Escritores latinoamericanos en Europa (Cataluña)

El síndrome de la mandíbula caída

El peruano Santiago Roncagliolo, en un artículo en El País, Perdiéndonos la fiesta, evoca los años en los que Barcelona fue el lugar de acogida de la mayor parte de los escritores latinoamericanos. Nos cuenta que hoy muchos de los escritores latinoamericanos que residen en la capital catalana están pensando en marcharse (o ya se marcharon) a Madrid. Tirando la piedra y escondiendo la mano, Roncagliolo dice que esa «huída» no se debe a una oposición a la independencia catalana o a su idioma o cultura, faltaría más, sino a la sensación de sentirse como un pulpo en un garaje en un sitio en el que la lengua española no es la predominante y, por lo tanto, allí ya no se pinta nada.

Se lamenta Roncagliolo de que eso sea así, porque el español no es sólo el idioma de España sino de millones de personas en todo el mundo, y apartarse de esa comunidad dándole más peso a lo propio (y yo añadiría a la parte más débil, ultrajada y ninguneada) como es el catalán aleja de Cataluña a estos escritores latinoamericanos y a los españoles y a los catalanes que escriben en español….

Todas estas vueltas y estas «piedras sin manos» son variaciones sobre el mismo tema y un problema ficticio. Asegurar que porque en Cataluña no se fomente ni se financie con mimo, como en Madrid, el español alejará de ella a todos estos escritores, nos lleva a pensar que en el Perú originario de Roncagliolo hablan checo y que por esa razón se fue. No vamos a preguntarnos si los apartamentos de Vargas Llosa en New York y Londres tienen vistas al Parque del Retiro en Madrid. Eso sin contar los gatos hispano hablantes de Cabrera Infante en Londres (inteligentemente, nunca quiso vivir en España) o los barrenderos españoles de París que hicieron «sentirse» como en casa a Cortázar, Vallejo o Carpentier y a mil escritores y artistas latinoamericanos en la capital francesa. Si realmente es tan importante el idioma para elegir sitio… ¿por qué no se quedan en casa?

Buscar un ambiente cultural «propicio» a 8000 km no es más que una estupidez. Algunos escritores latinoamericanos vendieron la patria por un plato de lentejas en Madrid. Nos lo recuerda el escritor marxista argentino Néstor Kohan, cuando nos habla del complejo del escritor argentino: «Muchos de los compañeros con los que estudié y tal vez la mayor parte del mundo universitario argentino sueña con ir a Europa, con la mandíbula caída, las manos en la espalda y las pupilas dilatadas, como buenos alumnos sumisos dispuestos a humillarse ante las metrópolis soñadas que les sacan el aliento y el pensamiento propio».

Si una de las razones por las que Cataluña no debería ser Cataluña es parecerse más a Madrid y así poder mantener entre sus habitantes a unas decenas de escritores latinoamericanos, creo que valdría la pena pensar un poco más lo que se escribe.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1219 veces.



Xurxo Martiz Crespo

Vivió 30 años en América Latina. Académico del exilio económico y político gallego

 xurxo.martiz@gmail.com      @XurxoMartiz

Visite el perfil de Xurxo Martiz Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Xurxo Martiz Crespo

Xurxo Martiz Crespo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a214586.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO