Las guerras que el imperio no quiere ganar

“La violencia, brazo armado del capitalismo”, Aymara Gerdel.

Sí a un imperio le gusta la guerra, al gringo nadie le quita la batuta. Siempre ha sido un pueblo guerrerista. Ha tenido guerras o a estado involucrado con más de cincuenta países. Bien lo dice, William J. Astore, teniente coronel retirado de la aviación del imperio y profesor: "hacemos la guerra porque somos buenos haciéndola y porque nos sale de lo más hondo creer que nuestras guerras llevan el bienestar a otros pueblos". Es prácticamente una doctrina de estado.

Esto está tan arraigado en el sentimiento del pueblo norteamericano, que casi todos ven la guerra como necesaria. Gobiernos van, gobiernos vienen y las guerras en vez de acabarse, se multiplican. No importan las bajas; los hogares sin seres queridos; los traumas; los lisiados. ¡Ah! Y, para colmo, les premian al “halcón negro”, con “el nobel de la guerra”. ¡Ejem! ¡Perdón!, nobel de la paz”, quise decir.

Muchas veces, el poco pueblo norteamericano anti guerrerista, ha protestado por sus guerras: Vietnam; Irán-Irak; Irak; Afganistán; Libia, por mencionar unas pocas, pero, nada pasa,  más que maltratos y arrestos, en el país de las “libertades”.

Detrás de las banderas de guerra contra: el comunismo; el islam; el narcotráfico; el armamentismo y el autoritarismo, se mueven intereses muy poderosos y productivos en “la industria de la guerra”: El complejo militar industrial: la industria de las armas (EEUU es el país que más fabrica, vende y trafica armas) gasta cerca de $ 6 billones (más de un 15% de su presupuesto); los contratistas, que se encargan, de los alimentos, lencería, seguridad y manejo de prisiones; otras fábricas relacionadas con acero, petroquímica, alimentos, textiles, calzados, etc., etc.,…;y las empresas que se encargan de reconstruir lo que destruyen.

La guerra contra las drogas, mejor dicho, la guerra por el control del tráfico de drogas, es otro negocio muy lucrativo para el imperio, además del petróleo, el tráfico de armas y demás. Según Chomsky, “En América Latina hay enormes flujos de dinero que benefician a las elites, y un amplio sector empresarial está de alguna manera involucrado con el narcotráfico”.  Colombia, país mayor productor de cocaína del mundo, “invadido pacíficamente por el imperio”, mayor consumidor del mundo.

Según, Michael Braun, ex funcionario de la DEA, “México, EEUU y Canadá mueven $147 mil millones anuales, de los cuales, los consumidores estadounidenses generan $ 65 mil millones al año”. Un kilo de cocaína en EEUU puede costar entre $ 20 mil y $ 30 mil o más.

Otro gran beneficiado es el sistema bancario financiero gringo con el lavado y blanqueo de billones de dólares. “En realidad a EUUU no le interesa contener el problema en la medida que se beneficia del negocio del narcotráfico. Al fin que los muertos los pone México, en cuanto las lavanderías son gringas”, Salvador Gonzales Briseño (ALAI). 90%, nueve de diez, de los billetes que circulan en EEUU tienen rastros de cocaína, Sociedad Química Americana.

Afganistán, país también invadido por EEUU para controlar el tráfico mundial de heroína,  “deja un estimado anual  de $ 150 mil millones”, Enrico Piovesana (Rebelión).

“El pueblo norteamericano vive narcotizado el sueño americano convertido en pesadilla”.

“Hay que combatir ideológicamente a la violencia. Pero esto solo será posible desarmando la violencia y armando nuestras conciencias” Aymara Gerdel.

elmersanto@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1408 veces.



Elmer Montero

Licenciado en Comunicación Social,locutor,productor radial,escritor,compositor,músico,poeta.

 elmersanto@hotmail.com      @elmersanto

Visite el perfil de Elmer Montero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elmer Montero

Elmer Montero

Más artículos de este autor