Libia febrero 2011...¿Caracas 2010?



El reto de la dinámica social exige desactivar el cúmulo de tensión, haciendo que las alcaldías funcionen, los gobiernos estadales hagan lo propio, los ministros, viceministros y jefes de las instituciones descentralizadas y desconcentradas ponga el oído en el corazón del pueblo
 
DE NUEVO EL MISMO GUION



El guión ha variado poco, solo pudiéramos agregarle la aplicación a los conflictos sociales actuales la intervención transnacional con las nuevas tecnologías o redes sociales y los avances tecnológicos militares de la OTAN. Hoy, lo que sucede en Libia, sin llegar a los extremos de una guerra civil, ya lo habíamos vivido en Venezuela el 11 de abril del año 2002 y no dudamos que con miras a las elecciones del 2012 -al cumplirse una década de ese hecho histórico venezolano-, el rodaje de ese guión ya pudo haber comenzado por parte de la oposición y sus tentáculos internacionales.

 

 

Renuncia gubernamental… el guión se repite


Habíamos escrito en un artículo anterior que el problema de la seguridad interna en los gobiernos, como por ejemplo el mal funcionamiento de los servicios de inteligencia, radica en no estar en contacto directa a diario con el pueblo, sin poner el oído en la tierra para escuchar el palpitar de su corazón y ver como están los movimientos del sístole y el diástole para luego ver qué tratamiento se puede aplicar para evitar el infarto o el paro cardiaco. Resultó sumamente sorprendente que de la noche a la mañana estallara el conflicto en Libia. Y mas allá de cualquier observación crítica a Muamar Gadafi, quien fuera en el año 2009, presidente de la Unión Africana y coronado rey de reyes por los reinados tradicionales africanos, presidente de la próxima Cumbre África-America del Sur, se le escapó de las manos un conflicto cuya onda expansiva provino de Túnez y Egipto. Su sistema de seguridad interna falló… ¿y por qué falló? La clave estuvo en la ultra confianza de los cuadros estratégicos del proceso libio así como de sus representantes en organismos internacionales y del servicio exterior, en que nada pasaría. Tal vez Gadafi, ocupado en los problemas mundiales, fue descuidando su contrainteligencia interna y es así como el ex jefe de inteligencia y también ministro de Relaciones Exteriores, Musa Kusa, así como Ali Treki, el ministro de Justicia y su representante en la ONU, sus embajadores en Australia, Bangladesh, China, Francia, India, Indonesia, Jordania y Suecia, saltaron la talanquera. Se creó un Consejo Nacional Libio para la Transición legitimado por los países europeos, los mismos que se repartieron África en la Conferencia de Berlín en 1884.

 
 

 
Algo similar pasó aquí.
 
Mañana (lunes 11 de abril) se cumplen nueve años, cuando precedido de un paro indefinido organizado por la CTV y Fedecámaras, así como el inicio de un proceso de aplicación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela con la implementación de la Ley Habilitante, se fue creando un clima para allanar el camino hacia el golpe de Estado del 11 de abril del año 2002. Una gran marcha que tenía un objetivo aparentemente claro, fue desviada hacia el palacio de Miraflores para exigir la renuncia del presidente Chávez. El entorno de “ultraconfianza” del presidente Chávez comienza a sacar las garras. Se pronuncia el comandante general del Ejército, general Efraín Vázquez, quien desconoce la autoridad del presidente Chávez, le sigue el vicealmirante Héctor Ramírez Pérez. Todos ellos asesorados por el agregado militar de la embajada de Estados Unidos en Venezuela, el teniente coronel James Rodger. Luego seguiría el sistema de inteligencia, entre los cuales estaba el general Camacho Kairuz, el viceministro del Interior y los directores del DIM y de la DISIP.
 
Siguió el desfile de los confianzudos como el ministro de Finanza, general de brigada Francisco Usón y después cerraría con broche de oro en horas de la noche el ataque como macagua envenenada contra Chávez, el señor Luis Miquilena, ex ministro de Justicia y del Interior, una especie del libio Musa Kusa. Es bueno destacar que ya desde enero de ese año se había creado la Oficina para la Iniciativa de la Transición, directamente concertada con la sociedad civil antichavista donde muchos recibieron dinero ensangrentado del departamento de Estado a través de USAID, brazo ejecutor civil de la CIA alrrededor del mundo y que hoy está apoyando la Cumbre Afrodescendientes en Honduras. 




 
 “Ojo pelao” pa’l 2012
 
Los indicadores de conflictos sociales han aumentado en Venezuela, así como factores internos de desestabilización, como el mismo Presidente dijera recientemente, se debe luchar contra cualquier flagelo de corrupción “caiga quien caiga”. La acumulación de conflictos cada día van tomando formas nuevas de expresión, desde coserse la boca hasta las informaciones distorsionadas en medios de comunicación privadas nacionales, en consonancia con la campaña mediática internacional para ir creando un clima de zozobra contra Venezuela. Hará falta revisar, esto lo digo con toda responsabilidad, el sistema de seguridad y de inteligencia de Venezuela ante el incremento de la inseguridad en el país que hoy llega hasta nuestras comunidades rurales y que pareciera escaparse de las manos a los organismos del Estado. El reto de la dinámica social exige desactivar el cúmulo de tensión, haciendo que las alcaldías funcionen, los gobiernos estadales hagan lo propio, los ministros, viceministros y jefes de las instituciones descentralizadas y desconcentradas ponga el oído en el corazón del pueblo. Hay que insistir que las cosas funcionen como deben ser. No hay tiempo que perder o el cerco seguirá aumentando y el objetivo del enemigo es clarito: Elecciones del 2012.

 
TIPS BARLOVENTEÑO



No se si será por racismo institucional, pero el Ministerio de Cultura sigue insistiendo que la Casa de África, decretada por el presidente Chávez fue asignada para su ejecución al entonces ministro Farruco era su responsabilidad, después la pasó al ex ministro Soto y ahora se lavan las manos como Pilatos. ¿Y qué dice el alcalde de Caucagua, Juan Aponte, a todas estas? 


  -----Las dos únicas infraestructuras construidas por el Gobierno Bolivariano para los afrodescendientes, el Centro Cultural Andresote y el Centro de Estudios de Barlovento (CEIBA) lo han dejado a su completo abandono mientras que para las “bellas artes” y las orquesta de música clásica europea, el apoyo en recurso no escatima esfuerzo… ¿cómo se llama eso?

  
---El año internacional afrodescendiente está en entredicho por haber sido decretada por la ONU, organismo que aprobó la resolución de ensangrentar al pueblo Libio y ahora a Costa de Marfil. Pero será necesario realizar una Cumbre afro en Venezuela como respuesta a estos atropellos y la inclusión definitiva de los afro en las políticas públicas con miras a la construcción del socialismo del siglo XXI. Me llegan informaciones de que se montó un comité venezolano con una agenda que no tiene ni pie ni cabeza… mosca pues sus operadores no saben donde están parados sobre esta temática. 


jesuschuchogarcia@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2326 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: