Haiti: Ya basta del Capitalismo. Revolución Socialista Ya

Desde 1915, la primera intervención de Norteamericana en Haiti, nunca como hoy esta tan evidente el fracaso de la política gringa por el control absoluto en la Política, Económica y Militar de Haiti. 

A pesar de que el Presidente Sudre Dartiguenave fue electo por la asamblea legislativa con unos cuantos pinchazos de las bayonetas norteamericanas, se rehusó a firmar el Tratado de 1915 con los Estados Unidos, que imponía la rectoría de impuestos, tutelaje financiero y la citada Guardia Nacional extranjera. Entonces, tranquilamente, los marines se apoderaron de la aduana; y cuando protestó Dartiguenave la marina de los Estados Unidos asumió los poderes y responsabilidades del gobierno bajo una ley marcial.

Con supremo tacto los norteamericanos introdujeron trabajos forzados para la construcción de carreteras (la convée), en el único país del mundo que ha conocido una afortunada revolución de esclavos. Se extendieron las sublevaciones, especialmente en el norte. En represalia los marinos mataron 3500 hombres, según fuentes haitianas; 1500 según cálculos de la investigación ordenada por el Senado norteamericano en 1921-1922.

La marina actuó como escuadrón de fuego para el National City Bank de Nueva York: Cuando el Gobierno haitiano vaciló en transformar el Banco Nacional de la República de Haití (hasta entonces controlado por capitalistas franceses), en subsidiario del National City Bank, y se negó a entregarle el monopolio de la importación de moneda oro, las autoridades de ocupación retuvieron los salarios del Presidente de Haití y de otros altos funcionarios.

El Gobierno se opuso a la conversión de su deuda interna al 6% en deuda externa al 7%, como amenaza a su soberanía. Pero naturalmente, nada pudo hacer en el asunto. En 1922 fueron puestos en circulación los primeros $16.000000 de un préstamo de $40.000.000 del National City Bank. El anticipo fue utilizado en parte para pagar intereses sobre los bonos del ferrocarril haitiano, garantizados por el Gobierno. El presidente de la compañía ferrocarrilera era el Roger Farnham, quien también era vicepresidente del National City Bank de Nueva York, así como vicepresidente del Banco Nacional de la República de Haití. Estas acciones del ferrocarril, que habían pertenecido a Francia, pudieron haber sido compradas en el mercado francés por menos de $800.000. Pero el asesor financiero norteamericano permitió que los intereses se acumularan hasta $2.000.000 y después los pagó. ¡El National City Bank obtuvo por lo menos el sesenta por ciento de la operación! Originalmente la mayoría de los oficiales de la ocupación fueron traídos del sur, por ‘ su experiencia en manejar negros’ . Al Presidente de Haití, por su color, se le prohibió poner el pie en el club de los oficiales norteamericanos en Puerto Príncipe. El aspecto más detestable de la ocupación fue que ultrajó el alma de los haitianos, al enseñarles por primera vez que formaban una nación. 

Por acuerdo concertado en Puerto Príncipe el 7 de agosto de 1933, el gobierno norteamericano accedió a retirar del territorio haitiano las fuerzas militares que permanecían allí desde 1915, restaurándose con ello la completa soberanía de la nación haitiana y borrándose aquella página no demasiado brillante de la diplomacia del dólar. El servicio aduanero de Haití permaneció, no obstante, bajo la dirección de un delegado fiscal y de un delegado fiscal adjunto designados por el presidente de Haití bajo los dictados del presiente de los Estados Unidos. En el acuerdo se estipulaba además, entre otras cosas, que el gobierno haitiano no asumiría sin lactescencia del referido delgado fiscal ninguna nueva obligación financiera, salvo en el caso de que las rentas ordinarias, una vez satisfechos lo gastos corrientes de la administración pública, fuesen suficientes para asegurar el pago de tal obligación.

‘ Entre 1915 y 1933, o sea desde que el presidente Wilson autorizó la ocupación de Haití, hasta que el presidente Roosevelt negociara la desocupación, transcurren 18 años. Es un periodo crítico en la historia internacional del hemisferio occidental, pues nunca llegó la tirantez entre las Repúblicas americanas y los Estados Unidos a un grado más intenso y nunca había sido tan vehemente el sentimiento de antiamericanismo, desde México hasta el extremo sur del continente’

El 1 de enero de 1934 los Estados Unidos firman un nuevo tratado con Haití. Por el mismo los consejeros norteamericanos eran reemplazados por un representante de esa nación encargado de fiscalizar las aduanas de Haití a fin de garantizar el pago de los empréstitos efectuados. 

Las tropas norteamericanas abandonaron Haití el 15 de agosto. Antes de esta fecha el presente Vincent había colocado la gendarmería de Haití bajo el mando de un comandante nativo. El suceso del abandono militar del país, que hizo vibrar a toda la nación, tenía lugar durante el mandato presidencial estadounidense de Franklin Delano Roosevelt. Terminaba al menos la intervención militar, la mal llamada ‘ misión civilizadora’ , un tanto insensata y larga. Después de diecinueve años de ocupación, los marines dejaban la tierra haitiana ‘ la isla mágica’ , ‘ tierra de encantamiento’ , ‘ isla encantada’ o ‘ isla de las flores’ . 

QUIENES DUVALIER 

François Duvalier Presidentes de Haití 1957 – 1971

Predecesor  Antonio Thrasybule Kebreau

Sucesor  Jean-Claude Duvalier

Datos personales

Nacimiento  14 de abril de 1907

 Haiti.             Haití, Puerto Príncipe

Fallecimiento  21 de abril 1971, 64 años

Cónyuge  Simone Ovide (1939–1971)

Hijos  Marie Denise, Nicole, Simone, Jean-Claude

Ocupación  político, médico 

François Duvalier (Puerto Príncipe, Haití, 14 de abril de 1907 - 21 de abril 1971, conocido con el sobrenombre de Papa Doc fue un médico y político haitiano, presidente constitucional de su país a partir de 1957 y posteriormente, desde 1964 hasta su muerte en 1971, dictador de Haití, en calidad de presidente vitalicio 

François Duvalier nació  en la capital haitiana, Puerto Príncipe, de una familia humilde de agricultores negros originarios de la Martinica. A pesar de ello, consiguió empezar sus estudios de Medicina (lo que justifica su apodo de "Papa Doc") y realizó sus prácticas en el campo. Debido a sus labores médicas en la lucha contra el tifus, paludismo y otras enfermedades tropicales con la gente más desfavorecida alcanzó una gran consideración y notoriedad. En 1939 se casa con Simone Ovide y en 1946 llega a ser director general del Servicio Sanitario Nacional. En 1949 pasó a ser Ministro de Sanidad y de Trabajo. Tras oponerse al golpe de Estado que lleva a cabo Paul Eugéne Magloire, se ve obligado a esconderse y a pasar a la clandestinidad hasta que se proclama una amnistía en 1956. 

En 1957 las circunstancias cambian, se promulga una nueva constitución y François Duvalier, apoyado por el Ejército, triunfa en las elecciones presidenciales haitianas, para un período de 6 años. Llevó a cabo una campaña electoral de tipo populista, preconizando una estrategia pro negritud, en la que apelaba a la mayoría afrohaitiana y que se oponía a la elite mulata que estaba en el poder. Duvalier renovó la tradición del vudú y posteriormente lo usó para consolidar su poder, afirmando que él mismo era un hougan (es decir, un sacerdote del vudú). Duvalier imitó de modo deliberado la imagen del Barón Samedi (dios de la muerte y los cementerios en el panteón Vudú) en su intento de resultar aún más convincente. Usaba frecuentemente gafas de sol y hablaba con un fuerte tono nasal.

 El acuerdo Duvalier - Trujillo

El 22 de diciembre de 1958 en la frontera dominicohaitiana entre Jimaní y Mal Pase, Trujillo y el dictador François Duvalier firmaron un acuerdo de mutua protección. El acuerdo establecía entre otras cosas que ninguno de los dos gobiernos permitiría en sus respectivos territorios actividades subversivas en contra de alguno de ello, ni que los exiliados políticos realizaran propaganda sistemática incitando al empleo de la violencia en contra de sus estados. 

Después 29 años de la dictadura de los Duvalier y 25 años de la injerencia en la política del país, Estados Unidos no pude establecer un gobierno títere en Haiti en la Elección Popular del 28 de noviembre de 2010. 

Después la caída de la Dictadura en 1986, la maniobra del imperio no esta dando resultado, en el año 1987 en plena fila por vía electoral ametrallaron al pueblo para impedir la llegada del jurista Gerard Gourgue al Poder, en 1990 la victoria contundente del Presidente Aristide, igualmente en 2006  Presidente Preval y ahora en 2010 Terremoto y el envenenamiento del pueblo de  cólera  cuyo objetivo retornar el tirano mas criminal de Haití conocido  cómo “Baby Doc” y  victoria del cantante Michel Martely en la elección del 28 de Noviembre de 2010. 

Los Tonton Macoutes 

Duvalier trabajó para consolidar su posición política; tras sobrevivir a un atentado contra su vida en el año 1958, depuró el ejército para deshacerse de elementos que le pudieran ser hostiles. Su mandato pasó a ser mucho más brutal y represivo. En 1959, inspirado por los camisas negras del fascismo italiano creó una milicia que se conoció como VSN Voluntarios de la Seguridad Nacional para proteger su poder fuera de la capital. Los miembros de la VSN pasaron a ser conocidos posteriormente como los Tonton Macoute, y se convirtieron de algún modo en el espinazo del país. Dado que estas milicias no recibían remuneración alguna, ellos mismos inventaban sus propios medios de financiación a través del crimen y de la extorsión. Para proteger su propia integridad, Duvalier utilizaba la Guardia Presidencial. En 1956 fue electo presidente el Dr. Francois Duvalier a través de una campaña favorable para las grandes mayorías desposeídas de ese país y de raza negra. Duvalier era de los poquísimos haitianos que tuvieron la oportunidad de seguir estudios universitarios y luego de los aún más pocos en terminarlos y poder estudiar en el extranjero. Durante su primer año y medio de gobierno, Duvalier inició cambios estructurales en Haití para quitarle el poder a las elites y formar un país más inclusivo. Las elites, como suele ocurrir, colaboraron con las fuerzas armadas para darle un golpe de estado militar en 1958 sin embargo fallaron. 
 

Fue después de este fallido intento de golpe que Duvalier inició su transformación de presidente electo a dictador tiránico. Duvalier se dio cuenta que no podía confiar en el ejército y decidió "reciclarlo". Creó las Milicias Voluntarias de la Seguridad Nacional que fueron llamados los Tonton Macoutes (este nombre se refiere a una leyenda popular del Tío con costal una especie de "cuco" que se roba a los niños mal portados). Los Tonton Macoutes se hicieron cargo de las fuerzas armadas cuando Duvalier mandó a ejecutar a los altos mandos militares. Duvalier se declaró presidente vitalicio de Haití y fue así cuando inicia un régimen de terror que duró hasta su muerte en 1971 pero que su hijo Jean - Claude extendió en cierta medida hasta mediados de los ochentas. 

El gobierno de Duvalier ejerció  el poder a través de uno de los más cruentos terrorismos de estado jamas visto. Logró controlar el país y su población a través de dos medios de terror: Primero, los Tonton Macoutes que siempre actuaron como un grupo paramilitar modelado en los camisas negras del fascista Mussolini. En vez de un salario como "guardias presidenciales", estos gozaban de una amnistía legal y perpetua, entonces vivían de crímenes, extorsiones y asesinatos. La otra vía de control político fue a través de la religión, particularmente el vudú. Francois Duvalier cambió su imagen y empezó a llamarse Papa Doc. Se vestía de traje y sombrero negro, como los sepultureros del viejo oeste, que en vudú representan la muerte. Decía que las balas no lo podían matar y que él era la reencarnación del "espiritú" de Haití y los latidos de su corazón representaban a todos los ancestros de su pueblo. Fue gracias a él y a este terror físico y emocional por medio del cual gobernaba que el vudú tiene una imagen macabra para las personas ajenas a este culto. Todos los medios de comunicación tenían prohibido difundir noticias ajenas a Papa Doc y sus poderes. Fue muy común durante los setentas encontrar frases en los edificios públicos y las escuelas que decían "Papa Doc es uno en los loas, Jesús y Dios Padre" (los loas son los espíritus de los muertos según el vudú) o ver imágenes suyas sentado con Jesús de pie a su lado con la leyenda "el elegido".

Las presiones internacionales contra François Duvalier se hicieron más fuertes durante la presidencia estadounidense de Kennedy debido a la evidente apropiación de las ayudas internacionales recibidas por Haití. Esta ayuda se suspendió oficialmente en 1962, pero tras la muerte del presidente Kennedy (que Duvalier achacaba a una maldición que él mismo había lanzado) la tensión se aflojó bastante. La administración norteamericana opinó que era necesaria la presencia de un estado claramente anticomunista para contrarrestar la influencia de la vecina Cuba. 

A mediados de los años 1960 estaba bastante claro que Duvalier no tenía ninguna intención de dejar el poder. Modificó personalmente la Constitución y en 1961 volvió  a resultar elegido en las elecciones por seis años más: el escrutinio oficial señaló 1.320.000 votos a favor de Duvalier y ni uno solo en contra. Se auto- proclamó Presidente vitalicio en 1964 con poderes absolutos haciendo votar una nueva Constitución en una Asamblea Nacional compuesta por diputados que él mismo nombraba. Un mes después, en junio de 1964 fue refrendado por el pueblo como Presidente vitalicio con derecho a sucesión.

En 1966, consiguió que el Vaticano le permitiera elegir a los miembros de la jerarquía católica haitiana. Al perpetuar este nacionalismo negro, pudo reforzar también su control de la isla, al controlar las instituciones religiosas.

En esa época se inició  también el culto a la personalidad alrededor de la imagen del dictador haitiano como emblema físico de su propia nación. Como ya había  sucedido con alguno de sus predecesores, se sospecha que Duvalier trató de convertirse en emperador de Haití y de trasformar el país en una monarquía. También creó una tasa obligatoria para la población para financiar la construcción de Duvalierville, la ciudad de Duvalier que se diseñó de modo ostentoso. El dinero de este impuesto sólo se utilizó anecdóticamente en la construcción de dicha ciudad, yendo a parar en su mayor parte a las cuentas corrientes de Duvalier.

En su país, Duvalier utilizó  tanto el asesinato como la expulsión para eliminar a sus adversarios políticos. Se calcula que fueron más de 30.000 las personas asesinadas. Los ataques llevados a cabo contra Duvalier por algunos militares fueron reprimidos con una especial dureza; en 1967 la explosión de algunas bombas en las cercanías del Palacio Presidencial o Nacional acarreó la ejecución de veinte oficiales de la Guardia Presidencial. En esta oportunidad, los barcos de la marina bombardearon durante casi todo el día el Palacio Nacional. Eran barcos viejos, tres en total que armados con cañones obsoletos hicieron su mejor esfuerzo por sublevarse y derrocar a Duvalier. En el transcurso de dicho día la única oposición que hubo de parte de las fuerzas leales a Duvalier fue el intento de repeler a los marinos sublevados con el único avión de la Fuerza Aérea, un P-54 reliquia de la Segunda Guerra Mundial.

El avión al filo del medio día intentó ametrallar a uno de los barcos fallando todas las ráfagas de ametralladora disparadas. Las trazadoras hicieron impacto únicamente en el mar azul profundo de la bahía. La refriega entre barcos y el P-54 duró unos cuantos segundos. Acto seguido el avión aterrizó y no volvió a despegar más, por lo que es probable que hubiese recibido algún daño. Al filo del atardecer los barcos tomaron rumbo a Cuba llegando a Guantánamo en donde recibieron asilo. En tierra quedaron docenas de marinos que por una u otra razón no pudieron abordar. Sus casas fueron saqueadas y luego quemadas. Aquellos que corrieron con mejor suerte lograron refugiarse en las embajadas. La Embajada de Guatemala recibió a la familia de uno de los Capitanes que participó en el ataque. Aquellas familias que no lograron huir en los barcos y que no pudieron obtener asilo en alguna embajada, sin duda corrieron con una suerte terrible. Su reinado del terror mantuvo el país bajo su control directo hasta el momento de su muerte en 1971. 

Fue glorificado por sus seguidores casi como un dios y a su muerte, según su voluntad, y la Constitución que él mismo había diseñado, le sucedió su hijo, Jean-Claude Duvalier, Baby Doc, que pasó a ser Presidente vitalicio cuando sólo contaba con 19 años de edad. A la muerte de François Duvalier, Haití era el país más pobre de América, ocupaba el primer puesto en analfabetismo y la salud pública estaba en un estado desastroso. 

Al ser derrocado su hijo quince años más tarde, en 1986, el cuerpo de François Duvalier fue desenterrado y apaleado ritualmente. 

Es decir es claro y evidente el fracaso del imperio, porque el pueblo haitiano con todo sus limitaciones, siempre ejerce su voluntad en la urna.

Estados Unidos, ha puesto en Haití la fabrica del Hambre, la miseria y el empobrecimiento del país, para la expansión de su política de exilio sin retorno de los Haitianos para condenar a trabajar en sus Fabricas y cómo  domestica en condición de Esclavo.

Acabaron con nuestra Agricultura, la Pesca y el Turismo, para reemplazar con la política de migración de los Haitianos para el mundo, de manera que el país de puerto y los Haitianos en mercancía para la producción de Capital Burguesa. 

Analizando en este momento los acontecimientos que vive el hermano pueblo haitiano, constatando que  el  Dictador Duvalier posee su Pasaporte diplomático desde 2005, año después del secuestro del Presidente Aristide, es decir que ya el imperio tenia el plan de regreso de Duvalier en Haití y el  Demócrata Aristide hasta ahora esta negada su posibilidad de su pasaporte.

El regreso de Duvalier poner en evidencia el Fracaso de la política absoluta del imperio norteamericana en Haití, un fraude electoral el 28 de Noviembre.

La reunión de la primera semana de mes de enero entre el Presidente Obama y el Presidente Sarcozy.

La llegada del representante de la política exterior  del Congreso Norte Americana de la extrema derecha como Ileana Ros-Lehtima en Haiti.

Y después el Domingo la llegada inesperada del Dictador más  criminal de nuestra Ámerica, el lunes la llegada silenciosa del Secretario General de la O.E.A  José Miguel Insulza en Haiti. 

Esta tan evidente que Duvalier representa la Ultima carta de los Estados Unido en Haití. Para evitar la Llegada en el poder de otro gobierno popular en Haití que representa el fracaso, de 54 años de fracaso de la intervención Norteamericana en Haití, que hoy Michel Martely representa un segundo Aristide en Haití.  

 El Presidente Préval ha subrayado en varias ocasiones que el Consejo Electoral Provisional va a reflejar la voluntad de mayoría de la nación haitiana.   

Papa Doc y sus Tonton Macoutes 

Corre y va de nuevo... el estudio la historia es fundamental para no caer en las mismas muladas de antes. Digo esto en parte por las reacciones internacionales al caso de Honduras. ¿Aisalr al país? ¿Imponer un bloqueo? Personalmente a los golpistas y a los que apoyan estas medidas los meto en el mismo costal. Parece que lo importante no es la gente, el hondureño de a pie, ese mismo que le pela la estaca los berrinches de izquierdas y derechas. De cangrejo le hacen todos los entacuchados amigos y enemigos del presidente depuesto de aquel país, el pueblo como siempre les importa un carajo y por lo tanto este resulta ser la verdadera víctima de todos los cachimbeos. La OEA actuó de manera efectiva en un caso similar, fue en Haití en 1992 cuando el General Cedrás le hizo un golpe de estado al presidente Aristide. En aquella ocasión la OEA también hizo un llamado para aislar a aquel país (ya de por si sumido en la miseria) para bloquearlo comercial y económicamente. El resultado fueron tres años de un gobierno militar que fue depuesto por otra intervención más de los fuego contra fuego, pero lás únicas víctimas de quemaduras en primer, segundo y tercer grado fueron los haitianos de a pie. La historia de Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, es realemnte triste. Los abusos de potencias extranjeras y de presidentes corruptos han sumido a ese país en una miseria total y en una espiral de violencia anárquica parecida a los que Hobbes describió como el "estado natural" del hombre, un mundo basado en una ley nada más: la del más fuerte. La primera mitad del siglo fue un hervidero político en Haití. Las diferencias políticas entre la elite de aquel país (que no eran de raza negra) se resolvían de forma violenta o al intervencionismo de los Esteits esta situación fue así hasta mediados de los años cincuenta del siglo pasado.

Tres años después de haberse declarado presidente vitalicio, Papa Doc controlaba el país entero. La corrupción estaba a la orden del día al igual que las torturas y asesinatos dirigidos por los Tonton Macoutes. Irónicamente el sistema racista de las élites "no-negras" contra las que Papa Doc llego al poder fue excluído por un régimen de terror que sumió a los haitianos en la miseria.

Inmediatamente después de acceder a la presidencia de Haití, Duvalier nombró Comandante en Jefe de la Milicia al temido bokor (brujo) de Gonaïves  Zacharie  Delva , y comenzó a reivindicar el vudú como "religión oficial". Su guardia personal, una especie de "policía esotérica", eran los Voluntarios de la Seguridad Nacional, los temidos Tontons Macoutes, que se ocuparon de sembrar el terror en Haití. El nombre Tontons Macuoute (los "hombres del saco"), proviene de un viejo cuento popular haitiano que amenaza a los niños traviesos con que su tonton (tío) se los llevará en su macoute (saco).

 Los pocos que tuvieron la oportunidad de realizar estudios emigraron a los Esteits, a Canadá, a Europa y al África para escapar del régimen de terror de Papa Doc. Durante la administración Kennedy, los Estados Unidos se empezaron a distanciar de Duvalier en gran parte porque este decía que la política exterior de los Estados Unidos era racista puesto que ayudaba a Trujillo (otro dictador jueputa) en la República Dominicana a costas de los "pobres negros" de Haití. Sin embargo, cuando Papa Doc observó que no podría aguantar un aislacionismo departe de los gringos (por razones comerciales), creó toda una campaña justificando las barbaridades de los Tonton Macoutes como acciones anticomunistas.

De repente, Haiti estaba plagado de comunistas según Papa Doc que decretó una ley anticomunista la que permitía mandar a estos al exilio, a la cárcel o ejecutarlos. Independientemente de las razones, todos los opositores de Papa Doc fueron acusados de comunistas y muchos de los asesinados también. Sin embargo, como se logró ganar la confianza de Gringolandia fue al votar a favor del embargo contra Cuba en 1962.

Papa Doc murió en 1971 y lo sucedió su hijo Jean-Claude quien siguió las mañas de su padre por varios años hasta que fue depuesto por manifestaciones populares en todo el país. A pesar de eso, las secuelas de terror y violencia que su padre dejó en el país caribeño se pueden ver hasta el presente. El caso de Haiti vale la pena estudiarlo para entender que el remedio contar los abusos de poder no es el de luchar fuego contra fuego o aplicar la ley del talión. Hacer esto implica pasar del rol de víctima a victimario, esta es la historia de muchos de nuestros países, que al parecer no hemos aprendido o preferimos ignorar.

Duvalier nació el 3 de julio de 1951 en Puerto Príncipe, donde estudió Derecho en la Universidad de Haití. En 1971, a los 19 años, asumió como sucesor de su padre, Francois Duvalier, Papa Doc, quien gobernaba desde 1957, prolongando así una dinastía familiar que duró 29 años y que representa uno de los capítulos más oscuros de la historia haitiana, representado por asesinatos, torturas y desapariciones de opositores políticos, mediante la policía secreta de los Tonton Macoutes. 

Según Zenen Santana, de la universidad británica de Durham y experto en relaciones internacionales en el Caribe, la “dictadura de la familia Duvalier” es el claro ejemplo de un modelo que se ha repetido a lo largo de la historia haitiana hasta el siglo XX, con presidentes civiles y militares corruptos, con un control total de la sociedad, que usaban cualquier método para mantener el poder y que son los causantes principales de la miseria y postración en la que se encuentra actualmente esta isla caribeña. 

“Esa es una de las características que representa la historia de Haití en los últimos 200 años: dictadores políticos (...) que se iniciaron imitando al modelo europeo de gobierno, al estilo de emperadores”, recalca Santana. 

“A través de distintas décadas, hubo gobiernos en Haití que crearon verdaderos estados depredadores. Un buen ejemplo es la época de los Duvalier, que se destacaron por un desvío de recursos, más que un uso razonable en bien de país”, corrobora Juan Carlos Moreno Brid, asesor regional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

En efecto, Duvalier ha sido acusado de desviar más de cien millones de dólares en su presidencia bajo el pretexto de obras sociales, la mayoría transferidos a bancos suizos. 

A diferencia de su padre, Jean Claude Duvalier, con su pesada figura, su dificultad para hablar, su timidez, su rostro redondo y su gusto por los uniformes recargados, no eran la imagen clásica de un dictador implacable, pero las organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos lo consideran responsable de la tortura, muerte y desaparición de miles de opositores. 

“Bajo la presidencia de Duvalier y sus Tonton Macoutes, miles de personas fueron asesinadas y torturadas, y otros cientos de miles de haitianos huyeron al exilio. Hace tiempo que debe rendir cuentas”, asegura José Miguel Vivanco, director de la ONG Human Rights Watch para las Américas. 

“Las extendidas y sistemáticas violaciones de derechos humanos en Haití bajo el mando de Duvalier equivalen a crímenes contra la humanidad”, según Javier Zúñiga, consejero de Amnistía Internacional. 

Ciertos analistas e historiadores afirman que frente a la política intransigente de su padre, Jean Claude Duvalier intentó cierta liberalización, pero solo fueron concesiones obligadas por las exigencias de la política de defensa de los derechos humanos promovida por el entonces presidente de EE.UU., Jimmy Carter (1977-1981). 

Aunque convocó a elecciones legislativas en 1984, la oposición no participó, pues encarceló  a sus dirigentes.

Después de su casamiento con Michele Bennett, una rica heredera de la burguesía mulata, protestante y divorciada, Baby Doc frenó la liberalización, pues volvió a controlar los diarios y arrestar a opositores. 

A pesar del exilio de 'Baby Doc', la paz no llegó inmediatamente a Haití. En 1987 se promulgó  la nueva Constitución, a la vez que se producen grandes disturbios en la ciudad de Jean Rabel, al noroeste del país. Al año siguiente se celebraron las primeras elecciones tras la caída de los Duvalier, en las que resultó vencedor Leslie Manigat. Éste sería derrocado por un golpe de estado dirigido por el general Henry Namphy. Un par de meses más tarde el general Proper Avril derroca a Namphy y se autoproclama presidente. 

En 1989 fracasa otro golpe contra el gobierno. A consecuencia de éste, el general Avril proclama el estado de sitio, que levanta nueve días después. Tras diez días de fuertes protestas populares, Avril presenta la renuncia el 10 de marzo de 1990, haciéndose cargo de la presidencia Ertha Pascal-Trouillot, magistrada de la corte suprema. En diciembre de ese mismo año, convocadas las primera elecciones auténticamente democráticas en el país, sale elegido presidente Jean Bertrand Aristide, un sacerdote católico. 

Tan sólo un mes después, Roger Lafontan, ex jefe de los Tontons Macoutes (la temida policía personal de los Duvalier) toma el Palacio Presidencial y obliga a renunciar a la presidenta, pero las fuerzas leales al régimen constitucional logran abortar el intento de golpe de estado. Aristide toma posesión del cargo en febrero y es derrocado por un golpe dirigido por el general Raoul Cedras en septiembre. La OEA envía a los altos mandos militares un mensaje en el que afirma que no reconoce a los miembros de la junta militar, y que está considerando el envío de una fuerza multinacional. Poco después, la Asamblea de la OEA vota por unanimidad una resolución que congela todos los bienes del país en el exterior y decreta un embargo comercial para obligar al gobierno a reinstalar en el poder a Aristide. Mientras la cámara de Diputados y el Senado haitianos, bajo la supervisión de los soldados armados, ratifican como primer ministro a Jean Jacques Honoret, Estados Unidos comienza a devolver los refugiados haitianos interceptados en alta mar cuando pretenden llegar a territorio estadounidense. 

En 1986, la situación de Haití se agrava y tras ser derrocado por una revuelta popular el 7 de febrero fue forzado a dimitir por EE.UU. y marchó al exilio.

Pero la historia de los Duvalier no es única en Haití, que fue el segundo país de América que logró  la independencia, en 1804, después de EE.UU., pero que en la práctica pasó a ser controlado por Francia, que le obligó a pagar una “compensación” por perder su colonia caribeña más próspera, que producía en el siglo XVIII el 75% del azúcar mundial. 

El retorno de Jean Claude Duvalier ha despertado la expectativa de jóvenes que no vivieron su gobierno y de personas que han perdido la esperanza de que las cosas cambien y les da igual quien gobierne.

 Jean-Claude Duvalier (Baby Doc) junto a su padre, el también dictador Francois Duvalier, más conocido como Papa Doc.

Ampliar imagen 

 Jean-Claude Duvalier (Baby Doc) junto a su padre, el también dictador Francois Duvalier, más conocido como Papa Doc.

Un vendedor camina junto a un graffiti a favor del ex dictador Jean Claude Duvalier.

 Un vendedor camina junto a un graffiti a favor del ex dictador Jean Claude Duvalier. 

El retorno a Haití del ex mandatario vitalicio Jean Claude Duvalier, derrocado por una revuelta popular en 1986, tras quince años de ejercer un poder absoluto, revivió  en el país más pobre de América los fantasmas de una dictadura familiar que reprimió y mató a miles. 

Los jóvenes haitianos que nunca vivieron bajo la dictadura de los Duvalier creen que el retorno de Baby Doc es la solución para la crisis general del país: corrupción, desastres naturales, enfermedades. Por ello cientos lo recibieron con gritos de “Duvalier presidente”. 

”Tenía solo un año cuando Duvalier se fue de Haití, pero he escuchado tanto de él que he querido venir a verlo cara a cara. La gente dice que cuando él era presidente había más seguridad, más respeto a las personas, que la gente vivía mejor y que desde que se fue el país marcha muy mal”, afirma Daniel de 26 años, en un artículo del diario español El País. 

Pero quienes vivieron bajo su régimen dan testimonio de una época de terror y aún temen hablar al preguntarles su opinión sobre el retorno de Baby Doc. “¿Estás bromeando? Me mataría. ¿No conoces a Duvalier?”, dijo una persona que no se identificó. 

Víctima de la Dictadura 

“Perdí a 19 familiares durante esos años de dictadura”, dice Marleine Bastien, de la organización Mujeres Haitianas de Miami. “No puedo entender que hoy la gente reciba a Duvalier como un héroe”, expresa con furia Liliane Pierre-Paul, reportera de radio, arrestada y exiliada en su gobierno,  Fritz St louis exiliado en diciembre de 1984 en Venezuela . 

¿Acaso Jean-Claude Duvalier no mató a demasiadas personas? ¿No robó demasiado dinero? Tal vez sí. 

Cronología

La era baby doc

1971, abril

Fallece el dictador haitiano Francois Papa Doc Duvalier y su hijo Jean-Claude Baby Doc Duvalier, de 19 años, asume como presidente vitalicio.

1985, abril

Después de protestas callejeras de grupos religiosos contra Duvalier se enfrentan manifestantes y la guardia de Duvalier, Tonton Macoutes.

1985, 27 de noviembre

Tres estudiantes son asesinados por las fuerzas de seguridad en Gonaives.

1985, diciembre

Crecen las protestas y Duvalier cambia su gabinete.

1986, enero

Duvalier cierra escuelas y universidades, censura las radios. Más de 50 muertos a manos de los Tonton Macoutes. Gobierno declara 30 días de estado de sitio.

1986, 31 de enero

El vocero de la Casa Blanca Larry Speakes anuncia el colapso del gobierno de Duvalier.

1986, 7 de febrero

Duvalier y sus familiares parten a Francia en un avión militar. Asume un Consejo Nacional de Gobierno que es liderado provisionalmente por el general jefe del comando conjunto, general Henri Namphy.

1986, 10 de febrero

Un gobierno provisional dirigido por Namphy nombra gabinete, disuelve la Asamblea y la guardia Tonton Macoutes, reabre escuelas, libera a los prisioneros políticos e intenta recuperar los bienes de Duvalier.

1987, 29 de marzo

La constitución prohíbe la candidatura de los Duvalieristas por 10 años.

2007, mayo

Un tribunal de Ginebra bloquea $ 6,2 millones que Duvalier guardó en Suiza.

2010, 16 de enero

Después de 25 años en el exilio, Jean Claude Duvalier regresa a Haití, que trata de recuperarse de un devastador terremoto que dejó 300 mil muertos, una epidemia de cólera y una crisis electoral.  

El Presidente Préval ha subrayado en varias ocasiones que el Consejo Electoral Provisional va a reflejar la voluntad de mayoría de la nación haitiana. 

Presidente Preval es el garante de la Constitución, el  burlado y violado, la constitución y el conspirador en contra  el pueblo Haitiano de la elección del 28 de Noviembre. Porque no va a participar en la segunda ronda electoral si mayoría del pueblo voto por el, “José” Michel Martely la segunda ronda con la Sra. Hyppolite Manigat, pero no al candidato de la Unidad Jude Celestin  miembro del partido de preval, y candidato del Imperio de la ONU. Nosotros no estamos sorprendidos por la declaración de tormenta turbia e inconsistente la embajada de EE.UU. Estados Unidos ha perdido el concepto de derecho del estado. Tenemos que seguir diciendo que la pobreza es una fuente de pesar infinito inagotable que cada uno puede utilizarlo para su propio interés en el momento oportuno.

Abajo pensamiento de Franklin Roosevelt malditos! por qué Estados Unidos que hoy nos divide.   

Pero nadie dice nada de todo de la calamidad del pueblo Haitiano.  

Por fin alguien dice algo  

Organización de Estados Americanos (OEA) destituyó a su representante especial en Haiti, Ricardo Seitenfus, luego de la publicación de una entrevista en la que el funcionario cuestionó el papel que desempeña la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haiti (Minustah 

Seitenfus explicó en una entrevista al periódico suizo Le Temps, divulgada el pasado 20 de diciembre, que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de quien depende la fuerza militar de la Minutash, ha impuesto la presencia de tropas en Haiti a pesar de que el país no vive una situación de guerra civil. 

"La nación centroamericana no es una amenaza internacional. No estamos en situación de guerra civil. Haiti no es ni Irak ni Afganistán. Y sin embargo, el Consejo de Seguridad (de la ONU), ante la falta de alternativa, ha impuesto a los cascos azules desde 2004, tras la salida del Presidente”, afirmó el diplomático brasileño al periódico suizo Le Temps 

Seitenfus, quien tenía previsto terminar su mandato en los próximos meses, afirmó que Haiti en el escenario internacional paga esencialmente su gran proximidad a Estados Unidos. 

Para el diplomático de la OEA, esa nación ha sido objeto de una atención negativa por parte del sistema internacional. “Se trata, para la ONU, de congelar el poder y de transformar a los haitianos en prisioneros de su propia isla”, dijo.

El removido representante del organismo multilateral explicó en la entrevista que a los pobladores de Haiti se los castiga por declarar su independencia en 1804 y cometer un crimen de lesa majestad para un mundo inquieto. 

“Occidente es entonces un mundo colonialista, esclavista y racista que basa su riqueza en la explotación de tierras conquistadas.  Entonces, el modelo revolucionario haitiano da miedo a las grandes potencias”, expresó  

 Como dice  un periodista en articulo sobre la República Democrática de Congo Jacques Depelchin ( Para ser consiente de la envergadura del desafío y del ejemplo de la respuesta a dar deberíamos entender que, en Haití, de 1791 a 1804, denunciaron, con otras palabras, la brutalidad de la esclavitud. En la lógica de los “descubridores” , un africano encadenado que logra liberarse, recuperando su libertad, debe ser completamente aplastado, sin excepción. El acabar con Haití como decía un expresidente norte americana Jhonson, (debemos sembrar de plaga en esta isla, por ser los males ejemplo, de romper las cadenas de la esclavitudes) acabar con los interés de los imperios, persisto es la continuación de esta receta (carajo) ( fout toner ). 

Por fin alguien dice algo  

Por fin el pueblo Haitiana tiene un aliado, que ya el Sr Ricardo Seitenfus no aguanto más, el no quiere ser mas cómplices de este crimen de lesa humanidad contra el pueblo haitiano.

Y que espera estos jefes de Estados (progresista) Latinoamericana en caso de Haiti, ellos si esta dispuesta a cometer este crimen, ellos esta dispuesto a cumplir el orden Imperial, que el Sr Ricardo no quiere cumplir más.  

Yo pregunto que mal que hizo Haiti contra, Bolivia, Ecuador, Argentina, Uruguaya,Paraguay, Brasil y Perú.  

Que espera para retira su tropa en Haiti. 

Vamos hacer un referéndum Continental para preguntar a los pueblos de América que si ellos están de acuerdo con la participación de su países en este genocidio contra el pueblo hermano Haitiano. 

Pero nadie dice nada de todo la calamidad del pueblo Haitiano.  
 

fritzsaintlouis8@gmail.com 

 (*) Coordinador del MOUSHA 

Secretario General de CACHA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2791 veces.



Fritz St Louis (*)


Visite el perfil de Fritz San Louis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a117941.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO