Socialismo científico IV

La conquista ideológica social es mucho más lenta de lo que parece. El trabajo intelectual es complicado y fatigoso, también es difícil la acogida y la difusión de sus resultados, en cualquier caso, la claridad del pensamiento es un logro que necesita mucho tiempo y esfuerzo. Y, cuando se lo alcanza hay que luchar contra el olvido de lo mucho que ha costado.

El trabajo ideológico depende en gran medida de la influencia cultural ejercida sobre el proceso educativo y la autoeducación de la gente; la cultura y la educación no pueden operar por separado, porque la mujer y el hombre viven inmersos de relaciones sociales concretas (empresa, familia, organizaciones políticas, ubicación de la vivienda) de estas esferas recibe impulsos decisivos para su posición, en ellas se construye y fortalece su pensamiento y conducta, en ellas experimenta de manera general las relaciones sociales.

La cooperación activa es lo que se requiere en la construcción del socialismo en todos los frentes, la experiencia personal, el conocimiento de la justicia, del humanismo, son fundamentales para unir a una comunidad socialista, pero tampoco es suficiente, se da, sobre todo, con el trabajo, es una utopía pensar que una persona sin empleo desarrolle una conciencia socialista capaz de unificar la política, la economía y la ideología. El trabajo es la forma viva de incorporar la masa en la dirección de la sociedad colectiva.

En otras palabras, el poder popular se ejerce cuando el pueblo ayuda a trabajar, ayuda a planificar y ayuda a gobernar, solo ahí se refleja el cambio revolucionario de la persona y se asume una conciencia social. Para eso esta el proceso, para la realización de la democracia socialista.

Como decía Lenin:” Solo la propaganda y la agitación es muy poco si se quiere dirigir y educar a las masas, lo que se necesita es, la experiencia política propia de esas masas”. Trabajar con el pueblo significa mucho mas que hablar con la gente, primero hay que superar el culto a la personalidad, virtud revolucionaria, rodeado de aduladores no tiene la conciencia que necesitan para hacer un nuevo esfuerzo como partido para ideologizar la cultura.

La dictadura del proletariado no puede ser la dictadura del político actuando en su nombre para destrozar a la masa apropiándose del conocimiento revolucionario actualizado, porque ya no es posible el dominio de la política sobre la economía o de una economía utilizada con fines políticos. El tiempo que la política domine a la economía y se sirva de la economía para planificar a largo plazo es una extorción social que busca satisfacer demandas insolventes ¿Por qué? Porque la prosperidad económica se desarrolla solo en cortos periodos de tiempo alargados por excepción del precio de barril de petróleo, por citar un ejemplo, pero, desencadenando mucho consumo político y despilfarro en el desarrollo del pueblo que tuvo la oportunidad de enriquecer su vida con un gobierno haciendo locuras a corto plazo.

Otro asunto que hay que considerar en la programación de la transición es que ya no hay reproducción obrera, mas bien fijada dicen los economistas, por las costumbres sociales de su nivel de vida “decente”. Y, es que la marcha de una revolución no puede interpretarse por la lucha de clases al interior de un sistema económico en un país sin desarrollo industrial.

No importa la recesión, la clase obrera no acepta la disminución de los salarios, socialista o no, se vuelve hacia el Estado para sostener su nivel de vida. Pero si el Estado es el único empleador, ese nivel de vida puede bajar en caso de un desastre natural como un terremoto o una guerra, reduciendo su nivel político inferior al nivel económico.

Las decisiones, los acontecimientos o cada medida política, se refleja de un modo o de otro sobre la actividad de las personas. Ahora es más aconsejable que nunca tener en cuenta el contenido ideologico-politico con la objetividad, porque el socialismo ya no puede reparar los males del mundo como lo pudo haber hecho 2 siglos atrás, acercándose todo lo posible a la situación ideal de superación de los limites humanos y fraternidad universal.

El problema con el socialismo del siglo XXI, se plantea en ¿como lograrlo, cual es el método y el orden de prioridades en los objetivos? Porque la experiencia enseña con la característica de estos tiempos, depender de los EEUU, económicamente, nuclearmente, ahora Obama, convoca una cumbre de los países productores de petróleo. De esa forma, superar el dolor y las injusticias y practicar la soberanía, es muy difícil.

Ya sabemos que el socialismo no es dueño de la verdad para juzgar un sistema económico sin tener resuelto el nuestro con autonomía, y para transformarlo en un sistema económico simple porque ya no lo es. La tentación de querer resolver los grandes males nuestros y los de la humanidad no pasa solamente por el socialismo, a no ser que sea globalizado.

Hay que reconocer que el progreso humano es algo muy deseable, pero indiferente al sistema económico que absorbió las dos ideologías políticas, son dos caminos paralelos entre los que cabe la colaboración económica global, en eso, quizá, Rusia y China nos lleven ventaja en la construcción del socialismo del siglo XXI, países políticamente en mano de los partidos comunistas con una economía capitalista globalizada.

La combinación entre el marxismo clásico con un socialismo moderno no es buena. El centralismo con las nacionalizaciones restan eficiencia, hay decisiones bien intencionadas en su origen pero desgraciadas en los resultados. Los procesos simplistas son un peligro para el socialismo científico en una política atada a la economía global establecida como un ambiente cultural, creado por el trabajo de miles de millones de hombres y mujeres dentro de la sociedad y sus productos: Vivienda, tecnología, vehículos, organización de la sociedad con una ciencia que no puede apartarse así como la política.

¿Como restar los avances en el socialismo del siglo XXI? Si el ambiente en el que vivimos nos trasmite conocimientos, alimento, vestido, ética. Las instituciones, el lenguaje, los hábitos, todo esto es cultura entendida a groso modo. Hay que humanizarla con responsabilidad y control fiscal, hay que darle poder al pueblo, masa mejor acoplada a lo real, sus costumbres los convierten en los únicos capaces de acoplarse mejor a los componentes materiales y problemas de este siglo.

El desarrollo de un nuevo sistema hacia órdenes económicos y culturales depende cada vez más de las exigencias integrales del pueblo, es una tarea que entra de lleno en la vocación de la misma masa destinada a construir el socialismo científico.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4595 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad