¿Será que pisamos el peine?

¿Pisamos el peine con Mr. Palmer?

El senador norteamericano Richard Lugar,   sin lugar a dudas fue quien  montó la trampa al hacerle llegar el pasado 27 de julio a Larry Palmer, embajador asignado por el Presidente Obama para Caracas, una serie de preguntas encaminadas e producir respuestas de alto tenor intervencionista e irrespetuoso  a la soberanía venezolana. Este representante de la más extrema derecha en el partido republicano, obtuvo  los resultados esperados por parte del pintoresco diplomático, quien difícilmente sabremos si estaba o no en la jugada.

Palmer se muestra en sus respuestas como un intervencionista en los asuntos internos de Venezuela. Haciendo  gala de una actitud impropia para un diplomático, entre otras cosas opinando sobre el estado de la moral en nuestras Fuerzas Armadas con  consideraciones políticas al respecto.

Más rápido que inmediatamente hicieron llegar a los medios de comunicación el contenido de las respuestas del cuestionario, para que fueran del pronto  conocimiento del gobierno venezolano.  Así fue. Y la respuesta nuestra no se hizo esperar; ¡No lo aceptamos! Gritamos de inmediato... “alguien así no puede ser embajador en Venezuela”

Encendido el Show, decidieron darle tiempo para que madurara. En razón del comienzo de las vacaciones parlamentarias, de una lista de propuestas para cargos diplomáticos sometida a su consideración, tan solo dejaron la de Larry Palmer en espera para la toma de  decisión. De manera de dar tiempo a que se produjeran las descargas e insultos de parte y parte, de hacer el problema bien público y bien caldeado.

La espera es hasta Septiembre, cuando vuelva a reunirse la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado. Ya Venezuela asumió su posición de veto al sonriente e intervencionista Palmer, pero varias cosas pueden pasar. Que el Departamento de Estado norteamericano prescinda de él y hagan otra designación. O que no hagan tal cosa y finalmente  el Gobierno venezolano lo acepte. O que no lo acepte y se tranque el serrucho.

Sin embajador de EEUU se corre el riesgo de que el nuestro sea regresado a Caracas y se rebaje el nivel de jerarquía en nuestras relaciones diplomáticas. De esta forma serían mucho más expeditos y viables, los ataques y acusaciones de todo tipo y los sabotajes desestabilizadores. Todo  esto calzaría a las mil maravillas con la política republicana hacia la Venezuela Bolivariana.

La política internacional de los países y en particular la norteamericana, la diseñan sus gobiernos. Puede ser Palmer, Peter  Smith o Pedro Pérez sus embajadores, pero no serán ellos nunca los que establecen  esas políticas, ni sus maneras de pensar o ver los problemas. Tal vez al fin y al cabo sea más peligroso un embajador con cara y actitud de pendejo que “un diablo intervencionista”
 

mundoiribarren@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2336 veces.



Edmundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor