El socialista debe ser honesto para evitar enfermedad psicosomática, donde el corazón es el mas vulnerable

Todo Socialista debe de cultivar la honestidad en sus actos, en sus palabras y en sus pensamientos. Esto es primordial, porque es uno de los elemento mas signicante que une a las voluntades para lograr la unión, condición verdadera sine qua non.  Consiste en comportarse y expresarse con coherencia y sinceridad, y de acuerdo con los valores del socialismo: propiedad social, igualdad, justicia y otros. Se trata de vivir de acuerdo a como se piensa y se siente. En su sentido más general, la honestidad puede entenderse como el simple respeto a las cosas verdaderas y su relación con el mundo, los hechos y las personas.  En otras palabras, la honestidad también implica la relación entre el sujeto y los demás, y del sujeto consigo mismo.  Se debe ser honesto con el pueblo para obtener beneficios permanentes.

Según la escala jerárquica del concepto, la honestidad es  una variable cualitativa, difícil de medir.  Se seleccionan tres (3) niveles de honestidad importantes: El primer nivel es específicos o particular: son todas aquellas acciones realizadas por una persona con objeto de construir su propio ideal de sociedad y destinadas a lo que se quiere, y si coincide con lo que le conviene, debería  darle gracias a Dios. Por su grado de complejidad,  a corto plazo a menudo los resultados son malos y a  largo plazo son buenos. La búsqueda de gratificación inmediata, con todo los hierros, puede contribuir a transformar un acto malo en uno peor, del mismo modo a largo plazo ocultar las intenciones puede empeorar.

Un principio fundamental en esta teoría es, que una buena persona debe mostrar sus sentimientos sinceramente en su cara, de forma que facilite la coordinación de todos a largo plazo en obtener  mejora. La sinceridad, ayuda a lograr la honestidad con uno mismo, ya que las actividades humanas resulten más predecibles, amigables y placenteras. En este primer nivel  de honestidad se logra buscando únicamente el propio beneficio, es decir: ser honesto consigo mismo.

En el medio ente el nivel 1 y el nivel 2, sentido de equilibrio (bondad): Se persigue el principio moral de la justicia, basado en la solidaridad. Da importancia al lapso de tiempo. Así, por ejemplo, un compatriota que sea elegido como diputado a la Asamblea, debe de cubrir el tiempo de elección. Esta parte del código moral se relaciona con la lealtad humana, que se debe transformar en norma. Según el filosofo italiano Piero Ferrucci (2005) La bondad hace a las personas más sanas y felices. Es la actitud más económica y pragmática que existe, puesto que nos permite ahorrar mucha energía en sospechas, preocupaciones, resentimientos, manipulación y reacciones a la defensiva. En su libro “ El poder de la Bondad” sencillo e inspirador, su autor demuestra que, en este momento crucial para la humanidad, la bondad no es un lujo sino una necesidad. Ser bondadoso con los demás es hacerse, además, el mejor regalo a uno mismo.

 En el segundo nivel, en sentido general: Se basa en la empatía y la comprensión de los demás, lo que requiere es un estudio ontológico de las normas morales, producto de conceptos idealista. Tratar a los inferiores como te gustaría que tus superiores te tratasen a ti. La virtud se basa en la armonía con los demás, y en la aceptación de que en algún momento de nuestras vidas todos estamos a merced de otras personas. La honestidad consiste por lo tanto en ponerse en el lugar hipotético de la propia vida futura, y la de las generaciones pasadas y venideras, y elegir no hacer o decir nada que pueda mancillar el honor o la reputación de la familia, como la célula fundamental de la sociedad.

 Todos Socialista  debe intentar salvaguardar la honestidad por encima de todo. De tal manera, dar una respuesta positiva o negativa a una pregunta sobre la cual no se dispone de suficiente información sería tan deshonesta como mentir. Se presenta dos (2) modalidades: El que miente para evadir su falta de conocimiento y el que miente forzado a comprometerse dar una repuesta. En ambos casos, es un acto deshonestidad, observados en un alto porcentaje de los políticos venezolanos.

En conclusión los diferentes niveles de honestidad seleccionada, generan beneficios. Para con la salud se manifiesta en la relación cuerpo – mente Su sistema inmunológico y su cuerpo experimentan la libertad de la honestidad frente al estrés de mentir. Son muchos los políticos, que se les han asignado recursos para determinado grupo social y se los han apropiado. Esto ha originado estrategias para lograr su destitución, en actitudes de encubrimiento. La combinación de deshonestidad y encubrimiento, afecta a su cuerpo y por ende genera enfermedades psicosomáticas. Siendo el corazón el órgano más vulnerable.

(*) Ing.Esp.

basilioalezama@gmail.com>


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3045 veces.



Basilio A. Lezama(*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: