¿Cómo Hubiese Organizado el Congreso Ideológico del PSUV?

No hay tiempo ni tengo ningún poder para torcer el rumbo de un Congreso extraordinario, que tiene el reto de construirle un perfil político e ideológico a un partido que aunque no tiene aún programa ni un código de actuación escrito y aprobado, se viene definiendo como un partido revolucionario. A pesar de esa circunstancia, creo importante especular un poco, sobre cómo debería ser el congreso ideológico de un partido, cuyo centro se coloca en abordar la construcción de su identidad, en un momento de efervescencia de movimientos revolucionarios, pero también con planes bien concebidos para reducir y liquidar estas esperanzas.

Supongo que en la planificación de un evento o congreso, los responsables de esa planificación deben considerar en una primera instancia, el perfil de la organización que lo promueve y la idea que esa organización tiene de las personas que forman parte o militan en ella. Si es una organización política y ese partido está en pleno proceso de conformación y definición de su perfil político ideológico, entonces la planificación de evento debería ser mejor pensada en función de los proyectos e ideas que dice defender.

Pues bien, el PSUV es una variante de una organización y movimiento (MVR) que produjo una constituyente y ese proceso nos dio una carta de navegación que entre sus aspectos más notables e importantes, pueden mencionarse los siguientes retos:

1) “refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de Justicia, federal y descentralizado …” (Preámbulo de la CRBV)

2) Un sociedad en la cual “no se preemitirán discriminaciones jurídicas fundadas en la raza, sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad” (Art. 21 CRBV)

Estas dos notas incluidas en el preámbulo de la constitución y el artículo 21, serían dos importantes referencias para organizar un Congreso con el reto de construirle un perfil político e ideológico a un partido revolucionario. Todo lo que se haga en función de esas dos premisas y confirme su acotación y respeto, comunica sobre el estatus de una convicción y nivel de ejecución que ella tiene. La distancia entre el “deber ser” y el “ser” serían mínimas.

Si soy (y somos) consecuente(s) con la premisa de la participación protagónica y con la visión de un Estado federal y descentralizado, la organización del Congreso Ideológico del PSUV, la hubiese promovido en tres niveles y tres momentos.

1) Congreso Ideológico Municipal. Cada Municipio dentro de un lapso de tiempo previsto por el PSUV, organizaría este congreso y ahí participarían los delgados y delegadas seleccionados(as) en una reunión de las patrullas. Cada patrulla, dependiendo de la cantidad que haya en cada municipio, tendría una cantidad de delegados o delegadas (1 ó 2). En ese congreso municipal se discutiría proyectos nacionales (Programa del PSUV, Código de ética) y el proyecto de Municipio que el PSUV se propone llevar adelante. En ese congreso Municipal ideológico se escogerían los delegados o delegadas para participar en el congreso ideológico estadal. Previo a esa selección de los delegadas o delegados a participar en el nivel estadal; las patrullas conocerían las candidatas y candidatos y autorizarían a sus voceros (delegados/as) para seleccionar la cantidad de compatriotas que en representación del municipio participarían en el nivel estadal.

2) Congreso Ideológico Estadal. En este nivel, se revisaría las propuestas e ideas surgidas en el nivel Municipal relativo al Programa y código de ética del PSUV, se pueden conocer y trabajar ponencia y otros documentos y se definiría el Proyecto de estado, que el PSUV se comprometería a llevar adelante. En ese escenario (cara-a-cara) se seleccionarían los delegados o delegadas que representarían al estado en el Congreso Nacional.

3) Congreso Ideológico Nacional: En este nivel se revisarían las ideas, proyectos que provenga del nivel estadal y de esa manera; el movimiento y el partido se construiría de abajo hacia arriba. Por supuesto, en esta instancia, pero en función de la construcción que viene desde abajo, se definiría el perfil político e ideológico del PSUV y se completaría el proyecto de país que los militantes del PSUV, deseamos tener.

Curiosamente, el PSUV y el Movimiento bolivariano ha vendo planteando una pelea por la inclusión social y la igualdad. Si estamos comprometidos con esos dos retos; la selección de los delegados y delegadas debería responder a estas propuestas. Si todos somos iguales y no compartimos la discriminación por ningún tipo de razón, para la selección de los delegados y delegados deberían crearse situaciones con el objeto de atenuar o disminuir diferencias que existen y funcionan.

Si hemos promovido la igualdad de generó y la participación de las comunidades indígenas por ejemplo, cómo es que ahora esa bandera la colocamos debajo de la mesa. Cómo sé que un partido que tiene el compromiso de darle poder a los pobres,No hay tiempo ni tengo ningún poder para torcer el rumbo de un Congreso extraordinario, que tiene el reto de construirle un perfil político e ideológico a un partido que aunque no tiene aún programa ni un código de actuación escrito y aprobado, se viene definiendo como un partido revolucionario. A pesar de esa circunstancia, creo importante especular un poco, sobre cómo debería ser el congreso ideológico de un partido, cuyo centro se coloca en abordar la construcción de su identidad, en un momento de efervescencia de movimientos revolucionarios, pero también con planes bien concebidos para reducir y liquidar estas esperanzas.

Supongo que en la planificación de un evento o congreso, los responsables de esa planificación deben considerar en una primera instancia, el perfil de la organización que lo promueve y la idea que esa organización tiene de las personas que forman parte o militan en ella. Si es una organización política y ese partido está en pleno proceso de conformación y definición de su perfil político ideológico, entonces la planificación de evento debería ser mejor pensada en función de los proyectos e ideas que dice defender.

Pues bien, el PSUV es una variante de una organización y movimiento (MVR) que produjo una constituyente y ese proceso nos dio una carta de navegación que entre sus aspectos más notables e importantes, pueden mencionarse los siguientes retos:

1) “refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de Justicia, federal y descentralizado …” (Preámbulo de la CRBV)

2) Un sociedad en la cual “no se preemitirán discriminaciones jurídicas fundadas en la raza, sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad” (Art. 21 CRBV)

Estas dos notas incluidas en el preámbulo de la constitución y el artículo 21, serían dos importantes referencias para organizar un Congreso con el reto de construirle un perfil político e ideológico a un partido revolucionario. Todo lo que se haga en función de esas dos premisas y confirme su acotación y respeto, comunica sobre el estatus de una convicción y nivel de ejecución que ella tiene. La distancia entre el “deber ser” y el “ser” serían mínimas.

Si soy (y somos) consecuente(s) con la premisa de la participación protagónica y con la visión de un Estado federal y descentralizado, la organización del Congreso Ideológico del PSUV, la hubiese promovido en tres niveles y tres momentos.

1) Congreso Ideológico Municipal. Cada Municipio dentro de un lapso de tiempo previsto por el PSUV, organizaría este congreso y ahí participarían los delgados y delegadas seleccionados(as) en una reunión de las patrullas. Cada patrulla, dependiendo de la cantidad que haya en cada municipio, tendría una cantidad de delegados o delegadas (1 ó 2). En ese congreso municipal se discutiría proyectos nacionales (Programa del PSUV, Código de ética) y el proyecto de Municipio que el PSUV se propone llevar adelante. En ese congreso Municipal ideológico se escogerían los delegados o delegadas para participar en el congreso ideológico estadal. Previo a esa selección de los delegadas o delegados a participar en el nivel estadal; las patrullas conocerían las candidatas y candidatos y autorizarían a sus voceros (delegados/as) para seleccionar la cantidad de compatriotas que en representación del municipio participarían en el nivel estadal.

2) Congreso Ideológico Estadal. En este nivel, se revisaría las propuestas e ideas surgidas en el nivel Municipal relativo al Programa y código de ética del PSUV, se pueden conocer y trabajar ponencia y otros documentos y se definiría el Proyecto de estado, que el PSUV se comprometería a llevar adelante. En ese escenario (cara-a-cara) se seleccionarían los delegados o delegadas que representarían al estado en el Congreso Nacional.

3) Congreso Ideológico Nacional: En este nivel se revisarían las ideas, proyectos que provenga del nivel estadal y de esa manera; el movimiento y el partido se construiría de abajo hacia arriba. Por supuesto, en esta instancia, pero en función de la construcción que viene desde abajo, se definiría el perfil político e ideológico del PSUV y se completaría el proyecto de país que los militantes del PSUV, deseamos tener.

Curiosamente, el PSUV y el Movimiento bolivariano ha vendo planteando una pelea por la inclusión social y la igualdad. Si estamos comprometidos con esos dos retos; la selección de los delegados y delegadas debería responder a estas propuestas. Si todos somos iguales y no compartimos la discriminación por ningún tipo de razón, para la selección de los delegados y delegados deberían crearse situaciones con el objeto de atenuar o disminuir diferencias que existen y funcionan.

Si hemos promovido la igualdad de generó y la participación de las comunidades indígenas por ejemplo, cómo es que ahora esa bandera la colocamos debajo de la mesa. Cómo sé que un partido que tiene el compromiso de darle poder a los pobres, abre canales de participación a los pobres.



evaristomarcano@cantv.net

www.eltaria.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1887 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a89034.htmlCd0NV CAC = Y co = US