Respetar el "orden internacional burgués mundial" para mantener el desorden pequeño burgués radical neoliberal

¡Alzarse es legítimo, enfrentarse un deber, actuar una obligación!

"La república democrática es la mejor envoltura política de que puede revestirse el capitalismo." Señalando al camarada Federico  Engels, "llama al sufragio instrumento de dominación de la burguesía."

Vladimir Ilich Lenin

“El Estado y la Revolución” 

Para las y los que ayer, convencidos de la injusta distribución del fruto generado por las fuerzas productivas de la Clase Obrera, donde una minoría del orden institucional burgués de explotación disfruta cómodamente sin importarle la miseria y el hambre de las y los que producen las obras, bienes y servicios (los Trabajadores y Trabajadoras manuales e intelectuales), se rebelaron.  Hoy, las nuevas generaciones tienen que alzarse para enfrentar el mimetismo  del “nuevo modelo” de explotación y en el futuro próximo; es decir, ya, actuar con la mayor convicción de los que nos antecedieron, para parar el holocausto del imperio capitalista en especial el norteamericano. Pero visualizando que hay que exterminar la causa (Dinero) convertida en fetichismo del capital,  reflejado en la acumulación en pocas manos –mercancías, medios y objetos de producción- de todo el andamiaje del sistema de producción capitalista, para robarles el excedente o plusvalía a las y los trabajadores, siendo ésta la fuente de la riqueza de esta clase dominante. Plantearlo es fácil, teóricamente, el meollo del problema esta en que todo el proletariado asuma su conciencia de clase explotada y alzarse contra este sistema de explotación,

Carlos Marx, Federico Engels y Vladimir Ilich Lenin, nos proveyeron de herramientas teóricas- prácticas para ir deslastrándonos de esas formas de producción a los que estamos sometidos como obreros manuales e intelectuales a los designios de la institucionalidad burguesa nacional e internacional, y, para cumplir esta histórica y titánica tarea, hay que profundizar en la formación ideológica, con el fin de que la Planificación, Organización, Procesamiento, Acumulación, Control y Distribución de la Producción; sean económicamente (Economía = Oikos +Nomos) ejecutadas por las y los trabajadores, basado en esas nuevas relaciones de producción social y colectiva, bajo la premisa de “A cada quien según su capacidad, a cada quien según su trabajo”, orientado sobre un inexorable Diagnostico de las principales necesidades que solo podrán ser satisfechas por el actuar consciente y con conocimiento del la Clase obrera misma. Es decir, su propia emancipación.               

Ahora para avanzar en este propósito debemos escrudiñar con la mayor convicción que dentro de este orden global, las contradicciones antagónicas y no antagónicas a medidas que se agudizan también se mimetizan de acuerdo como evoluciona y se desarrolla tanto la tecnología como los medios de producción.  

En ese orden de pre claridad de las dos concepciones filosóficas del mundo en contradicción, donde los factores políticos partidistas, los movimientos sociales y económicos, que con aciertos y desaciertos apuntalamos el proceso revolucionario de liberación nacional con perspectivas de construir el Socialismo Científico, que lidera el Presidente Hugo Chávez.  Tenemos el reto de replantearnos el debate como gobierno progresista o de izquierda, sobre la anarquía institucional que se genera por la enmarañada trilogía del reformismo, que se expresa en primer lugar con el reformismo reaccionario: que le hace resistencia a las nuevas políticas económicas y sociales que identifica a este proceso, sus mayores exponentes son las capas reaccionarias de la burguesía liberal y la pequeña burguesía radical y neoliberal, viviendo en la nostalgia de las políticas neoliberales de privatización-esto se ha demostrado como sectores que acompañaban al proceso han saltado hacia la oposición, otros están mimetizados y anhelan esa hegemonía neoliberal-; el reformismo oportunista: que actúa en buena parte en el aparato económico del Estado, que desea descubrir políticas alternativas anti neoliberales pero dentro del sistema del capitalismo; y sin la menor duda el reformismo con cierto frenesí y con direccionalidad hacia el objetivo planteado (Socialismo Científico).

No hay tiempo para retardar este debate, ya que la institucionalidad capitalista global, afina su estrategia y táctica para seguir insistiendo en retroceder la rueda de la historia. Por lo tanto, es vital aclararnos cómo se plantea hoy estas contradicciones-ya que estas no han desaparecido en nuestro país y menos aun en nuestra Latinoamérica y el Caribe- y éstas no la debemos someter a la táctica /es decir a las formas de lucha: electoral o armada/, que esto obedece a la contradicción estratégica entre Nación-Imperio y entre capitalismo de Estado o Socialismo Científico, y, entre democracia representativa o democracia participativa, protagónica, revolucionaria y el Poder Popular.

En la actualidad debemos evaluar la acumulación de fuerzas conscientes y con conocimiento de enfrentar la hegemonía neoliberal en esta área del subdesarrollo de nuestro continente suramericano. Consideremos que estamos en la vanguardia en deslastrarnos de la dependencia hegemónica de la concentración transnacional del poder político y de riqueza en manos del imperialismo.    

La nueva política de Seguridad Nacional del departamento de Estado del gobierno norteamericano (que no es tan nueva) es la continuidad hegemónica neoliberal de injerencia, intervencionismo, invasión y colonialismo, adaptado al “nuevo orden mundial”,  que tiende a cerrarle los espacios logrados por los pueblos de Latinoamérica y el Caribe en especial en nuestro país, que desde 1998 apuntala la concepción que un mundo mejor es posible sin la hegemonía del capitalismo. Pero esa hegemonía se abre paso en los espacios con políticas populistas violentando los escenarios de confrontación llevándolos a espacios de cooptación, con la mera intensión de anular la organización e independencia de las fuerzas de izquierda, a los Consejos Comunales, los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores, a los Sindicatos y demás organizaciones sociales; que sean arrastradas a la maniobra de privilegios y prebendas siempre y cuando contribuyan a la reproducción cosmetologica del régimen capitalista. Estos escenarios van creando el caldo de cultivo de la contrarrevolución, (acción fingida del ejercicio del Poder Popular.

Con la crisis financiera, energética e integral del capitalismo, conduce a nuestro bloque terráqueo al holocausto, que se encierra en los términos que Rosa Luxemburgo expresará: “Socialismo o Barbarie”, que hoy urge la obligación histórica de la Clase Obrera en actuar ante este agravamiento de esta amenaza, donde en la ignosis colectiva emocional, nos conduce a evadir el debate dejando espacios para que se nos agote el tiempo y no pueda asumir la praxis revolucionaria que coadyuve a la construcción del Socialismo Científico o nos conduzca a la barbarie. En otras palabras, la contradicción sigue siendo entre los partidarios de la revolución, entendida como la obligación de establecer una sociedad anticapitalista, socialista, y los seguidores de la reforma, concebida como un conjunto de cambios económicos, políticos y sociales, de uno u otro signo, a ser empleados “dentro” del capitalismo.

Es obvio que el imperialismo no cesa en su hostigamiento brutal e intolerable contra los pueblos que insurgen por vía pacifica a los cambios, políticos, sociales y económicos que les exige su subsistencia. Para nadie es un secreto a estas alturas de nuestra historia contemporánea como se le cerró  el paso a la Unidad Popular con el derrocamiento del gobierno del compañero Salvador Allende; ya había un antecedente con el golpe de Estado al gobierno progresista Jacobo Arbénz en Guatemala. Permitiendo al movimiento revolucionario popular identificar la derivación de la revolución en la lucha armada y de la reforma en la lucha electoral, dejando como secuelas de las dictaduras militares, que hoy se mimetizan poniendo un civil como el recién golpe de Estado en Honduras. Hoy en Latinoamérica la situación es muy heterogénea. Solo en Colombia se mantiene la lucha armada revolucionaria, y en condiciones en que es difícil pronosticar un desenredo militar, ni a favor de la insurgencia ni a favor del Estado contrainsurgente colombiano. Tendrá que ser una solución política negociada, a partir de una mayor acumulación de fuerzas que esperamos sea propicio a las fuerzas populares en sentido general: favorable a la insurgencia, y a la izquierda política y los movimientos populares que luchan dentro de los acotados y riesgosos espacios de la democracia neoliberal, militarista y paramilitarista existente en ese hermano país.

Como ya hemos evaluado, la lucha política electoral nos permite identificar tres tipos de reformas, arriba mencionadas: el reformismo neoliberal, el reformismo oportunista y el reformismo con intención o direccionalidad hacia el socialismo, identificable por los discursos y las ofertas populistas electorales. El experimento hoy, de que haya reformas a “favor” de la revolución es una de las razones por las que se debe abrir el debate, ya que esto no encaja en la propuesta del cambio del modelo de producción que desde hace mucho tiempo es el fin de la toma del poder político por la Clase Obrera, para cumplir con ese propósito, y  que solo se imaginaba que el objetivo estratégico de hacer la revolución pudiera conseguirse mediante la táctica de la lucha armada. Que mientras los últimos años, viene minando los escenarios por medios “pacíficos, legales, electorales”, permitiendo  llegar al gobierno las coaliciones de las fuerzas patrióticas y revolucionarias. hay que estar claros que estas reformas a favor de la revolución  carecen de garantías institucionales de continuidad porque están sometidos a las reglas de la altenabilidad democrático-burguesa, y las fuerzas que, con apoyo del imperialismo, pugnan por eliminar del mapa político a figuras como Chávez, Evo y Correa —no simplemente por “alternar” con ellos—, lo que harían, en el caso de llegar al gobierno, sería restablecer a plenitud el esquema puro y duro de concentración de la riqueza y exclusión social.

Entonces existe el riesgo latente de que, más tarde o más temprano, la derecha recupere el ejercicio del gobierno y revierta el camino avanzado hacia la metamorfosis socialdemócrata, es una de las características de la situación latinoamericana actual, porque la elección de gobiernos de izquierda y progresistas es resultado de un cambio en la correlación de fuerzas políticas y sociales que el imperialismo y sus aliados criollos tratan de revertir por cualquier medio, tal como se demuestra en Honduras. Por esto no descartamos la eventual necesidad de acudir a la violencia revolucionaria en esos casos, no para acceder al gobierno, lo cual se logro por la vía pacífica, sino para evitar ser desplazados  por la violencia contrarrevolucionaria. Ante tanta veracidad de los hechos demostrados por la espiral dialéctica material e histórica es que no es sólo urgente el debate sobre la trilogía de re-formalidad del proceso, sino que a su vez urge la verdadera dirección colectiva del Estado mayor de la revolución, de allí la necesidad objetiva de la Unidad Consciente y con Conocimiento de las causas, efectos, consecuencias y secuelas del empirismo de la enfermedad infantil de izquierdismo dentro movimiento revolucionario hacia el Socialismo camino al Comunismo, la blandenguería ideopolítica de los “revolucionarios” son los síntomas que padecen de ese tipo de enfermedad. 

Vladimir Ilich Lenin, con agudeza ante las vacilaciones, exhortó: “Un revolucionario blandengue, vacilante en las cuestiones teóricas, limitado en su horizonte, que justifica su inercia con la espontaneidad del movimiento de masas, más semejante a un secretario de tradeunión que a un tribuno popular, incapaz de presentar un plan audaz y de gran alcance que imponga respeto incluso a sus adversarios, inexperto e inhábil en su arte profesional no es, con perdón sea dicho, un revolucionario, sino un mísero artesano”. 

El Libertador Simón Bolívar en semejanza circunstancia advirtió: “vacilar es perdernos”

Las contradicciones antagónicas entre las clases en pugnas no se resuelven con la conciliación de clases y, menos aun cediendo espacio en el debate sobre el despeje histórico del camino hacia el socialismo, sin vacilar que la gran masa de trabajadores y trabajadoras conducidos por la vanguardia orgánica e ideológica con la disciplina rigorosa y férrea asuma su propia emancipación, Instalando de una vez por todas el Socialismo Científico con las características de que los medios y objetos de producción son de propiedad colectiva y social, bajo el estricto control social de La Clase Obrera.

No hay peor sordo que no quiera oír, y, peor aun el ciego que no quiere ver, sobre el comportamiento del estrato social de la anacrónica sociedad capitalista volvamos al Camarada Lenin: "Los demócratas pequeñoburgueses... todos los socialchovistas y oportunistas de Europa Occidental, esperan en efecto, más del sufragio universal... inculcan al pueblo la falsa idea de que el sufragio universal es, en el Estado actual, un medio capaz de revelar realmente la voluntad de la mayoría de los trabajadores."(...)"estos seudosocialistas que han sustituido la lucha de clases por sueños sobre la conciliación de clases, también se han imaginado la transformación socialista... no como el derrocamiento de la dominación de la clase explotadora, sino como la sumisión pacífica de la minoría a la mayoría."  

Solo con la convicción de la Actuación consciente y con conocimiento de eliminar la Base económica de este estado burgués, se sentara la nueva base económica del Poder Popular, donde la producción es planificada y controlada por las y los trabajadores revolucionarios de acuerdo al diagnostico sobre las principales necesidades del ser social, sin la degradación de nuestra Pachamama.  

¡HASTA LA VICTORIA DEL PODER POPULAR! ¡VENCEREMOS PROLETARIOS DE MI PATRIA GRANDE!

(*)Comunista Siempre



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1316 veces.



Freddy Subdiaga(*)


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a88715.htmlCd0NV CAC = Y co = US