Gaddafi y la horrenda celebración ante su cadáver

Cuando observamos en televisión a un grupo de asesinos a sueldo festejando haber matado a Muammar Al Gaddafi (ex dirigente de la República Islámica de Libia), los gritos y saltos alrededor de su cadáver nos hicieron recordar la actitud del fascismo imperialista siempre dispuesto a imponer su dominación mediante la violación de los derechos humanos, especialmente a través de la tortura, lesión y asesinato de sus adversarios e incluso los inocentes.

Tal conducta fascista la presenciamos en Venezuela durante abril de 2002 cuando la televisión privada convocaba a la población a que ejecutara la captura de los dirigentes chavistas donde quiera que estuviesen, pues sin previa fórmula judicial, inmediatamente se les señalaba como responsables de las muertes ocurridas en las protestas de esas horas.

Hacia un destino semejante al de Gaddafi (captura, humillación, tortura, linchamiento, asesinato y festejo televisivo frente a su cadáver) pudieron encaminarse en ese entonces Ramón Rodríguez Chacín (ministro de interior y justicia), Tarek Willian Saab (diputado al parlamento nacional), Ronald Blanco Lacruz (gobernador de Táchira), Diosdado Cabello (en cuya persecución fue asaltada la Embajada de Cuba) y hasta el propio Presidente de la República Hugo Chávez cuando fueron buscados y capturados (salvo Diosdado) por dirigentes gopistas (civiles y militares) que se hicieron acompañar de multitudes furibundas durante aquella trágica jornada para la sociedad venezolana.

En efecto, la televisión mostraba y aupaba muchedumbres con ánimo de revancha que gritaban consignas de odio público como resultado de la campaña de guerra civil ampliamente fomentada por la alta dirigencia opositora a través de varios meses de conspiración y difamación mediática.

Actualmente, la amenaza golpista y fascistoide contra Venezuela no ha cesado y seguirá viva al interior de nuestro territorio mientras continúe la brutal propaganda de odio que diariamente se inyecta en las redes sociales así como en prensa, radio y televisión.

Los círculos fascistas obsesionados con apoderarse del gobierno por cualquier vía son aliados naturales del imperialismo yanqui para su política de intervencionismo global, es así que este modo criminal de actuación (bombardeos, invasión, financiamiento extranjero a mercenarios locales) recientemente consumado contra el pueblo de Libia y su Jefe de Estado demuestra que lo acontecido no es el triunfo de la libertad, ni de la democracia, ni de la justicia occidental contra un supuesto totalitarismo islámico, tal como lo han venido proyectando las grandes agencias de comunicación del imperio estadounidense.

Queda una vez más evidenciado que el imperio estadounidense es la máquina asesina que pone en riesgo la supervivencia de la especie humana, que la fuente de mayor violencia se encuentra en el hemisferio occidental y no en el medio oriente, y que los genocidas y terroristas nada tienen que ver con el Islam sino por una burguesía eurocentrista y judeocristiana totalmente divorciada de la mayoría popular.

Constitucionalista y penalista. Profesor universitario.
http://jesusmauelsilva.blogspot.com
jesussilva2001@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2165 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: