Avalancha africana y medio-oriental sobre Europa

"El desplazamiento del sur al norte es inevitable; no valdrán alambradas, muros ni deportaciones: vendrán por millones. Europa será conquistada por los hambrientos. Vienen buscando lo que les robamos. No hay retorno para ellos porque proceden de una hambruna de siglos y vienen rastreando el olor de la pitanza. El reparto está cada vez más cerca. Las trompetas han empezado a sonar. El odio está servido y necesitaremos políticos que sepan estar a la altura de las circunstancias." José Saramago.

El que en territorio ajeno siembra tragedias humanas y genera caos, no tarda en cosechar sus réplicas incontenibles y en sufrir las consecuencias de su reversión.

La llamada crisis migratoria que sacude a EUROPA no es ni AFRICANA ni MEDIO-ORIENTAL. La avalancha humana que cruza el Mediterráneo sí.

La Unión Europea y EEUU, componentes claves del imperialismo occidental, quieren muchísimo a África y al Medio Oriente, pero no a sus pueblos.

Quieren su territorio vaciado de humanidad.

Quieren las riquezas de sus suelos, subsuelos y sobresuelos, pero no a su gente, no a sus seres vivientes.

Quieren el producto de su trabajo, su sudor, su plusvalía...pero no a sus hombres y mujeres, no a sus jóvenes y niños/as.

EL AMOR BESTIAL DE UN IMPERIALISMO LUMPEN.

Por siglos EUROPA ha "amado" a AFRICA y al Medio Oriente de una manera bestial. EEUU, se inclinó más tarde por esa pasión con la determinación de no quedarse atrás en esa singular manera de amar países y continentes desde la voracidad del capital y la ferocidad de sus ejércitos. La fase superior del imperialismo, con ínfulas de superioridad racial, religiosa, cultural… no ha cesado en ensañarse contra los pueblos de esa zona del mundo.

Atilio Boron describe con estas sugerentes preguntas la responsabilidad imperial histórica y presente:

"…¿quién ocupó, colonizó y saqueó por siglos al mal llamado "Continente Negro" si no las potencias coloniales europeas? ¿Quién organizó el tráfico de esclavos a través del Atlántico si no los gobiernos y las clases dominantes de Europa? No fueron los africanos quienes se abalanzaron sobre esta para saquear sus riquezas y esclavizar a sus poblaciones, sino que ocurrió exactamente lo contrario. ¿Quiénes impusieron sus intereses, perpetraron un cruel etnocidio y arrasaron con formas tradicionales de organización económica, social y política en África? ¿No fueron acaso los colonialistas europeos los que se repartieron ese continente, practicando un sistemático pillaje y redibujaron el mapa político para inventar fronteras artificiales que dividían viejas sociedades y ancestrales etnias y naciones, convertidas en fragmentos destrozados, ahora caprichosamente repartidos en diferentes "países" y sembrando las bases de una rivalidad que perdura hasta nuestros días? ¿No fueron ellos los que impusieron el inglés, el francés, el portugués, y otras lenguas europeas como las oficiales de aquellas arbitrarias creaturas políticas? ¿Dónde más podrían ir esos antiguos súbditos europeos que a sus metrópolis de otrora, cuando la crisis deja sin futuro a millones de africanos? Para colmo de males, una vez obtenida la independencia los tentáculos del neocolonialismo –reforzado ahora por el protagonismo de Estados Unidos- se hundieron todavía con más fuerza, acelerando la descomposición económica, social y política de las situaciones poscoloniales. De nuevo: ¿adónde sino a Europa podrían ir para buscar un alivio a sus interminables padecimientos?" (Atilio Borón.-Éxodo sirio y "crisis migratoria" en Europa).

En este nuevo siglo el lumpen-imperialismo occidental, que equivale al capital altamente concentrado, financierizado, gansterizado, petagonizado y "hambriento" de minerales, fuentes energéticas, agua, biodiversidad… en procura de perpetuarse creando caos… está ejerciendo y desplegando ese "amor bestial" como si fuera "en tiempo de cólera"; combinando la bestialidad imperialista norteamericana con la europea.

GUERRA GLOBAL Y AMOR DESTRUCTIVO.

Jorge Beinstein, investigador marxista argentino, cuando nos habla de la "guerra global" en marcha, describe con precisión la actualidad, las acciones y los autores de esta dinámica perversa propia de la era neoliberal de capitalismo:

"Entonces –precisa- la guerra asciende al primer plano, las acciones militares ocupan el centro del terreno, cada día nos ofrece alguna batalla, alguna masacre protagonizada por tropas regulares o mercenarios, algún bombardeo, alguna amenaza de ataque en Europa del Este, Asia, África o América Latina. Los medios de comunicación nos apabullan con esas noticias sin embargo nadie habla de guerra global. "…..

"Todo ocurre como si la dinámica de la guerra se hubiera autonomizado… pero empleando un discurso embrollado, difícil de entender. Pero así como los súper-poderes de los hombres de negocios de los años 1990 no eran independientes sino compartidos al interior de una compleja trama de poderes (políticos, mediáticos, militares, etc.) que en términos generales suele denominarse como "clase dominante" también la aparente autonomía de lo militar nos dificulta ver a las redes mafiosas de intereses donde se desdibujan las fronteras entre sus componentes. Las elites de la era neoliberal han sufrido cambios decisivos, han experimentado mutaciones que las han convertido en clases completamente degeneradas que cada vez más solo pueden acudir a la fuerza bruta, a la lógica de la guerra. No se trata entonces que la componente militar se autonomiza sino más bien que las elites imperialistas se militarizan, ya no seducen con ofertas de consumo más algunas dosis de violencia, ahora solo propagan el miedo, amenazan con sus armas o las utilizan." (América Latina y la Guerra Global, Jorge Beinstein)

En ese tenor, la agresión destructiva a Afganistán se ha tornado infinita.

Irak ha sido devastado: millones de muertos, heridos, torturados, empobrecidos, perseguidos, refugiados, fugitivos…

Libia desbaratada y su sociedad aplastada y desintegrada.

Siria sometida a un proceso destructivo en gran escala.

Ucrania corre una suerte parecida.

Israel, su MOSAAD, crea el terrible Estado Islámico, y EEUU y la UE lo utilizan como pretexto para guerrear y tratar de controlar militarmente todo el que no se le doblegue

Irán y todo el que pinte aliado está en la mira de guerra global con sus horribles consecuencias sobre el Líbano, Palestina, Kurdistán y otros países y pueblos de la región.

En ese coloniaje empobrecedor y esas guerras saqueadoras se respira el hedor de la supuesta superioridad racial y cultural, y de todas las discriminaciones que emanan de los viejos y nuevos conquistadores y dominadores de tez blanca o de ideología retorcida. A ellos les cuadra atizar la tesis de "las guerras entre civilizaciones" para ejecutar sus fechorías mayores y justificar el desastre fuera de sus predios.

Así, la Unión Europea y EEUU –obviando por el momento en este análisis los otros puntos del mapa de agresiones imperialistas- en las proximidades de EUROPA han sumado al drama migratorio de poblaciones africanas y árabes empobrecidas y súper-empobrecidas durante siglos, la tragedia de millones de perseguidos, refugiados y amenazados de exterminio, que procuran no morir en medio de bombardeos, matanzas, escombros, devastaciones y refugios inmundos; lanzándose en travesías de altos riegos a otros espacios donde suponen encontrar medios para sobrevivir.

¿A dónde llegar que no sea a la Europa deslumbrante y culpable?

Multitudes de de libios, sirios, kurdistanos, africanos de todas las pintan, empapados de sufrimientos y desesperación, se lanzan por distintas vertientes al Mediterráneo para llegar –si lo logran- a tierra firmes europeas, cruzar fronteras y buscar condiciones de sobrevivencia. El torrente estalló y crece sin cesar.

En ese caso específico -situado a mucha más distancia marítima- EEUU se libra de la avalancha africana y medio-oriental, permitiéndose el lujo de auspiciar, con una sonrisa pérfida a flor de labios, una destrucción colosal y un alto nivel de caos periférico de elevada rentabilidad para las lumpen-elites imperialistas.

Esa avalancha es una especie de contrapartida, el boomerang social generado por imperios portadores de ese "amor bestial" hacia la periferia sometida.

Otra expresión de la decadencia del capitalismo, felizmente bien apreciada por la parte de los pueblos europeos, que liberadas de la alienación mediática, exigen acoger en su territorio a estas grandes víctimas del capital y de su violento y degradado sistema de dominación mundial.

Socialismo o barbarie capitalista. Comunismo o caos generalizado. En perspectiva no hay de otra…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1128 veces.



Narciso Isa Conde


Visite el perfil de Narciso Isa Conde para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: