100 Millones de euros gasta el Papa en España

Entre las tantas teorías de cómo se empezó a llamar Estado, hay algunas que le atribuyen a los señores de las guerras quienes chantajeaban a la población ofreciendo seguridad y protección por un pago, con el tiempo los señores de la guerra se consolidaron en territorios convirtiéndose posteriormente en monarquías y esos territorios en naciones acentuando su poder con ese mismo negocio pero les faltaba algo...

A la protección se unió la defensa del territorio y el pago se convirtió en impuesto, desde el imperio romano hasta la edad media donde la religión católica, ya protagonista, consolido su poder con la fe, sumada a la protección y a la seguridad la vida y la muerte se convirtieron en sus armas de manipulación político religioso hasta hoy.

En el actual sistema, no hay nada más relevante para un Estado que garantizar la seguridad, la protección y la fe.  Desgraciadamente la fe en el sistema capitalista y en la Iglesia del Vaticano, está conduciendo a los Estados a la hoguera, porque, el sistema reinante ha dejado de tener sustancia, relevancia, peor trascendencia; en este momento entra el Estado Vaticano con la presencia del Papa a tratar con la manipulación, ocultar viejos y aberrantes hábitos sexuales y, visitando viejos imperios conquistadores sostener la desigualdad social con la religión católica en las ex colonias.

El presidente español derrotado por los indignados recibe con honores de jefe de Estado al Papa Benedicto XVI, vinculando el poder político-económico en crisis con la fe religiosa a propósito de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que inicia hoy, en donde participaran en primera fila la monarquía y el alicaído  gobierno de Felipe Zapatero; moribundo líder de un Estado aconfesional en donde solo el 13.7 de la población acude a misa los domingos según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

El Vaticano a lo largo de la historia ha querido ser el dueño de la vida y la muerte, rol trascendente para manipular el destino de los pueblos; la fragilidad  de líderes como Zapatero tiene un impacto en la toma de decisiones y en la mirada de estos ante la finitud del poder. Iglesia identificada con los imperios con lo que se llamo antiguos regímenes caracterizado por la simbiosis del Estado con la Iglesia en una exigencia de democratización interna en parte espontanea, en parte inducida y fomentada desde fuera por motivos económicos-políticos y estratégicos para conservar siempre con privilegio a las clases dominantes y en el poder sumando a estas las actitudes proféticas llevando al mundo a una perenne agonía por no encontrar sustitutos al dólar de la pobreza, del analfabetismo. Dolor que la Iglesia dice es un mandato de Dios.

Sermones dados por sacerdotes, en este caso por el Papa que llega el jueves como acto trascendental del JMJ, abierta cooperación política al gobierno de Zapatero; no puede ser desaprovechada por la estrategia del capitalismo europeo a propósito de la jornada mundial de la juventud para decir que, cristianismo y revolución no son conciliables, y que los jóvenes de seguir por el camino indignado quedaran solos y lucharan solos porque no hay una Iglesia del pueblo ni una Iglesia para pobres.

Problemas entre las dos Iglesias algo superado en Europa con el abandono de la gente a la religión católica no así en América Latina en donde España y Estados Unidos, tienen una fuerte penetración cultural.

La visita de Benedicto XVI desata protestas no solo políticas sino económicas; se calcula que la visita del Papa le cuesta al estado español unos 100 millones de euros o 150 millones de dólares por la seguridad, gastos en el recibimiento con honores de jefe de Estado y por ingresos que las administraciones dejaran de percibir como el transporte por la emisión de billetes especiales de bus y metro para los peregrinos, solo en este rubro el erario dejara de recibir 20 millones de euros.

Benedicto XVI a visitado España en tres ocasiones en el último año. El gobierno costea los gastos, Estado en grave crisis económica-política, visita cuestionada porque el Papa critica el divorcio, el matrimonio homosexual, el aborto, es un país en donde los obispos católicos son la institución peor valorada por los españoles.

En su última visita en noviembre Benedicto XVI denuncio el retorno de España, al agresivo movimiento anticlerical y laicista vivido en los años 30 del siglo pasado durante la segunda Republica anterior a la guerra civil claro que, en esa visita el Vaticano y el mismo Zapatero no se imaginaban que meses después el pueblo español acorralaría al gobierno; ante tanta protesta Zapatero, se vio obligado a adelantar las elecciones y sugirió al Vaticano que el Papa durante la JMJ no realizara comentarios similares para no profundizar más el problema político de su gobierno. 

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2990 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: