Disciplina y Moral

Tengo la plena convicción de la existencia de un peligro interno latente y acechante dentro de nuestro proceso revolucionario de acuerdo a una serie de hechos que a diario acontecen en el seno de nuestras instituciones y que podemos con un poco de acuciosidad descifrar en la preocupación que manifiesta en sus discursos nuestro máximo y único líder. Existe un grupo de personas que aunque pequeño, significativo, que acompañan al comandante-presidente, y que de acuerdo a sus actuaciones, pareciera que estuvieran más que por avalar al proceso revolucionario, por responder a intereses ajenos y muchas veces bastardos, aprovechando un trance pasajero por el poder que siempre les ha apetecido y consciente o inconscientemente procurando el atraso o el definitivo freno del proceso revolucionario Bolivariano. Conscientemente cuando no son más que fichas infiltradas dentro de ese entorno e inconscientemente, la mayoría de ellos, por su debilidad ideológica y falta de conciencia de lo que significa ser socialista.

Como no pertenezco a la clase de personas que denuncian sin pruebas, haré de inmediato un ejercicio de razonamientos morales y disciplinarios que espero golpeen con la fuerza necesaria la conciencia revolucionaria - si es que la tienen- de aquellos “funcionarios” que preferiría llamar servidores públicos, pero que de acuerdo a su proceder se encuentran muy distantes de serlo. Empezaremos por definir algunos conceptos aquí empleados de acuerdo a las acepciones dadas por el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) para mayor comprensión de nuestro propósito.

Disciplina: Doctrina, instrucción de una persona especialmente en lo moral. Especialmente en la milicia y en los estados eclesiásticos secular y regular, observancia de las leyes y ordenamientos de la profesión o instituto.

Moral: Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas, desde el punto de vista de la bondad o malicia.

El concepto moral en relación a las tropas o en el deporte, es el espíritu o confianza en la victoria

No perteneciente al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia.

Ciencia que trata del bien en general y de las acciones humanas en orden a su bondad o malicia. Conjunto de facultades del espíritu por contraposición a físico.

Después de estas definiciones, entremos en materia sin más dilaciones y analicemos las actitudes asumidas por un significativo número de gobernadores, alcaldes, directores, gerentes y jefes de instituciones estatales, funcionarios públicos, autoridades nacionales, regionales y municipales del PSUV y en general militantes que se dicen y disfrazan de partidarios del proceso y con su actitud y ejemplo no acatan los constantes lineamientos que hace el comandante-presidente sobre la conducta y los procedimientos que sin distingos de su posición en la escala política, todo revolucionario debe practicar.

Decía el Ché, lo ha repetido Fidel, ahora lo esboza Chávez y todo revolucionario que aspire a ser socialista lo debería tener claro, que no podemos construir el “Socialismo” sobre las bases melladas del Capitalismo; sin embargo cuando Ud. sostiene cualquier tipo de conversación con funcionarios de considerable importancia en puestos claves de Instituciones del Estado tales como enlaces entre instituciones que pasan del sector privado al público, estos manifiestan su interés en proyectar las empresas manejadas bajo las leyes del mercado capitalista; recientemente vimos por televisión el reclamo que hacía en esta dirección el comandante-presidente a una funcionaria del recién creado Banco Bicentenario ante las políticas aplicadas a los beneficiarios de créditos para adquisición de vehículos. En lo personal debo referir que en días pasados acudí a la sucursal del otrora Banfoandes en la zona Norte de Valencia, a abrir una cuenta corriente y otra de ahorros y me pidieron más requisitos que cuando me casé, recordando que la cuenta que tengo en un banco del sector privado la abrí solamente con la presentación de mi cédula de identidad.

No se puede entender como Instituciones del Estado Venezolano llenan de costosísima publicidad las páginas de los medios privados de comunicación escrita, mientras los medios de comunicación comunitarias, luchan denodadamente por su subsistencia económica sin conseguir la tan ansiada publicidad por parte del gobierno, es inaudito que estas instituciones tomen como excusa entre otras, que estos medios no pueden cumplir con las onerosas y complicadas solvencias y registros para tener un status legal, los que le sobran a los ilegales medios privados de oposición. La práctica habitual de algunos gobernadores y alcaldes es anunciar en los medios de comunicación de la oposición con el pretexto y la justificación de que en esta forma ellos son leídos por esa oposición psicopática producto de los propios medios y de esta manera siguen alimentando económicamente a los enemigos a muerte del proceso y debilitando a los medios que lo favorecen.

Recientemente el alcalde del municipio más importante de una ciudad venezolana, ante los reiterados reclamos de su comunidad y como un reconocimiento de esta práctica, planteó someter a un debate público la posibilidad de seguir suministrando publicidad a los medios enemigos del proceso en su localidad, mientras en corrillos privados sentenció a un medio que apoya decididamente al proceso revolucionario a no darle pauta publicitaria mientras estuviera dirigido por un periodista que ha sido crítico de su administración, esta es la forma de llevar al plano personal una posición política y de demostrarnos que para él, su interés político está por encima de los intereses del proceso nacional Bolivariano. Estas son las pruebas que anuncié y que están a la vista de todos, impresas en los diarios nacionales y regionales de Venezuela.

Lo más preocupante de todo lo aquí expuesto es que ante los esfuerzos constantes de nuestro líder máximo, encontramos estas debilidades en personas que tienen gran responsabilidad dentro de lo que debe ser la acción revolucionaria cotidiana, haciéndonos pensar en el más indulgente de los casos que lo hacen de una manera inconsciente lo que no les exime de la gravedad de sus irresponsabilidades y en lo que se traduce que sus elecciones y designaciones obedecen a errores cometidos por sus electores que a estas alturas de la revolución se dejan manipular por grupúsculos de poder enquistados en el proceso, que de no ser decantados, tendrán como el resultado más leve el atraso de la revolución. Ya es tiempo de que las pautas anunciadas por el comandante-presidente se cumplan por todos aquellos que se dicen sus seguidores, pues mientras estos hechos suceden, la oposición es implacable.

Para terminar creo que ha llegado el momento de perder el miedo a decir la verdad y a denunciar los errores internos, por el temor a darle armas al enemigo; además de nuestros análisis internos oigamos el discurso de la oposición y descubramos dentro de sus numerosas y constantes mentiras, las posibles verdades que pudiera haber y apliquémosle las tres “R”: revisión, rectificación y el relanzamiento de nuestras acciones. El éxito de nuestra revolución depende del trabajo que efectuemos cada uno de nosotros bajo la atinada dirección de nuestro comandante-presidente. El mundo espera por nosotros, fuimos elegidos para VENCER.

¡Patria, Socialismo o Muerte!


mgosios@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5578 veces.



Miguel Gerónimo Osío Sandoval


Visite el perfil de Miguel Gerónimo Osío Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Miguel Gerónimo Osío Sandoval

Más artículos de este autor