Verdades que comienzan a aflorar

Parece que algunos de los principales medios de prensa de Estados
Unidos, tan férreamente controlados por los poderes fácticos del
"establishment", han comenzado tímidamente a contar la verdad sobre
algunas cuestiones delicadas de las relaciones con Cuba anteriores al
17 de diciembre de 2014.

Así, bajo el título de "La verdadera historia detrás de la obra de
Alan Gross en Cuba", John Stoehr, director editorial del diario The
Washington Spectator y colaborador de The Hill, de Washington, D.C.,
ofrece un versión diferente de la oficial y única que hasta ahora
habían tenido los lectores de este país acerca de las actividades del
agente estadounidense que motivaron su arresto, condena y
encarcelamiento en Cuba.

"Quien solo sabe de Gross lo que ha informado la televisión,
probablemente piense que había alguna justificación para que se le
sentara este año junto a la primera dama Michelle Obama como invitado
de honor en la ceremonia de presentación del Informe sobre el Estado
de la Unión", dice Stoehr.

De Gross sólo se decía que era un activista humanitario injustamente
encarcelado en 2009 por un régimen comunista represivo por el supuesto
delito de promover acceso a Internet para la pequeña comunidad judía
de Cuba.

Incluso cuando fue excarcelado y regresó a Estados Unidos en diciembre
como parte del plan de Obama para normalizar las relaciones
diplomáticas con Cuba en reemplazo de la política de cambio de régimen
que se pretendió imponer a la isla por más de medio siglo, la versión
oficial con apoyo bipartidista lo exoneraba de las culpas que le
imputaban, según The Spectator.

Nada se había dicho de que en 2009 la Agencia de Estados Unidos para
el Desarrollo Internacional (USAID) pagó a Gross, a través de una
compañía especializada en la instalación de equipos electrónicos de
computación en áreas remotas, casi $600.000 para ir a Cuba a instalar
equipos de Internet de grado militar en sinagogas judías que no
podrían ser detectadas por el gobierno de La Habana.

Según la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO), Washington ha
invertido más de $ 200 millones desde 1996 en supuestos "programas
prodemocráticos" destinados a desestabilizar al gobierno cubano desde
el interior de la isla.

"El informe de la GAO aclara que, como la ley cubana prohíbe a sus
ciudadanos participar en "actividades estadounidenses de asistencia a
la democracia", ningún programa de este carácter podría realizarse
abiertamente. Y como la ley estadounidense prohíbe al Departamento de
Estado -que supervisa la USAID-, participar en operaciones
encubiertas, ésta siempre califica de "discretos" sus programas para
Cuba en vez de "encubiertos". Gross no fue lo suficientemente
discreto" ironiza Stroehr.

En su quinto viaje a Cuba, en 2009, Gross fue detenido y
posteriormente condenado a 15 años por "actos criminales contra la
independencia de la nación cubana".

"Gross pagó cientos de miles de dólares para subvertir el orden en
Cuba; conocía que mediante la instalación de redes prohibidas de
Internet violaba las leyes cubanas. "Esto es muy arriesgado", escribió
Gross en un informe a Desmond Butler, de AP. En una ocasión dijo: "lo
que estamos todos es jugando con fuego.' "

La compañía que subcontrató a Gross, Asistencia al Desarrollo Inc.
(DAI), con sede en Maryland, confirmó que él remitía informes
periódicos de sus actividades, y que DAI informaba a USAID todo lo que
hacía Gross. Un portavoz de esa compañía dijo a Associated Press que
Gross "diseñó, propuso e implementó este trabajo".

Gross ponía en peligro a los judíos norteamericanos y cubanos cuando
contrabandeaban tecnología secreta de alto nivel, como los módulos SIM
(subscriber identity module), disponibles sólo para militares y
agencias de inteligencia.

Gross usó la comunidad judía como fachada y con ello puso en peligro
los privilegios que los judíos disfrutan en Cuba, según el Spectator.
"Los judíos cubanos tuvieron acceso a la Internet varios años antes
que Gross empezara a trabajar con ellos".

Aún después de ser arrestado, Gross afirmó que no tenía idea de que lo
que estaba haciendo en Cuba era ilegal, que no tenía intención de
socavar al gobierno; que la empresa que lo contrató, DAI, no le
informó adecuadamente de los riesgos. Declaró que estaba
"profundamente apenado por haber sido un tonto confiado. Yo fui
engañado. Fui utilizado."

Pero también se enriqueció. Mientras Alan Gross estaba cumpliendo su
condena, su esposa, Judy Gross, demandó a DAI por $ 60 millones en un
tribunal federal. La compañía reparó el asunto hace casi dos años por
una suma no revelada. Sea cual fuera la cifra, es adicional a los $
3,2 millones que USAID acordó pagarle en noviembre, poco antes de ser
liberado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3212 veces.



Manuel Yepe

Abogado, economista y politólogo. Profesor del Instituto Superior de Relaciones Internacionales de La Habana, Cuba.

 manuelyepe@gmail.com

Visite el perfil de Manuel Yepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Yepe

Manuel Yepe

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a201880.htmlCd0NV CAC = Y co = US