S.O.S. USA: Fergunson en Llamas

Suele ser el país más aparentemente transparente y conocido del planeta, aunque sus actividades siniestramente secretas que últimamente han sido puestas al son, llevan a temer que no sabemos aún lo que son capaces de hacer. Admirado por lo que ellos dicen representar, y odiado por lo que ellos verdaderamente hacen para representar lo que no son, es el país donde buena parte de las riquezas del planeta han ido a parar por su sistemático y sangriento pillaje. Riqueza descaradamente invertida tanto para su "fabulosa" industria militar como para su sofisticada industria de propaganda que le permite mantener idiotizados a buena parte de sus más incondicionales adictos.

Desde luego también es el país del Premio Nobel de la Paz principal responsable de las peores matanzas en los últimos años en el Planeta. Un sujeto que por su color representó la estúpida esperanza de un cambio de la política estadounidense. Inquilino de una Casa (Blanca) construida por la sangre esclava de sus antepasados, y que gracias a la lucha y sacrificio de sujetos de la talla de Martin Luther King, Rosa Louise y muchos otros, pudo "escabullirse" en su Sistema y lograr ser el Presidente que ahora, a los de su misma sangre y color, los remonta a los tiempos oscuros del Ku Klux Klan y sus célebres ajusticiamientos extrajudiciales.

Un país, un presidente y un sistema político que es aún peor que ambos, han emprendido sin la menor vacilación el exterminio de buena parte de la población del mundo para procurarse las agotadas reservas naturales del planeta. Son precisamente éstos los quienes pretenden dar ejemplo y exigir respeto por los Derechos Civiles en los países, que por reconocer el "encanto" de sus genocidas prácticas, con gallardía histórica no solamente reclaman su audeterminación de creer en un mundo mejor sino que lo construyen a espalda de su nefasto prontuario y accionar terrorista.

Este país, su presidente y el engendro apocalíptico de su sistema político-económico, ha logrado tal voracidad en su instinto asesino que ahora sus propios conciudadanos reciben lo "suyo". El caso Michael Brown como resulta escandaloso también avizora que no es un caso aislado y fortuito, sino representa el comienzo de una nueva etapa de control y represión social y racial en ese país. Al igual que en el sonado caso de los asesinatos de los activistas pro derechos civiles de Misisipi y su genial puesta en la gran pantalla por Alan Parker (1988), Misisipi en Llamas, nuevamente hoy se encuentra en "llamas" una porción importante de la población norteamericana, la que comienza a sentir en "carne propia" el resultado de su política exterior y las contradicciones propias e inherentes de su propio sistema político. Mientras que la otra, la clase privilegiada, y no precisamente por solidaridad, consciente de lo que verdaderamente se halla en juego, ha batido record en compras de armas, seguramente para defender lo que asegura le es un derecho "divino

[email protected]



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1348 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor