Arabia Saudita

Arabia Saudita, es una monarquía denominada con el apodo de una simple familia beduina, Al Saud. A mediado del siglo pasado, durante los últimos días del tiempos colonial anglosajón, proclamaron a esta familia, (sus beneficiarios y socios) dueño absoluto del todo el territorio, mejor conocido como, Arabia Saudita. En cambio el pueblo supuestamente, propiedad de las realezas, son simples y ordinarios esclavos, obligados a ser súbditos al (supuesto) majestad el rey, como en la época medieval, en pleno siglo XXI. Esta familia son los verdaderos discrepantes del mundo árabes, el sufrimiento irremediable de todo el medio oriente, los tufos y vergüenzas de los musulmanes y peor aún, amparado por el Imperio y occidente. Todos los caprichos de esta monarquía en las políticas exteriores, son consentidos y acatados. Es el tentáculo, más sangrienta y opresora de todo el mundo islámico, el exclusivo y único creador y progenitor del Islam fobia, en el ámbito mundial.

Son la cuna y el linaje del terrorismo internacional, la nacionalidad del excéntrico actor internacional, Osama Bin Laden y todas sus sanguinarias secuelas, es el país que dio existencia a la organización AL Qaeda, conjuntamente con todas sus ramificaciones. Es el principal estado, que persiste con el racismo en mundo árabe, no respetan y menos aprueban a los demás ideologías, se autoproclaman de ser dueños de la verdad y de su superioridad racial, igualmente como su afiliado, el estado apartheid de Israel. En cambio los países árabes, quienes otorgan todos los derechos a las mujeres y libertad de creencias, como Siria, Líbano, Irak, y Egipto, son víctimas en la actualidad de los mercenarios y terroristas internacionales, subsidiados, patrocinados y codiciados por la inteligencia saudí y apoyados, armados y adiestrados, por los gulas políticos occidentales. En el caso de Pakistán y Afganistán, los pueblos fueron, son y siguen siendo torturados constantemente y diariamente por los fanatismos salvajes, durante más de 4 décadas. Todos estos desquiciados terroristas son financiados siempre por el petrodólar saudí. En el caso de los afganos les injertaron a los dementes talibán, y en el caso pakistaní, compraron a sus dirigentes, al subsidiar la carrera nuclear que tenia con su vecino país de India.

Estos racistas monarcas, violentan todas las normas islámicas e humanas, al no consentir a los demás credos monoteístas. Su divergencia Wahabí y Selafi, no consiente otras creencias e inclusive otra ramificación de su misma religión (musulmana suni y shia). Todos son infieles y teóricamente algunos de ellos, profesan tener el derecho y deber de eliminar a los infieles, en donde supuestamente su recompensa u obsequio por los actos de terror cometidos, ilógicamente y absurdamente, creen que el mensajero (P) estará en espera para almorzar con ellos. Sus prácticas son rancios, costumbres prehistóricas y tendencias de irracionales racistas. El derecho humano, es exclusivamente para los familiares de las realezas y quienes profesan la religión musulmana de otra rama, o cristiana, alauita, drusos, armenios, budistas, sijs, etc., son candidatos ejemplares de ser los infieles.

Todos los derechos islámicos, hacia las mujeres son nulos y ausentados. El extremismo y fanatismo islámico, se fomento en esta adinerada monarquía. La pena de muerte es abultada y autorizada por personas obtusas, del régimen monárquico, degollar cabezas humanas es cotidiano y cualquier miembro de este pueblo, que se convirtiese en ladrón, a quienes jamás les otorgaron el más mínimo derecho islámico o humano, gozara de amputarle el brazo completo, violentando todas las verdaderas teologías islámicas, certificando la era medieval, ante los ojos del mundo y la dicha Naciones Unidas.

Estos lerdos jeques, saquean a sus ansias a toda una nación y son catalogados célebres príncipes, quienes en la actualidad, se matan por el trono, del agonizante rey. Estos son los prestigiosos monarcas saudíes. Lo insólito y humanamente inexplicable, que en nuestra época, aun conservan la luz verde, para seguir en lo acostumbrados, percibir todos sus antojos nacionales e internacionales, con sus petrodólares. Compran, codician, ambicionan y en ocasiones chantajean, a las conciencias, dignidades y el honor, de los ambiciosos políticos, franceses, ingleses, norteamericanos, turcos y otros líderes occidentales. Lo doloroso para estos racistas monarcas, es que aun no han logrado adquirir o comprar la conciencia y dignidad humana, de los políticos rusos y chinos.

Es importante aclarar que los pueblos de los países antes mencionados, son inocentes, ignorantes, víctimas y peones indirectamente de las conjeturas de la rica monarquía saudí, ya que adquirieron los dictamines de sus líderes, y ellos con sus cuentas personales muy voluminosos con el petrodólares saudí, producen una membrana de ciencia ficción y envían a sus propios pueblos, a las guerras foráneas y caprichos saudí. Lo más asombroso, el patrocinador económico y la sangre sacrificada de esta injusta guerra, son miembros de los inocentes pueblos transformados, en odiados soldados invasores y los sacrificios de los pagadores de impuestos. Estos líderes occidentales, no son monarcas o dictadores, sino puestos por el voto popular, pero rigen a sus pueblos, peores que los saudíes quienes a sus soldados no los envían a las guerras, ya que pagan por ellos, a los novedosos mercenarios internacionales o inclusive a los ejércitos occidentales e imperiales antes mencionados.

jaledaliayoub@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2126 veces.



Jaled Ali Ayoub Bazzi


Visite el perfil de Jaled Ali Ayoub Bazzi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaled Ali Ayoub Bazzi

Jaled Ali Ayoub Bazzi

Más artículos de este autor