Las ideas no se matan a palos, se discuten

No es matando al mensajero como se combaten los mensajes sino mediante la profundización del debate, para darle claridad al tema planteado y ver de que lado está la razón.

Decía el guerrillero heroico: “Lo único que creo es una cosa, que nosotros tenemos que tener la suficiente capacidad como para destruir todas las opiniones contrarias sobre el argumento, o si no dejar que las opiniones se expresen. Opinión que haya que destruir a palos es opinión que nos lleva ventaja a nosotros. No es posible destruir las opiniones a palos ptoque precisamente es eso lo que mata todo el desarrollo, el desarrollo libre de la inteligencia”.Estas citas corresponden a la intervención del Comandante Ché Guevara,entonces Ministro de Industrrias de Cuba, en la reunión bimestral del día 5 de diciembre de 1964,en La Habana.

Adicionariamos,que no es a través de la calumnia, la disociación y el chisme, como se alcanzan las metas y liderazgos en las luchas sociales. Porque todas son hijas de la incompetencia y la mentira y sabemos que esta última jamás llega lejos, porque tiene patas cortas.

La historia está llena de injusticias cometidas, por dejarse llevar a través del chisme, la maledicencia y la calumnia, todas enjendro de la mentira, pero no por ello sus mentorees han triunfado.

Jesús de Nazareth, fue llevado al Monte del Calvario y crucificado entre malhechores, con falsas acusaciones producto del imagainario de los cobardes,que veian en su verbo,en su prédica y en su obra, una amenaza para el estatus que habian alcanzado,a través de la conducta servil frente a los gendarmes del emperador.

Incluso muchos que le habían seguido, cuando lo creyeron árbol caído lo negaron y se colocaron del lado de sus verdugos.

Pero no por las burlas de los sicarios y la crucifixión ejecutada por los verdugos, las ideas del nazareno desaparecieron, ni el Imperio Romano se hizo eterno, allí están los testimonios.

Jesús y sus ideas siguen siendo guías de la humanidad y quienes pretendieron destruirlo con la calumnia y la traición, no tuvieron el mejor fin. Y es que no hay peor castigo,que llevar el peso en la consciencia. Cuando calumniamos en aras de lograr algún objetivo, es posible que no tengamos el castigo debido que imponen las leyes, porque el calumniado no haga caso debido a que en su agenda tiene cosas más importantes que atender, pero el remordimiento es el peor juez y, a eso si es verdad que no escapa ni siquiera el alma más ruín que pueda existir en este mundo. Ese dedo nos acusa todos los días por la felonía cometida.

Bolívar, cuantas veces fue y sigue siendo calumniado. Pero no por eso, su legado nos es indiferente. Por elcontrariohoy más que nunca es la fortaleza para la liberación definitiva de nuestros pueblos,que luchan contra el oprobioso Imperio Yamki. En cambio el tiempo se ha ocupado de señalar a sus detractores y traidores.

Quines en la década de 70, enfrentamos a los gobiernos cipayos de la IV República, que entragaban nuestras riquezas a las transnacionales y que a través de la tortura y las desapariciones forazadas sembraban el temor para garantizarse el “triunfo electoral” cada 5 años, fuimos tildados de todo incluso hasta de comer muchachitos asados. Hubo pór años una publicidad oficial en radio y TV,cuyo lema central era: “Comunistas asesainos, Venezolanos siempre, comunistas nunca”. Es decir para esos gobiernos no eramos venezolanos, eramos escoria. No por eso el tiempo dejó de darnos la razón.

Hoy el pueblo empoderado reconoce la importancia de aquellas luchas, que costaron la vida a miles de compatriotas. Por eso no nos amilana la calumnia, ni las amenazas. La lucha está planteada y nuestra obligación es alertar a los trabajadores, que bastante hemos sido utilizados y que es la hora de la discusión y las verdades, para no dejarnos dividir. Los trabajadores siempre estamos en la misma acera, porque la lucha por la socialización de los medios de producción para que dejen de prooducir mercancia y la sustituyan por insumos para satisfacer las necesidades de los grupos sociales está cruda.

Necesario es profundizar en los temas y no dejarnos arrear. Hay que provocar las discusiones y desmenuzar los fondos y trasfondos sin llegar a la violencia, sino a la convicción necesaria para no permitir que los demás piensen por nosotros.

La verdad siempre prevalece sobre las manipulaciones, pero hay que buscarla a través de la sana discusión abierta y participativa, con principios para que la confrontación tenga provecho y no permitamos que se nos entube, que es lo que más daño ha hecho a nuestras luchas. Las ideas no se matan a palos, se discuten.

Periodista CNP 2414 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2435 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: