Los Golpistas y el Capitalismo Socialista necesitan de Colombia

Lejos de ese sueño de Bolívar de la gran Colombia que terminó matándolo o acelerando su crítica situación, hoy ese sueño de sentirnos hermanos de la elite política y económica colombiana, no luce como una hermandad necesaria para la revolución o para profundizar el proceso revolucionario. Bueno que Venezuela pueda mantener relaciones de hermandad y solidaridad con todos los países del mundo. Muy bueno que nuestro proceder como país responda a esa ruta de dar siempre nuestros esfuerzos por la libertad, tal y como lo hizo Bolívar.

A pesar de todos esos sueños, mantengo mis dudas sobre lo mal o bien que pueda irnos con Colombia recomenzando una vez más el contacto. Puedo lucir chouvinista, pero no veo otra opción. Tengo años oyendo con “buenas” y malas relaciones, que Colombia se nos lleva la gasolina, se nos lleva medio mercal y seguramente hacia Colombia pasan cientos de millones de dólares como remesa. De aquel lado hay fuertes intereses porque esta forma de llevarse la gasolina y medio Mercal siga campante. Trato de encontrarle una justificación a todos estos esfuerzos que ha hecho Venezuela para recomponer una vez más las relaciones con Colombia y no encuentro una. Seguramente mi ignorancia en asuntos diplomáticos no me permita entender, que después de recibir insultos de las elites colombianas o malas jugadas por parte de políticos, insistimos luego en borrar todo porque el sueño de Bolívar nos obliga a un borrón y cuenta nuevas.

Tal vez esta práctica de convertirnos nuevamente en amigos de Colombia, después de los insultos y malas jugadas por parte de la dirigencia colombiana, se sustente bajo la idea: Si no puedes con el enemigo, únete o hazte amigo.

Hurgo en el tema y mi ignorancia no me deja ver lo esencial e importancia de siempre hacer los esfuerzo por recomenzar. Si las relaciones estuvieran rotas, eso no cambiaría el papel de las elites colombianas de tener y reunir en su territorio fuerzas políticas de acá que acuden allá para afinar planes desestabilizadores con los de allá. Esto se hace a plena luz con “buenas” y malas situaciones. Eso ocurre frecuentemente y nada pasa. Si el gobierno colombiano se enterara que en territorio nacional se facilitan reuniones para las fuerzas insurgentes colombinas, esto sería una situación para generar los respectivos insultos, pero en situaciones como la que hemos vivido con paramilitares traídos desde Colombia para desestabilizar, Venezuela siempre ha colocado la otra mejilla y ha vuelto a realizar los contactos para recomponer las relaciones.

Hay una situación en la cual no había pensado, pero veo que se hace evidente la necesidad de un recomenzar con Colombia. Es necesario recomenzar siempre con Colombia para engordar el capitalismo de allá y tener apoyo para mantener el capitalismo socialista de acá. Entre Colombia y Venezuela; el comercio favorece a Colombia, pues en el 2012, nos superaron en 2.091,7 millones de dólares. Mientras Venezuela llevó bienes por casi 599 millones de dólares, Venezuela compró (importó) un total de 2.691 millones de dólares. En los planes de la oligarquía colombiana, Venezuela aparece como un objeto que favorece doblemente sus planes expansivos.

Necesitamos a Colombia para engordar el capitalismo socialista y la oposición con buenas o malas relaciones, siempre tiene su puente con la oposición y le facilita mercenarios.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1644 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a170464.htmlCd0NV CAC = Y co = US