"Tiempos ideológicos de cambios radicales"

Dejemos las estupideces a un lado, los purismos revolucionarios, los dogmatismos de manual de académico mediocre, seamos honestos porque hay “burda” de revolucionarios que viven aspirando trasladarse a Miami, Orlando y Niuyor de paseo anglo-saxo. Lo vemos cuando cada vez que la señora Fiscal le “casca la masculinidad” alguno y alguna de esos seudos, salen corriendo y Dios sabe cómo, de repente, conocemos que están viviendo en Coral Gable.
Los más decenticos se hacen una de esas fotos que cuelgan en una lavativa que denominan como “selfie” algo así, para que todo y toda camarada conozcan los serios y profundos sacrificios que realizan por la Revolución Bolivariana en aquellos parajes de las praderas urbanas estadounidenses. ¿Por qué deciden imitar a aquellos que ellos mismos denominan como derechas, contra-revolucionarios, escuálidos, saboteadores, guarimberos, terroristas y para usted de mencionar?

Sencillo, es que la siquis del venezolano sean del campo de los tirios y/o se regodeen en los llanos de los troyanos no somos nadie si no nos sacamos un “selfie” al lado de Mickey Mouse, de Cenicienta, Superman, Batman, Thor, el tipo araña, Ironman, Wolvering, Capitán América, Wonder-woman más ahora que es “former member” del ejército israelita y de cualquier super-héroe que se atraviese frente al Samsung de BsF50mil. En tiempos pretéritos, los y las revolucionarios tenían mucha mística.

Lo inmediato anterior no significa que consideremos que no tienen derecho, los panas, “tirios y troyanos”, gastarse unos cuantos “dollares” en el Imperio pero como lo expresaría don Germán Carrera Damas en la clase magistral en el CENDES en el marco de algún postgrado y/o maestría: “…nuestra clase alta va a Miami, la de Bogotá va a Suiza a esquiar…” (palabras más, palabras menos). Pero lo más grave es esa actitud que criticamos acérrimamente cuando se desgañitan en la Patria contra el Imperio y cuando se encuentra en el Imperio alaban lo bien organizados que están. Esquizofrenia total!

Pero, lo importante es inquirirnos ¿Por qué los y las revolucionarios, claro, aquellos y aquellas que tienen las oportunidades de, primero, pagar el costo del billete a las ciudades yanquis que arriba mencionamos, conseguir los “dollares” para poder pagar no solo los más de US$100/habitación doble plus más de US$300/persona por la entrada en el parque para conocer a Mickey Mouse, más “la papa”: desayuno, almuerzo, cena y los brebajes, más alguno que otro “palito de güisqui” y, of course, adquirir las franelas de “última generación”, es decir, de moda para evitar referirnos a aquellos productos de “Victoria whatever” y algún que otro “Nº5”?.
Revolucionarios y revolucionarias de “tabaco en la vejiga” que van al Imperio a realizar un profundo estudio de la ideología, la alienación, la doctrina capitalista, el capitalismo esclavizante, la Dependencia, el anti-comunismo, la “Doctrina Monroe”, la represión a las masas pauperizadas estadounidense, a conocer las luchas de los afro-americanos y los “american natives”, para, al regreso, transmitir sus conocimientos científicos en las escuelas doctrinarias de la Revolución Bolivariana, claro, vía, internet más ahora que tenemos wi-fi en un “bojote” de lugares. Claro, hay un pequeño contratiempo, no se consiguen laptop revolucionarias, ni Huawei de nueva generación y mucho menos repuestos pero sí esos Smartphone “burda de caros” que, claro, alguna que otra persona revolucionaria de la burocracia tiene para su comunicación revolucionaria para “twitear” todos los “twits” con fuertes y contundentes frases revolucionarias.
En fin, estamos en revolución aunque, por ahora, aún no conocemos sus bases y compromisos populares. Debemos precisar que Nico se está reventando el gorgüero desgañitándose para meterles en la testumen de los revolucionarios de la burocracia que deben leer, reflexionar, discutir y asumir responsabilidades revolucionario-chavistas y bolivariano-nacionalistas.

Seamos honestos, en el marco ideológico estamos muy pero muy mal y punto. Hasta la presente fecha desconocemos sí ha habido alguna respuesta seria a los dos (2) primeros textos de José “Pepe” Rodríguez Iturbe bajo el título: “nudo gordiano del chavismo”. Lo exponemos por el discurso en la profundidad histórica de la Historia de la Patria que le permite a Rodríguez Iturbe exponer y expresar su pensamiento político social-cristiano en el marco de lo “popular”. Asombroso que, simplemente por ser un serio ideólogo de derechas ello no obstaría para que se consideren los contenidos ideológicos del texto arriba en referencia.

Permítasenos un chismecito. El recién cumpleañero cubano-gallego, osea, “El Caballo”, es decir, “el Comandante, para ser más precisos, don Fidel Castro, abogado como lo es Rodríguez Iturbe, le expresaría a algún nativo criollo nacional que “…cuando Dios creó a Rodríguez Iturbe había roto el molde para que no se repitiera…”. Ello no significa que por muy cristiano-católico que sea Rodríguez Iturbe no sienta “una airecito de arrechera hacia Fidel. Es decir, el sentimiento es mutuo.

El chismecito lo echamos por esa importante relación que la Revolución Bolivariana tiene con la Revolución Cubana; es decir, sí a Rodríguez Iturbe se le pudiera considerar como el ideólogo más reciamente opuesto a la Revolución Bolivariana, particularmente, en estos álgidos momentos, el cuerpo ideológico de la Revolución Bolivariana debería “mojarse” y responderle, claro, al mismo nivel a la argumentación histórico-ideológica que expone Rodríguez Iturbe en su texto histórico en referencia.

Pero los “super-héroes” tienen alienados en toda su estructura mental a los seudo-revolucionarios. Claro ello es de toda lógica porque si no recordamos las luchas estudiantiles de los años 60 y 70 del siglo próximo pasado, no tenemos “memoria histórica”, por lo que no comprendemos la importancia de “la ideología revolucionaria”. Vamos a un ejemplo. Los revolucionarios de los años 60 tenían “tabaco en la vejiga”. Recordemos a aquel joven que le “cayó a patadas al carro de Richard Nxon” cuando bajaba por la avenida Urdaneta que provocó que el Imperio de los “super-héroes” colocara frente a las costas venezolanas un poco de barcos de esos que disparan. Podemos referirnos a aquella acción cuando se le sustrajo al Imperio un maletín con unos muy serios documentos frente a la Facultad de Arquitectura de la UCV que serían presentado por don Ernesto “Che” Guevara en algún akelarre latinoamericano, caribeño, centroamericano y norteamericano. Podríamos recordar aquellas dos (2) acciones cuando don Alfredo (q.e.p.d.) y algún barco fueran secuestrados. Solo ejemplos con mucha tinta de prensa. Claro, lo reconocemos, los tiempos han cambiado y las bases paradigmáticas en las cuales se sustenta la Revolución Bolivariana son diferentes a pesar de Douglas Bravo pero, entonces, nos preguntamos ante la referencia ideológica de aquellos tiempos en mención: ¿Cuál es realmente la ideología (filosofía política) sobre la cual se está sustentando la Revolución Bolivariana?

No nos vengan con lavativas, seguramente somos de los primeros que hemos expresado sobre la importancia del “pensamiento chavista” algo que en alguna ocasión el propio Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, se opondría a tamaña osadía. El “pensamiento chavista”, en nuestro entender, se sustenta, fundamentalmente, en el “pensamiento de don Simón Bolívar” conjuntamente con un amalgamiento de pensares de diferentes intelectuales y caudillos militares-humanistas en diferentes tiempos históricos que expresaron sus ideas en la temporalidad personal no solo de sus propias vivencias sino también los tiempos históricos de la República porque ello es de obligación tenerlos presentes en considerando el desarrollo del Estado venezolano a través de aquellas realidades del siglo XIX y mitad del siglo XX. En ese marco, entran en la Historia Política contemporánea venezolana tres (3) realidades de praxis ideológicas sustentadas, curiosamente, alguna de ellas, en preservar el sistema capitalista en el marco de aquello que se calificó como el desarrollo de la burguesía nacional. Nos referimos a las tesis del “Frente Nacional” con fuerte influencia en cierta dirigencia del PCV; junto a la tesis del “Frente Nacional” se expresaría la socialdemocracia venezolana con una muy seria influencia trostkista y lo real-católico sustentándose más en el falangismo que en el fascismo italiano con un desarrollo en el campo de las ideas de los contenidos de la Encíclica “Rerum Novarum” de importante corte anti-comunista. Entonces, nos preguntamos: ¿Cómo se compaginó y coordinó aquel militarismo-caudillista histórico con las nuevas tendencias ideológicas que imperaban y se habían impuesto durante la primera mitad del siglo XX europeo en su traslado a tierras venezolanas?
Rodríguez Iturbe señala a don Rómulo Betancourt y a don Rafael Caldera Rodríguez como caudillos-civiles, creemos recordar en el texto referido. Para nada está equivocado pero lo importante es la lectura que expone Rodríguez Iturbe y muy otra es el análisis que se exponga desde un análisis dialéctico-marxista sobre la base objetiva de los “hechos históricos” que se han ido desarrollando en Venezuela hasta el “Caracazo”. En una muy subjetiva especulación nuestra: ¿quiere expresar Rodríguez Iturbe que Chávez Frías es también un caudillo y un caudillo más en la Historia Contemporánea de Venezuela?

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1458 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a193353.htmlCd0NV CAC = Y co = US