Otro crimen abominable del Imperialismo

El ataque de la fuerza aérea estadounidense a un hospital Afgano, donde hubo más de 20 muertos entre pacientes y personal de salud, es un crimen más, que se suma a la cadena de crímenes, asesinatos y violaciones a los Derechos Humanos perpetrados por esta Potencia Imperial.

Es oportuno alertar a la humanidad entera, sobre el peligro que las políticas emanadas desde Washington, representan para todos los habitantes de este planeta, incluyendo, desde luego, a los propios norteamericanos.

El régimen imperialista estadounidense cada día se presenta más feroz y agresivo. La lógica del capital, en su etapa financiera, monopólica globalizante deriva insoslayablemente en una especie de nazifascismo, una dictadura planetaria donde no hay lugar para las grandes mayorías.

El ataque se considera, como una flagrante violación del Derecho Internacional; el irrespeto al Derecho Internacional por parte de Estados Unidos ha sido una constante en la historia. Simplemente cuando observamos la cantidad de acuerdos que los sucesivos gobiernos norteamericanos se han negado a adherir, tenemos una muestra clara del menosprecio de los Estados Unidos por los Derechos Humanos y a las normas de convivencia internacional.

Según la vocera del Ministerio Ruso de Asuntos Exteriores, resulta irracional y desconcertante, las escusas que da EEUU, pues las fuerzas de coalición internacional (OTAN) capitaneadas por Estados Unidos, disponían de las coordenadas del hospital, para evitar cualquier ataque en esa zona.

El nazifascismo del siglo XX, ya nos dio una muestra clara del poder destructivo del hombre cuando se encuentra sujeto al interés del capital y atado a la sinrazón del privilegio. Estados Unidos hoy, como país hegemónico en el concierto de las naciones, puede seguir el mismo rumbo que la Alemania Nazi de Adolf Hitler, o enrumbarse en el camino de la paz y el respeto de los países, cosa que dudamos.
Lamentablemente, todo hace suponer, como afirmaba Bertolt Brecht, que la perra que parió el nazismo ‘’ nuevamente está en celo’’.

Los hombres y mujeres de buena voluntad tendremos que redoblar esfuerzos para frenar la barbarie imperialista.

En la humanidad están las capacidades necesarias para que, de una vez por todas, reinen los Derechos Humanos y la Paz en la faz de la tierra. A esas capacidades tendremos que recurrir urgentemente. Bien lo decía el Papa Francisco y lo reafirmaba nuestro presidente Nicolás Maduro en Las Naciones Unidas. Queremos la Paz para el mundo. Paz y más paz, no a las guerras y a las intervenciones, no a las armas nucleares, no a la discriminación de cualquier tipo, no a la destrucción del medio ambiente, no a la destrucción de la Humanidad, ni a nuestra única Nave Espacial (La Tierra), como dice Walter Martínez. Los indígenas Bolivianos, está clarísimos cuando defienden su PACHA MAMA. Recordemos que la tierra puede vivir sin hombres, o seres vivientes pero los hombres o seres vivientes no pueden vivir sin la tierra.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 691 veces.



Raúl Ramirez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a215006.htmlCd0NV CAC = Y co = US