Los triunfos y milagros de Evo Morales

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, el dirigente obrero Evo Morales, por quien hace quince años nadie apostaba nada que no fuese a una larga condena; o en el mejor de los casos, un proceso amañado para entregarlo en extradición a Estados Unidos, para que lo encerrara de por vida y de esa manera pagara caro la osadía de salir en defensa de la hoja de Coca, como alimento milenario del pueblo e intentar hacer creer a sus hermanos de origen que la vía de Bolivia era el regreso a las raíces ancestrales, con un proyecto político, se ha convertido en émulo de Hugo Rafael Chávez Frías, para el proceso revolucionario que a partir de 1999,y desde Venezuela mantiene incendiada la pradera.

El aplastante triunfo del líder aborigen en las históricas elecciones de este 12 de octubre,de 2014, Día de la Resistencia Indígena, que lo consolida como el máximo líder de la revolución boliviana hasta el año 2020, destrozó cualquier duda sobre la capacidad del Estado como administrador y del pueblo aborigen para decidir su destino.

La paliza electoral contra la derecha fue tan lapidaria, que Santa Cruz, cuna del fascismo que propiciaba la Media Luna, junto a Pando, Beni, Oruro y otras zonas, dominadas por la ideología fascista de los europeos del este, que llegaron allí huyendo de la guerra, se quebró y, la inmensa mayoría de la población llenó las calles con banderas azules del MAS, proclamando y celebrando la victoria de Evo Morales. De nueve departamentos ganó 8, solo perdió en Beni, con su contendor, el empresario Samuel Dario Medina, que quedó en segundo lugar en las elecciones nacionales, con 25 por ciento de los sufragios. El caudal de votos supera el 60 por ciento y el propio mandatario aspira que al final del escrutinio, tenga algo más del 65 por ciento.

Evo Morales, con su humildad y su buen humor, lo único que se le ocurrió afirmar fue que en Bolivia, se acabó la Media Luna y que ahora en la patria hay Luna Llena. El discurso de Evo, lejos de estar impregnado de triunfalismo fue de gran fraternidad, llamando a la unidad de Bolivia a luchar por consolidar la soberanía y dignidad de los pueblos originarios y por la unidad de la Patria Grande. De hecho el triunfo se lo dedicó a los comandantes invictos de la revolución bolivariana, Fidel Castro y Hugo Rafael Chávez Frías, así como a todos los pueblos que en el mundo luchan contra el imperialismo y el capitalismo.

El reelecto presidente va para el tercer período en fila, con tres victorias indiscutibles, contra sus opositores, que deberán esperar hasta 2020, cuando concluya su tercer mandato y con 14 años en el poder, con la expectativa cierta de que para esa fecha su liderazgo esté más afianzado y pueda por imperativo de sus ciudadanos modificar la constitución para consagrar la reelección continua, que le garantizaría mantenerse en el timón del barco de la revolución con rumbo a puerto seguro, con un almirante aymara.

El primer periodo de Evo que lo había ganado con 54 por ciento de los votos, luego de ir a una segunda vuelta con apenas el 20.9 %, fue acortado un año, como hizo Chávez en Venezuela, para llamar a la constituyente. El pueblo boliviano premió su lealtad y valentía con un apoyo de 64 por ciento,con lo cual se dio la nueva constitución, cuyo mandato establece que el pueblo participa y decide, en un acelerado proceso de transición de la democracia representativa a la sustantiva y participativa, que tiene como fin rescatar el modelo de sociedad comunal, que por siempre han practicado los nativos y por lo cual fueron perseguidos por más de 500 años. Para asegurar con broche de oro su liderazgo, el 10 de agosto de 2008, enfrentó el revocatorio convocado por la alucinada derecha y la respuesta del pueblo fue un respaldo del 67 por ciento, con lo cual se desmoronó la media luna.

En ocho años de gobierno que lleva el líder indígena ha bajado la pobreza extrema que la encontró en 40 por ciento a 19 por ciento, lo que da una idea, que en esa administración, la burocracia y la corrupción han estado lejos y ha sido el propio pueblo que se ha encargado de identificar, catalogar y sistematizar sus necesidades para atacarlas de acuerdo a sus prioridades.

Algo muy significativo que llegó a entender y aceptar Evo y que sirve de ejemplo para otros revolucionarios, es que al pueblo no ha de faltarle, comida, agua, educación y salud, para lo cual no hay que caer en manos de la oligarquía parasitaria, ni de la burguesía explotadora y saqueadora, sino jugársela con los desposeídos y comprometidos con el proceso, llámense, socialistas, comunistas, anarquistas, izquierdistas trasnochados, idéologos desvelados, pero que están dispuestos a participar y aportar ideas, para que sean ejecutadas y no engavetadas por la burocracia.

Esa es la llave del secreto que lleva al presidente Evo Morales, a ser un líder cada vez con mayor fortaleza, dejando atrás la conjura del desgaste que es la lógica, que se aplica en estos casos, que los avatares de la lucha traen desgaste. Pues no. Evo ha demostrado que todo lo contrario, el esfuerzo y los triunfos bien administrados lo que traen es fortaleza. Abrazarse al pueblo y oírlo, más allá de los “asesores” garantiza esa fortaleza, porque un pueblo a quien su líder ha convencido con hechos y no con propaganda, es un seguro defensor de las ejecutorias de su conductor..

Evo Morales, mandó a la porra al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, con sus ofertas y consejos. Oyó y articuló los consejos con las prácticas de sus hermanos. Por eso convenció a quienes en Santa Cruz, Oruro y Pando estaban equivocados y manipulados por los portadores del fascismo y racismo europeo, como arma política. Por eso ha logrado estabilizar la economía del país, lo que le ha permitido luchar con éxito contra la pobreza extrema y la miseria, que en un ambiente de creciente inflación es poco menos que imposible. El PIB de Bolivia, se disparó 6 mil millones de 32 mil millones de dólares, las exportaciones son diez veces mayores, que en los años de gobiernos neoliberales y la economía boliviana está considerada como la segunda de la región. Continuar enumerando y analizando las razones que tuvo Evo Morales, para ganar y fortalecer más su liderazgo, sería demasiado largo. Nos conformamos con resumir, que el 12 de Octubre de 2014, Dia de la Resistencia Indígena, en Bolívia, se consolidaron los triunfos y milagros de Evo Morales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1871 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: