudiera comer. Era la única ocasión en la que nos permitían sentarnos: por lo demás siempre teníamos que estar tendidos". Otros prisioneros argentinos padecieron la desnutrición sensorial en celdas del tamaño de un ataúd, llamadas "tubos".

Lo único que aliviaba el aislamiento era el todavía peor destino de la sala de interrogatorios. La técnica más extendida, usada en cámaras de tortura de los regímenes militares de toda la región, era el electroshock. Existían docenas de variantes sobre cómo se aplicaba la corriente al cuerpo del prisionero: con cables al descubierto, con teléfono militares, con agujas bajo las unas, mediante pinzas colocadas en las encías, pezones, genitales, orejas, bocas, heridas abiertas; en cuerpos remojados con agua para aumentar la intensidad de la carga o en cuerpos atados a mesas o a la "silla dragón" metálica de Brasil. La junta argentina, formada en buena parte por rancheros, se enorgullecía de su particular contribución: los prisioneros eran atados a una cama de metal a la que llamaba "la parrilla" y se les aplicaba la "picana".

El número exacto de personas que pasaron por la maquinaría de tortura del Cono Sur es imposible de calcular, pero probablemente este entre 100.000 y 150,000, decenas de miles de las cuales fueron asesinadas.

—Los pueblos de Brasil y de los países del Cono Sur, deben luchar contra el imperialismo, la oligarquía y las dictaduras militares; para no volver a los años sesenta, setenta y los ochenta del siglo pasado.

¡Sanguinarios aquellos gobiernos de aquella época!

P.D.

Cuando Pinochet murió en diciembre de 2006 a la edad de noventa y años, se enfrentaba a múltiples intentos de llevarlo a juicio por los crímenes cometidos bajo su mandato: desde secuestro, desapariciones, asesinatos, tortura a corrupción y evasión de impuestos. Pero la muerte le dio al dictador la última palabra. Le permitió escapar a todos los juicios.

¡Chávez Vive, la Lucha sigue!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1108 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a234014.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO