Sindéresis

Los odios de Uribe

No es tan solo el odio que el presidente Uribe, ya ido del gobierno colombiano, siente por el presidente Chávez hasta el punto inclusive de desearle los peores designios. Es un odio estructural que contiene rasgos de aborrecimiento racista con algún aditamento sionista-fascistoideo, que involucra deseos de desaparición física. Uribe odia hasta el exterminio a esos grupos de compatriotas nacidos en su misma tierra que han insurgido desde hace mas de medio siglo en Colombia en busca de nuevas formas de vida y de gobierno. Un odio que se ha mostrado a través de sus ocho años de gobierno y que han señalado que Uribe jamás quiso las vías de la pacificación y el reencuentro con los alzados de su país, sino que la destrucción era su objetivo y la aniquilación física sus mejores deseos.

Uribe siente odios profundo por una población excluida residente de las zonas marginales y fronterizas de Colombia, a quienes jamás ha, ni siquiera, intentado redimir en sus perentorias necesidades, sino que por el contrario ha sumergido a ese importante numero de colombianos a la mas terrible miseria, negándole con deliberada saña las más elementales provechos para la subsistencia. Por eso y por el acoso de la guerra interna colombiana, los grupos humanos residentes en esas áreas buscan refugio en los países limítrofes que jamás les fue negado.

Odia Uribe, hasta en el calor de sus huesos, a esa raza indo africana que cohabita en importantes sectores de Colombia y que han dado a ese país inmensos aportes culturales en la conformación de equipos humanos de trabajo creador hoy proyectados hacia los países de Sur América y el Caribe. Pero eso no le importa a Uribe. Su odio por todo estrato humano que no pertenezca a la oligarquía y sus detestables métodos de hacerse de dinero y poder, ciega en él cualquier alternativa de su escueto racionamiento.

Por eso arremete hoy, otra vez contra Venezuela. Y puso a un payaso de apellido Hoyos líder de la insidia, la estafa y la provocación con la pretensión de herir a Venezuela. Vano empeño. Uribe es muy parco al hablar de la historia de Colombia y Venezuela, porque también odia esa historia, El es en vida la representación pura del santanderismo traidor.

Por eso, Venezuela sale fortalecida de esa intentona uribiana y en las miserias de Uribe quedará para siempre el sello vergonzoso de un montón de odios que consumirán en corto tiempo su pobre humanidad.


n_lacruz@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1977 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: