México: Sicilia será recibido por Calderón porque su estrategia es de colaboración no de choque


1. Felipe Calderón, el presidente espurio, no recibe a nadie sin importancia. Recibirá a Javier Sicilia porque piensa que lo puede usar muy bien, pero puede que no logre nada. Calderón, como todos los gobernantes, piensa y planea cualquier reunión; la tiene siempre bien calculada. Se reúne con sus amigos del gobierno y algunos empresarios para chacotear y tomar algunos alcoholes; también las hace con dirigentes panistas para regañarlos y leerles la cartilla; conversa con altos dirigentes del PRI para llegar a acuerdos de igual a igual; pero con los del PRD lo hace desde lo alto para buscar cómo debilitar a AMLO. También se reúne con el embajador yanqui pero sólo para obedecer órdenes o sufrir algún estirón de orejas; casi lo mismo sucede cuando se reúne con los dueños de Televisa y de TV Azteca que siempre le sacan muy buenas concesiones. Todas las reuniones son juegos de poderes y triunfa, indudablemente, quien más fuerza tiene.

2. Sicilia, para lograr la reunión con Calderón, anunciada para el jueves 23 de junio, desconoció los acuerdos que 13 días antes aprobamos después de analizar y discutir en las mesas de trabajo que realizamos en Ciudad Juárez. Se planteaba que el ejército debería regresar a sus cuarteles, realizar un juicio político a Calderón y otras autoridades, no buscar reunión de acuerdos con él hasta en tanto no logremos tener más fuerza y presencia para obligarlo a cumplir y para que no sea un distractor que alargue los asuntos. Reclamamos que después de recorrer miles de kilómetros, discutir y aprobar acuerdos, no tenía caso una introducción a los resolutivos que nadie aprobó, así como tampoco a los seis puntos que no se sabe quien redactó. La realidad es que los acuerdos no son “un chorizo de peticiones a Santa Claus” como han dicho los enemigos de los acuerdos, sino demandas económicas, políticas y de seguridad urgentes y necesarias.

3. Calderón nunca dará una audiencia a Marcos, a López Obrador, a la APPO oaxaqueña o a los dirigentes de la CNTE -aunque tampoco alguno de éstos se la solicitaría- porque representan proyectos políticos radicalmente contrarios. Pero Sicilia ha buscado por todos los medios la conciliación, los acuerdos, el no chocar, para que siempre esté abierto el camino “para lograr cambios pacíficos en el país”; es una estrategia que por experiencias de varias décadas muchos hemos estado convencidos que no funciona porque la clase política y empresarial nunca ha cedido ante las buenas palabras y las verdaderas razones. Pero la realidad –debe reconocerse- quizá pueda funcionar con extremada lentitud, aunque también ser aprovechada por el gobierno como distractor; eso me demuestra la mesa que abrieron Gobernación y el EPR, que lleva más de dos años reuniéndose cada seis meses sin ningún resultado positivo: ha sido sólo un distractor.

4. Tiene que ser una reunión abierta a la prensa que bien podría usar Calderón para realzar a su gobierno, hacer campaña política, culpar al narcotráfico y la delincuencia, así como para prometer que el gobierno seguirá investigando. ¿Qué más puede responder Calderón ante el dolor, incluso el llanto de quienes han sufrido la pérdida de algún familiar? Si se centra la reunión en la búsqueda de los culpables y no se plantean los problemas profundos, de fondo, que han provocado todas estas muertes, Calderón con las manos en la cintura puede salir triunfante de la reunión y si eso pasara, Sicilia y acompañantes sólo le habrían servido muy bien la mesa para que Calderón salga triunfante. Entonces los que hemos criticado la limitación del movimiento y exigimos que los acuerdos de las mesas instaladas en Ciudad Juárez sean las bases de los acuerdos tendríamos totalmente la razón. Las caravanas se debilitarían y no tendrían justificación.

5. La realidad es que si parto de la idea de que nadie tiene la razón teórica y ésta sólo puede demostrarse en la práctica de largo plazo, y si por experiencia histórica la razón sólo puede estar en los grandes movimientos sociales y en sus luchas desde abajo, entonces puede decirse que lo que hacemos los articulista es dar simples opiniones, incluso facilitar algunos razonamientos acerca de teorías y movimientos sociales; nada más. Sin embargo nadie está en cero porque ha vivido experiencias –mientras más largas e intensas mejor- que permiten ver, entre las clases sociales que se enfrentan, quienes son los explotadores y opresores y quiénes son los pobres y miserables oprimidos. “Quiénes son los amigos del pueblo y por qué luchan” (Plejanov) Puedo reafirmar .y está probado- que el PRI, el PAN, el PRD son corruptos y engañan a la población, pero no puedo decir lo mismo de Marcos, AMLO, Sicilia, los electricistas, mineros o la CNTE.

6. Pienso que hay que partir que todos ellos están luchando con mucho honestidad y desarrollando cada quien su estrategia política. Cada uno tiene cientos, miles, decenas de miles de seguidores convencidos que ellos tienen la razón política; se pueden acusar mutuamente de seguidismo y caudillismo, pero no debe olvidarse que las verdades pueden estar en los documentos, en los discursos y subjetivamente en los estilos y las actitudes. La realidad es que estuve en las mesas de discusión en Ciudad Juárez, colaboré en los resolutivos de la mesa siete, estuve de acuerdo con el sector radicalizado que protestó por hacer a lado los acuerdo discutidos y aprobados, pero hoy –pensando- siento que hay que dejar que Javier Sicilia, Álvarez Icaza, Raúl Vera, Miguel Alvarez, Concha,  desarrollen su estrategia de negociaciones y búsqueda de acuerdos con el espurio Calderón. A pesar de estar convencido que puede jugarles el dedo en la boca, hay que esperar.

7. A Calderón no solamente hay que hacerle un juicio político sino que también penal para que responda por los 40 mil muertos, otros tantos enterrados en fosas clandestinas. Lo mismo debió hacerse con Fox por los grandes fraudes de sus familiares, a Zedillo y a Salinas con mil y un acusaciones. Ningún expresidente debió librarse del juicio penal. Sin embargo en esto demuestra su enorme fuerza y unidad la clase política; todos los partidos cuidan las estructuras estatales de dominación, a pesar de que se confronten en asuntos secundarios. La gran fortaleza del Estado mexicano, la habilidad y marrullería de la burguesía gobernante, la fuerza aplastante del corporativismo sobre las organizaciones campesinas y obreras y, en contraparte, nuestra aún pequeña fuerza y presencia como organizaciones democráticas e independientes de los trabajadores nos impide que realicemos acciones de fondo. Por eso la estrategia de Sicilia debe observarse.

http://pedrecheverriav.wordpress.com

pedroe@cablered.net.mx



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1443 veces.



Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /internacionales/a125481.htmlCd0NV CAC = Y co = US