Salinas de Gortari, padre de Zedillo, Fox y Calderón, buscará imponer a Peña Nieto en la Presidencia en 2012

1. Carlos Salinas de Gortari, quien fue presidente de México de 1988-94, después de ser el político más odiado del país (que incluso se autoexilió –andando de país tras país-durante 10 años por miedo a ser linchado) por ser el más entreguista y corrupto; pues desde hace algunos años anda libre y campante en el país moviendo nuevamente los hilos de la sucesión presidencial. ¿Por qué es tan poderoso Salinas? Simplemente porque creó entre los priístas “modernos” y los panistas “neos”, una gran cantidad de políticos y empresarios a su servicio que hoy controlan el gobierno, la economía nacional y los medios de información. Fue uno de los políticos más hábiles, de mayor sagacidad, pero sobre todo, de mayor cinismo. No en vano buscó imponer en México un “maximato” con Colosio (que se le indisciplinó), sería el jefe máximo que instalaría su poder tras el trono. Pero en 1994 no sólo surgió el levantamiento Zapatista sino que toda la familia Salinas fue acusada de corrupción y su hermano encarcelado.

2. Hoy Salinas es el asesor, ideólogo, jefe de campaña del flamante precandidato presidencial del PRI, Peña Nieto. Éste no solamente es el candidato directo de Televisa y los empresarios, sino que también de ese enorme grupo de Salinas que domina el PRI y penetra al PAN. Por ello el futuro candidato presidencial del PAN sólo servirá de relleno y de palanca; la batalla será entre Peña Nieto y López Obrador, único político que ha recorrido todos los municipios del país en dos o tres ocasiones y ha organizado miles de comités políticos. AMLO no tendría ningún apoyo de las clases altas, todas se unirán contra él para destruirlo; pero puede acudir –si al fin se decide- a posiciones radicales llamando a luchar contra la explotación y la opresión capitalista para mover a todas las clases explotadas y oprimidas, aunque busquen descalificarlo. Puede haber en México mucha gente decidida que haya perdido la confianza en gobierno, partidos y elecciones y esté esperando a luchadores sociales más serios.

3. En mayo de 2008, escribí un artículo acerca del expresidente Carlos Salinas con motivo de la aparición de su libro. “La década perdida (1995-2006) Neoliberalismo y populismo en México”. Salinas buscaba destruir a los gobiernos que le sucedieron de (Zedillo y Fox) pero también el de López Obrador en la capital de la República que “llevaron al traste al país en lo económico, en lo político y en lo social; dejaron una población sumida en la miseria y en la desesperanza, en el egoísmo y en la soledad”. López Obrador (decía) es el máximo exponente del populismo autoritario, que no es otra cosa que la restauración del viejo PRI. Es el populismo de los programas clientelares, para quien el pueblo es una masa disponible, sin capacidad para conducir organizadamente su destino; el populismo de las obras de relumbrón sin sustento financiero transparente, sin rendición de cuentas, que debilita a las instituciones y al estado de derecho y que pretende perpetuarse en el poder. (Ver Proceso)

4. No puede olvidarse que el neoliberalismo se impuso en México y en el mundo al iniciarse la década de los 80 con la fuerza económica y militar de los gobiernos de Reagan y la Thatcher. En México fue el presidente De la Madrid (1982-88) quien puso en marcha el neoliberalismo en 1982 y el personaje más importante de su gobierno fue Salinas de Gortari quien lo bautizó como “liberalismo social”. Aunque Manuel Bartlett y Silva Hérzog eran presidenciables, Salinas era el que dominaba al presidente, como más tarde se demostró al eliminar a sus competidores. Daba la impresión (hubo muchas muestras) que ante el carácter débil del presidente y la siniestra habilidad de Salinas, éste funcionaba algo así como “el poder tras el trono”. Así que desde 1982, en el proceso privatizador de las empresas paraestatales y en su venta masiva a empresarios privados, intervino abiertamente el Secretario de Programación y Presupuesto que buscaba manejar también la secretaría de Hacienda.

5. El gobierno de Salinas (1988/94) consolidó el neoliberalismo en México y su política privatizadora se convirtió en la base de los programas de los siguientes gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón. Salinas, al lanzar en su reciente libro acusaciones contra las presidencias de Zedillo y Fox, así como contra López Obrador, parece (como dicen en México) “el burro hablando de orejas”, es decir, acusa a Zedillo y Fox como neoliberales cuando fue él mismo el que consolidó ese modelo en el país y hace lo mismo contra el “populismo” de AMLO cuando el mismo (Salinas) quiso engañar al pueblo con un demagógico programa de solidaridad (Pronasol) exclusivamente político y manipulador. Salinas se muerte la cola, por eso no podrá engañar a nadie con ese libro con el que quiere limpiar su imagen. Quiere como el argentino Ménem y el peruano Fujimori (traidores de sus pueblos), regresar con bombo y platillo a la escena política.

6. Lo que no se puede negar es que este personaje (Salinas) sigue teniendo fuerza política. Ninguna entre la población trabajadora, aunque sí mucha entre los políticos del PRI y del PAN que aún siguen ocupando altos cargos. ¿Puede acaso el PAN olvidar que después del apoyo que le brindó a Salinas para asumir la presidencia, gracias a él obtuvo las primeras gubernaturas, los millonarios financiamientos, así como el “cumplimiento de su viejo programa” privatizador de tierras, relaciones con el Vaticano, apertura del petróleo a la inversión privada, etcétera? Salinas está disgustado con Zedillo por –como arriba he dicho, el encarcelamiento del hermano “incómodo” que saqueo riquezas del país y expuso a la vista del mundo la gran corrupción imperante de su sexenio; pero no podrá desligarse del neoliberalismo que le puso como apellido “social” para desviar las críticas. La realidad es que el cinismo de los juicios del autor del libro no tiene límites.

7. Como si no fuera el papá del neoliberalismo en México Salinas escribe y describe bien, pero con un cinismo que da ganas de arrojar un vómito en su cara. Escribió que “La esencia del neoliberalismo está en su fundamentalismo de mercado… Los gobiernos neoliberales convirtieron en doctrina el llamado Consenso de Washington. Todo en el marco de un país (México) postrado social y económicamente, pues en unos cuantos años entregaron el sistema de pagos, duplicaron la deuda pública y lo contaminaron de la enfermedad holandesa. Entre los neoliberales el mercado representó la realidad absoluta, el crecimiento económico fue una meta privada. En lo social promovieron el asistencialismo: el apoyo individualizado, focalizador, impuesto desde la autoridad para debilitar la organización popular… El resultado final fue el egoísmo y la soledad”. Sin duda Salinas tiene razón en la descripción que hace del neoliberalismo, pero se muerde la lengua.

8. En cuanto al petróleo, asunto que ha iniciado su discusión en México para evitar su privatización por el gobierno de Calderón, Salinas escribió: “Al término de la década neoliberal (1995/2006), PEMEX resultó una empresa prácticamente quebrada. Al final de 2005 Pemex tenía activos por un valor de 84 mil millones de dólares (MMD) pero pasivos (deudas más exigencias laborales) por 81 mil millones. Para 2006, la deuda reconocida de PEMEX ascendió a 614 mil millones de pesos (el doble que en 2001), cifra a la que había que incluir los Pedigueras acumulados por 42 MMD. El valor contable de PEMEX se volvió negativo durante el neoliberalismo. Los recursos derivados de aumentos temporales del precio del petróleo no se invirtieron en un fondo de contingencia. El neoliberalismo hizo un uso inadecuado del ingreso por los altos precios del petróleo que no se canalizaron para nuevas exploraciones de PEMEX”.

9. El expresidente Salinas, aunque diga misa y dibuje mil esquemas, no podrá convencer a nadie de su “antineoliberalismo”. Quiere hacernos olvidar que fue él que en 1992 expidió,Se expide una nueva Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios donde se establecen los lineamientos básicos para definir las atribuciones de Petróleos Mexicanos en su carácter de órgano descentralizado de la Administración Pública Federal, responsable de la conducción de la industria petrolera nacional. Esta Ley determina la creación de un órgano Corporativo y cuatro Organismos Subsidiarios, que es la estructura orgánica bajo la cual actual opera actualmente PEMEX. Dichos Organismos son: a) PEMEX Exploración y Producción, b) PEMEX Refinación, c) PEMEX Gas y Petroquímica Básica y d) PEMEX Petroquímica. ¿No fue acaso esta medida la que dio lugar a los llamados contratos de servicios múltiples para facilitar la privatización?

10. Pero la morbosidad por conocer lo que ha dicho Salinas sobre el neoliberalismo y el populismo, así como la gran propaganda y publicidad multimillonaria que hizo alrededor de su libro, le permitió vender miles de ejemplares entre su gente. Los medios de información aprovecharon todo lo que él escribió para calumniar a López Obrador que ha sido el enemigo principal del calderonismo, así como del panismo, del priísmo y los empresarios. Salinas continúa siendo un funesto personaje de la política mexicana. Si habría que hablar de un período nefasto de la política y la economía mexicana habría que ampliar la década que nombra Salinas a los 26 años que van de 1982 a 2008. Aunque tampoco puede soslayarse a todo el régimen priísta que creó las bases esenciales para que se desarrollara el neoliberalismo, que no ha sido más que un período del capitalismo explotador.

http://pedroecheverriav.wordpress.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3280 veces.



Pedro Echeverría V


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a110303.htmlCd0NV CAC = Y co = US