Lealtad, lucha y conciencia frente al cerco y la provocación

El imperio norteamericano y sus lacayos de Europa y de nuestro continente, pretenden atenazar a la República Bolivariana de Venezuela, con un agresivo cerco con la finalidad de desestabilizar la unidad latinoamericana y caribeña.

Para el imperio, como brazo ejecutor del proyecto sionista de dominación global, Venezuela representa una verdadera amenaza para sus fines, puesto que ha sido embrión del ALBA, de la UNASUR y la CELAC, tres puntas de lanza contra la política globalizadora del Fondo Monetario Internacional, del Banco Mundial y de la amenaza guerrerista del Pentágono y la OTAN, con su bota destructora y represiva contra los gobiernos que no se pliegan a los designios del Club Bilderberg, cerebro de las políticas desarrolladas, para imponer el neoliberalismo a escala planetaria.

Pero es que la osadía bolivariana, ha ido más allá, con la creación de Petrocaribe, organización que representa el cadalso para el dominio de las transnacionales petroleras sobre los países del Caribe, a quienes controlaban con el comercio de los hidrocarburos, mediante el cual no solo les vaciaban sus arcas con el alto precio a que se los vendían, sino que también servía para chantajearles y someterles políticamente, mediante el monopolio energético que conformaban.

A esto hay que agregar que a través de su política exterior, la Revolución Bolivariana, apoyó y fortaleció la digna y heroica resistencia cubana, para convertirse ambos países en un cerrojo antiimperialista en el Caribe y Suramerica, que se agigantó con Bolivia, Ecuador y Nicaragua, cuyos pueblos y gobiernos están alineados con la ideología bolivariana, que ha incendiado la pradera no solo en el "Patio trasero" de Estados Unidos de Norteamérica, sino en la propia Europa, donde la Venezuela europea del Siglo XXI, es Grecia, que desanda el camino que consolidó la patria de Simón Bolívar, en 1998, cuando dijo: oxi, al FMI, BM y sus lacayos de la IV República. Desde entonces este heroico pueblo al igual que el cubano libra una batalla, contra el imperialismo norteamericano y sus aliados de Europa, que pretenden acabar con el legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías, con la complicidad de las "Malinche", que se cobijan con ONGs y "partidos políticos opositores", para conspirar contra la soberanía y la dignidad venezolana.

Este mal ejemplo para el mundo sometido por el neoliberalismo evidentemente que no puede ser tolerado por los terroristas financieros y su brazo armado, ese híbrido maligno del Pentágono y la OTAN, que están prestos a realizar acciones humanitarias, como las de Irak y Libia y, ahora Siria, que resiste con heroísmo la acción de los terroristas, creados, entrenados y financiados por EE.UU y las testas coronadas del Medio Oriente. De allí los intentos de genocidio, golpes de estado, paros patronales y guerra económica, que ha tenido que enfrentar la República Bolivariana de Venezuela y su digno pueblo para preservar la revolución que creo, con su sabiduría, coraje y disciplina el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, cuya partida física lejos de afectar al proceso revolucionario, lo radicaliza y fortalece cada día, porque Chávez, al marcharse se multiplicó en millones de patriotas, que activan en Venezuela, América y el resto del mundo.

Por eso las maniobras, que el imperialismo a través de la marioneta David Granger, ejecuta, en busca de desestabilizar a Petrocaribe, la CELAC, el Alba y la UNASUR, pilares fundamentales en la alianza Rusia, China, Latinoamérica y el Caribe están condenadas al fracaso. Granger, es un asalariado de la Exon Mobil y testaferro de la Casa Blanca y no representa al pueblo de Guyana, ni a los pueblos y gobiernos dignos del Caricom, que han visto en Venezuela, una hermana, que les ha dado la mano para juntos ser una fortaleza contra las aspiraciones colonialistas del imperialismo.

Frente a esa maniobras está la dignidad de los pueblos de la región y la voz clara y diáfana del bolivarianismo solidario y respetuoso de los pueblos del mundo, como lo dejó bien claro el Presidente Nicolás Maduro, en su brillante discurso ante la Asamblea Nacional, con el cual unió a la causa de la lucha por la dignidad y la soberanía nacional, has a representantes de la derecha opositora. Llegó la hora de la lealtad, lucha y conciencia frente al cerco y la provocación. Periodista* CNP 2414 cd2620@gmail.com.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1165 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: