Sentir Bolivariano

Saramago

El mundo de las letras progresistas, de avanzada, anticlasistas; está de luto. Ha muerto físicamente el Premio Nobel de Literatura y militante de las luchas libertarias universales, el gran José Saramago, a los 87 años de fructífera existencia. Nació en 1922, en un caserío llamado Azinhaga, del Distrito central del Ribatejo, de la República de Portugal, a 120 Kms. al Noreste de Lisboa. De origen campesino, fue prácticamente un autodidacta, que después de varios años, comenzó a ser reconocido como un importante hombre de las letras universales con la publicación de Memorias del Convento, en 1982. Fue miembro del Partido Comunista Portugués desde 1969 y recibió el Nobel en 1998.

Sea propicio el momento para compartir con mis lectores algunos párrafos de su importante Obra. De aquellas Memorias de 1982, donde cuenta las difíciles condiciones de vida en el mundo de la Edad Media, disfrutemos lo siguiente: “A lo largo del año hay quien muere por haber comido mucho durante toda su vida, razón por la que se repiten los accidentes apopléticos, primero, segundo y tercero, y a veces basta uno para llevar a la sepultura, y, si el accidentado provisionalmente escapó, queda tullido de un lado, con la boca tuerta, sin voz si el lado fue ése, y también sin remedios que le acudan, fuera de las sangrías, que se recetan por medias docenas. Pero no falta, y por eso mismo fallece más fácilmente, quien muere por haber comido poco durante toda la vida, o quien la aguantó con un triste pasar a base de sardina y arroz, más la lechuga que dio su apodo a los moradores, y carne, cuando cumple años su majestad. Quiere Dios que el río sea pródigo en peces, loados sean los tres por eso. Y que la lechuga, a más de otras hortalizas, venga en jumentos de las aldeas, en serones completos, a gritos de rústicos y rústicas, que en este trabajo no se distinguen. Y que no falte el arroz más allá de lo tolerable. Pero esta ciudad, más que cualquier otra, es una boca que mastica de sobras por un lado y con estrecheces por el otro, sin que haya, pues, fruncido, entre la narizota rubicunda y la otra hética, entre la nalga danzarina y la escurrida, entre la panza repleta y la barriga pegada a la espalda. Sin embargo, la Cuaresma, como el sol, cuando nace es para todos…”.

Del Evangelio según Jesucristo, de 1991, que lo catapulta a la fama por las polémicas que originó, tomemos: “Tras el tiempo, tiempo viene, es sentencia conocida y de mucha aplicación, pero no tan obvia como pueda parecer a quien se satisfaga con el significado próximo de las palabras, bien vengan ellas sueltas, una por una, bien juntas y articuladas, pues todo depende de la manera de decir y ésta cambia con el sentimiento de quien las exprese, no es lo mismo que las pronuncie alguien que, viniéndole la vida mal, espere días mejores, o que las diga otro como amenaza o como prometida venganza que el futuro tendrá que cumplir. El caso más extremo sería el de alguien que, sin fuertes y objetivas razones de queja en cuando a su salud y bienestar, suspirase melancólicamente, Tras el tiempo, tiempo viene, sólo porque es de naturaleza pesimista y siempre prevé lo peor. No sería del todo creíble que Jesús, a su edad, anduviese con estas palabras en la boca, cualquiera que fuese el sentido con que las usara, pero nosotros sí, que como Dios todo lo sabemos del tiempo que fue, es y ha de ser, nosotros podemos pronunciarlas, murmurarlas o suspirarlas mientras lo vamos viendo entregado a su trabajo de pastor, por esas montañas de Judá, o descendiendo, a su tiempo, el valle del Jordán. Y no tanto por tratarse de Jesús, sino porque todo ser humano tiene por delante, en cada momento de su vida, cosas buenas y cosas malas, tras de unas, otras, tras tiempo, tiempo. Siendo Jesús el evidente héroe de este evangelio, que nunca tuvo el propósito desconsiderado de contrariar los que escribieron otros, y en consecuencia no osará decir que no ocurrió lo que ocurrió, poniendo en lugar de un Sí un No, siendo Jesús ese Héroe y conocidas sus hazañas, nos será mucho más fácil llegar junto a él y anunciarle el futuro, lo buena y maravillosa que será su vida, milagros que darán de comer, otros que restituirán la salud, uno que vencerá la muerte, pero no sería sensato hacerlo, pues el mozo, aunque dotado para la religión y entendido en patriarcas y profetas, goza del robusto escepticismo propio de su edad y nos mandaría a paseo…”.

En el año 2005, a raíz de una manipulación que trató de implementar la oposición en el País, citando una de sus obras, para intentar justificar el llamado a la abstención, el Gran Saramago respondió: “Me han pirateado un libro en China, algún otro en Latinoamérica, pero hasta estos días nadie me había pirateado una idea. Ahora bien, la diferencia entre piratear un libro y piratear una idea es que en el primer caso no se hace nada más que copiarlo para venderlo más barato, mientras que piratear una idea es manipularla para forzarla a expresar lo contrario de lo que el autor pretendía. Ese timo ha sido la más reciente maniobra de la oposición en Venezuela, al intentar difundir una falsa analogía entre el voto en blanco del que se habla en mi novela Ensayo sobre la lucidez y la abstención en las elecciones del 7 de agosto a la que están llamando a los ciudadanos venezolanos. La diferencia entre una cosa y otra es la misma que separa la inteligencia de la estupidez. Los hombres y las mujeres que en mi novela votaron en blanco lo hicieron como acto de protesta contra la degradación de la democracia, pero la oposición venezolana llama a la abstención precisamente cuando en Venezuela se está poniendo en pie una democracia con la participación directa del pueblo. No me extraña que no sean capaces de entenderlo si tampoco han sabido entender el libro que escribí. O quizá si lo saben y por tanto son conscientes del engaño que pretenden endosarle a los venezolanos. La sucia maniobra sólo merece mi desprecio. Espero que el pueblo venezolano igualmente la desprecie con su voto”. Mas claro no canta un gallo. El pueblo venezolano continúa avanzando con su voto participativo por el camino del Socialismo Bolivariano.

Hasta siempre camarada Saramago. Decimos con Alí Primera: “los que mueren por la vida, no pueden llamarse muertos”.

¡Patria Socialista o muerte!

¡!Venceremos!!

Barinas, 20 de Junio de 2010

sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2345 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor