Lecturas que nutren

Hace pocos días llegó a mis manos el libro “Temas de Ciencia Política”, publicación realizada en homenaje a la Escuela de Ciencia de la Universidad del Zulia. Tal como lo señala Lucrecia Morales García en su presentación, se trata del trabajo de un grupo de académicos e intelectuales que han escrito sobre diversos temas afines a la disciplina politológica, con el firme propósito de aportar interpretaciones, análisis y propuestas sobre la realidad política venezolana dejando ver claramente las transformaciones que se van abriendo paso.

Después de revisar y leer parte de su contenido, puedo decir que se trata de un excelente texto, con unas trescientas treinta páginas y con dieciséis investigaciones de autores diferentes que van sembrando ideas sobre los surcos de la reflexión y con ello generar el debate serio, con argumentos y de gran peso teórico. No son comentarios a la ligera, sino el fruto de una disciplina investigadora, de un espíritu que indaga, que escudriña, que revisa teorías para hacer aproximaciones conceptuales sobre las interpretaciones y las ideas que se generan en las praderas del conocimiento humano.

A pesar que sabía de la edición del libro, no fue sino hasta el jueves próximo pasado cuando llegó a mis manos. De inmediato y con la curiosidad del relámpago revisé cada uno de los títulos y sus autores. Allí hay un trabajo titulado: “La configuración del nuevo sistema político venezolano”, de mi autoría y donde hago un análisis sobre las carroñas que gobernaron en el régimen de la guanábana podrida y que gracias a sus pésimas gestiones desencadenaron la crisis del sistema político de la Cuarta República, y los elementos emergentes que propiciaron y sustentan al nuevo sistema político basado en los ideales bolivarianos.

En el texto, poco a poco voy revisando las huellas por donde pasaron las carroñas del bipartidismo, conociendo de sus miserias para gobernar, de su accionar y metodología corrupta que utilizaron para saquear este país y hundirlo en la miseria y el atraso. Sólo basta revisar los planes nacionales de desarrollo aplicados desde 1959 para comprobar que fueron unos pobres y miserables gobernantes; por ello comparto la opinión de muchos venezolanos y venezolanas que en diálogo de familia, en reunión de amigos, en fiestas, en conferencias y aulas de clase, manifiestan con mucha preocupación que sería la maldición del machaca ajo si esa casta de dirigentes y sus hijos putativos de manitos y nalgas blancas llegaran a retomar el poder nacional.

En esa misma línea de análisis voy identificando los elementos sustentadores del nuevo sistema político, destacando fundamentalmente al pueblo y a las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN), que aunadas al liderazgo sustentador de Hugo Chávez, forman una triada de gran peso que frena a las huestes carroñeras de la Cuarta República que están hambrientas de poder y de carne muerta.

Sugiero a las huestes de la derecha que se nutran con la lectura del libro “Temas de Ciencia Política”. Allí hay todo un arsenal de investigación que les puede servir para que se cultiven el espíritu y se limpien el alma podrida que tienen. Con humildad les recomiendo mi texto y descubran allí que la revolución no está desprovista de significados.

Politólogo.

eduardojm51@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1402 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a89332.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO