Las guerras criminales y la agonía del dolar

 La jauría sedienta de sangre se exacerba con las elecciones presidenciales en Estados Unidos de Norteamérica que coinciden también con el inicio de la época electoral en Venezuela, con lo cual los ataques contra Venezuela, Cuba y la UNASUR, se multiplican, porque los Newton Gingrich y compañía, del imperio,  tienen sus repetidoras en la oposición venezolana. Para los agentes del Complejo militar, industrial y comunicacional, que gobierna a la nación del norte, nada mejor que  utilizar los nombres de Fidel Castro y Hugo Chávez Frías, para enviar el mensaje a sus súbditos suramericanos y captar los votos de la ultraderecha y especialmente de la corriente de origen latino, que en Miami es fuerte electoralmente.

A Chavez y a Fidel los tienen en la mira los delincuentes que se creen dueños del mundo y hasta hablan de que deben tener presente que Washington está dispuesto a sustituirlos, como si ese centro imperial fuese la voluntad de los pueblos de Cuba y Venezuela.

Aducen en sus discursos de modernos filibusteros, que ambos pueblos son víctimas de dictadores, a quienes hay que derrocar para llevar la libertad y la democracia a esos países.

La verdad, verdadera, es que tanto a demócratas, como republicanos que son caimanes del mismo pozo, les importa un bledo las condiciones de los pueblos de Cuba y Venezuela. Lo que ocurre es que la prédica de la unidad suramericana por parte de ambos líderes, que ha dado como resultado la constitución de la UNASUR y con ello el fortalecimiento de la unión Sur – Sur, molesta al imperio, porque precisamente estos caballeros forman parte de los sepultureros del dolar, que han surgido en Suramerica, Asia, África y parte de Europa, donde se ha planteado la necesidad de zafarse del fraudulento papel verde norteamericano, que funge de moneda global, sin más respaldo que el poderío militar del pentágono, que a quien se le ocurra plantear el pago y cobro de  petroleo y otros productos en el comercio internacional, en oro o en otra moneda que no sea el dolar, lo silencian con la democracia y la libertad de los cañones y aviones robóticos, que le aplicaron a Irak, cuando Sadam Hussein, planteo tal posibilidad, se la llevaron a Libia, a Afganistan y ahora pretenden aplicarla a Irán y a Siria, por la misma causa. ¿Pero logrará el complejo militar, industrial y comunicacional, sacar al dolar de su agonía con sus democráticas prácticas, de arrasar pueblos inocentes e invadir naciones a sangre y fuego?. Nos atreveríamos a concluir sin temor a equivocarnos, que la empresa no es nada fácil. El planteamiento de marcar distancia con el Petrodólar, creado por Richard Nixon, mediante el chantaje a Faisal de Arabia Saudita y a los países de la OPEP en los años 70, ha sido puesto en boga por la Unión de Naciones Suramericanas, China, India, Indonesia, Rusia, Irán, algunos países europeos y hasta Japón coquetea con esa idea. En otras palabras, es el resto del mundo que está dispuesto a liberarse de la dictadura de un papel moneda, que fue forjado como unidad global, a costa de la expoliación de la comunidad universal con la jugada de Nixon.

A finales del año pasado nos referimos a lo que representó la última década del siglo XX y el inicio del XXI, para la estructura geopolítica heredada de la segunda guerra mundial, que resultó literalmente demolida por los movimientos populares surgidos en el mundo y el golpe de gracia para esa herencia que representan las nuevas alianzas de viejas potencias, con las emergentes y organizaciones como UNASUR, ALBA CELAC, que en el caso suramericano está fortaleciendo su unidad tanto en lo económico, en lo cultural, social, tecnológico y militar. Incluso el parto de una moneda regional el SUCRE, que desplazaría al fraudulento papel verde, está bien avanzado. La propuesta tiene aliados como Irán, China, Rusia, Bielorrusa y otros países, que ven como una salida a la paz mundial, el fortalecimiento de un mundo pluripolar.

Las secuelas de ese robo continuado por años al resto del mundo, por parte del imperio, le está calcinando las entrañas al monstruo, porque el facilismo para la dolcce vitta a que se acostumbró la nación entera, producto de la bonanza que trajo la fuerza del petrodólar que permitía exportar a precio de oro e importar a precio de gallina flaca, acabó con la estructura productiva nacional y ahora el resultado de esa trampa nixoniana, es la pérdida acelerada de puestos de trabajo cada día, que amenaza con una implosión social y una prueba es la fuerza que ha adquirido el movimiento de los indignados, que con su consigna de ocupar a Wall Street, pese al silencio mediático a que está sometido ha dado que hacer a los cancerberos del pentágono.

El imperio se enreda en su propia red. Una invasión a Irán, resultaría nefasta desde todo punto de vista.

Lo primero es que las posiciones de China y Rusia, frente al caso Irán, no son las mismas que adoptaron frente a Libia. Ya eso representa un freno importante. Lo otro es la imagen del gendarme planetario que terminaría de desmoronarse. Aumentaría el sentimiento anti yanki, en el mundo y el  pantanal, que ya se lo traga en Irak y Afganistan, donde las sardinitas que imaginaron se les convirtieron en tiburones y, han  cobrado con creces la osadía a los piratas.

Aislar a Irán, mediante sanciones económicas y diplomáticas, que sería la otra alternativa, tampoco es posible por cuanto la nación persa ha dado un salto muy importante al conectarse con Suramerica, zona de influencia emergente, igualmente el fortalecimiento de sus nexos con Rusia, China y otras potencias emergentes. Este viraje blinda a Irán contra un embargo imperial.

Ahora la pregunta es: ¿Que pasaría si estos países con sus nuevas alianzas y que es lo que está sobre el tapete, deciden desligarse del dolar y comprar y vender en oro, denominación que cada día adquiere mayor valor, o en sus propias monedas? El aumento del poder del oro, es una amenaza para el papelito inorgánico. Estados Unidos tendrá que entender y aceptarlo así, que las guerras criminales no detienen  la agonía del dolar.

Periodista*

CNP 2414. cd2620@gmail.com  cadiz2021@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1750 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: