Reflexiones en positivo

En un país hipotético, un alerta

En un país hipotético, desde el gobierno los funcionarios en el ejercicio de su trabajo y labores asociadas a él, se ven tentados a actuar de manera desleal por el dios oro, tentación que es muy fuerte y que en algunos casos logra llevar a su redil a algunos de los funcionarios a pesar de que otros no son presa de este poderoso dios.

Es el caso de su ministro de petróleo, que llega a las reuniones del gremio de los productores para procurar que los precios del crudo se mantengan en niveles aceptable por los países productores y la presión de los grandes comerciantes del crudo es tal que el ministro le manda un correo a su presidente en estos términos “señor presidente, mande a otro a negociar porque están llegando a mi precio”, este funcionario en su debilidad ante el dios oro, asumió la posición de informarle a su presidente para que tomase las medidas ante de que ocurriera un acto deshonesto. Pero cuántos seres humanos tendrán esa forma de actuar, en particular si en ese país hipotético, nunca ha sido castigado ningún funcionario por actos indeseados durante su ejercicio en la gestión pública.


Incluso, se llega al extremo que funcionarios que han dejado de serlo, y que están abiertamente en contra del gobierno son procesados y no los sancionan por haber malversado fondos públicos, lo que hace que algunos piensen “si a los de oposición no los castigan por corrupción menos serán castigados los adeptos al gobierno”. A esto un interlocutor dice, si recordamos los últimos días de Jesús de Nazaret, podemos observar que Jesús separó de su lado a Judas porque este no mantuvo la conducta deseada en su prédica, y decía, eso es un buen ejemplo a seguir, poner a alguien que no esté ligado a los funcionarios, en especial los más cercanos al gobernante, para que pueda investigar sin compromisos y determinar si está incurso en actos de malversación, corrupción, etc., y si lo están, dejar de lado los nexos y compromisos y llevarlo a la justicia para que purgue por las faltas cometidas, lo cual sería una buena forma de dar el ejemplo y hacerlos recordar el dicho popular: “cuando veas las barbas de tu vecino ardiendo, pon las tuyas en remojo”.


Menos mal que se trata de un país hipotético y no uno real, porque eso sería una buena alerta para funcionarios y quienes aspiren administrar la hacienda pública.


lealsig@yahoo.com 

siglea@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3896 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad