Obama es el asesino del niño Aylan Kurdi

Un niño que sólo debe estar jugando, soñando, riendo, o haciendo las "pataletas" propias de la edad, fallece en un mar embravecido, las aguas lo transportan y colocan luego suavemente en una playa tranquila. Es recogido sutilmente por un guardia de seguridad que lo lleva con el rostro también transido de dolor. El mundo es estremecido por las imágenes, pero no podemos sólo quedarnos con ellas.

Desenmascaremos el verdadero rostro del criminal actual Barack Hussein Obama, así se llama quien es el verdadero culpable en forma personal de una tragedia mundial que hoy se vive entre las naciones africanas y del medio oriente. Una tragedia que se manifiesta en los miles de desplazados y refugiados que, empujados por la violencia guerrerista imperial, la miseria, el hambre, el desempleo y la marginalidad, Intentan por todas las vías huir de sus países para encontrase con los muros de las naciones europeas y norteamericanas y los mares que se convierten en cementerios líquidos para lo que hoy pudiese categorizarse como un nuevo genocidio, un nuevo holocausto.

No sólo falleció ahogado, entre sus sueños de niño ingenuo, Aylan, sino también su hermano de 5 años, su madre y al menos una docena de niños que intentaron viajar con sus familias en busca de una mejor vida.

Y decimos que Obama es el culpable, puesto que este sujeto, usando su ascendencia keniana, su origen afroamericano y su hipócrita planteamiento de demócrata de avanzada, no es más que el responsable de la continuación de las masacres en Irak, Libia, Afganistán, Siria, generando guerras internas en naciones antes prósperas y estables como Siria y Libia, e incluso antiguas aliadas, como Irak y Afganistán. Tiene seis años en el gobierno de la potencia más poderosa y guerrerista del mundo, de un estado terrorista que inició su dominio imperial nada menos que con la muerte de 300 mil japoneses en agosto de 1945, para demostrar al mundo su poderío nuclear e iniciar así la carrera armamentista más terrorífica del mundo contemporáneo.

De allí viene este presidente que no ha dudado en tratar de derrocar por las vías más diversas a cuanto gobierno no considere aliado del imperio norteamericano, presa de las grandes transnacionales, no cesa en su empeño de mantener el imperio por encima de sensibilidades y posiciones éticas. Es el mismo Busch, padre o hijo, el mismo Nixon, el mismo Ford, el mismo Clinton, el mismo presidente gringo, pues no importa nombre o partido. Es el mismo presidente del imperio que más sufrimientos ha generado al mundo en todo el siglo XX y lo que va del siglo XXI. Y de ello no debe quedarnos ninguna duda.

La muerte del niño Aylan, su fotografía yaciendo a la orilla de una playa en la localidad de Bodrum es la mayor bofetada contra el intento permanente de maquilar su imagen de hombre moderno, comprensivo y sonriente ante las adversidades. A todas estas: ¿Qué pensará Michelle, la esposa de Obama y sus niñas? ¿Pensarán en ese niño y en el resto de los niños que mueren diariamente a causa de las acciones de Barack Obama o seguirán en la burbuja en la que pretenden los medios envolverlas, como si fuesen sólo parte de un espectáculo político al más puro estilo "hollywoodense"?

No hay tribunal internacional que lo condene. Sólo la conciencia de los ciudadanos del mundo que no se dejan engañar por las manipulaciones ideológicas del "entertaiment", de la industria cultural norteamericana o europea y sus vasallos latinoamericanos.

En nuestro caso, al ver las imágenes reiteradas del niño aludido, sólo nos estremecemos, como padres que somos y sólo podemos colocar el hermoso, dramático, pero también esperanzador poema de Andrés Eloy Blanco:

 

LOS HIJOS INFINITOS

 

"Cuando se tiene un hijo,

se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,

se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga

y al del coche que empuja la institutriz inglesa

y al niño gringo que carga la criolla

y al niño blanco que carga la negra

y al niño indio que carga la india

y al niño negro que carga la tierra.

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños

que la calle se llena

y la plaza y el puente

y el mercado y la iglesia

y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle

y el coche lo atropella

y cuando se asoma al balcón

y cuando se arrima a la alberca;

y cuando un niño grita, no sabemos

si lo nuestro es el grito o es el niño,

y si le sangran y se queja,

por el momento no sabríamos

si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Cuando se tiene un hijo, es nuestro el niño

que acompaña a la ciega

y las Meninas y la misma enana

y el Príncipe de Francia y su Princesa

y el que tiene San Antonio en los brazos

y el que tiene la Coromoto en las piernas.

Cuando se tiene un hijo, toda risa nos cala,

todo llanto nos crispa, venga de donde venga.

Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro

y el corazón afuera.

Y cuando se tienen dos hijos

se tienen todos los hijos de la tierra,

los millones de hijos con que las tierras lloran,

con que las madres ríen, con que los mundos sueñan,

los que Paul Fort quería con las manos unidas

para que el mundo fuera la canción de una rueda,

los que el Hombre de Estado, que tiene un lindo niño,

quiere con Dios adentro y las tripas afuera,

los que escaparon de Herodes para caer en Hiroshima

entreabiertos los ojos, como los niños de la guerra, porque basta para que salga toda la luz de un niño

una rendija china o una mirada japonesa.

Cuando se tienen dos hijos

se tiene todo el miedo del planeta,

todo el miedo a los hombres luminosos

que quieren asesinar la luz y arriar las velas

y ensangrentar las pelotas de goma

y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda.

Cuando se tienen dos hijos

se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas,

toda la angustia y toda la esperanza,

la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega,

si el modo de llorar del universo

el modo de alumbrar de las estrellas".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1451 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: