Saltó la talanquera

Hay quienes disfrutan descalificando al revolucionario que critica ciertas acciones del gobierno y lo satanizan, lo llaman escuálido y lo acusan de mentiroso y de haber “saltado la talanquera”. Son gente que nada le ha dado al proceso de cambios y que, por lo tanto, no tienen moral para acusar a nadie, pero que se comportan como aquellos trabajadores incumplidos y deshonestos, quienes rechazan la llegada de alguien dedicado y eficiente, y le hacen la guerra, pues pueden ser, desde ese momento, objeto de comparaciones y quedar en evidencia con las naturales consecuencias.

Desde hace dos años, por lo menos, venimos denunciando que el sistema de salud venezolano es inexistente, que Barrio Adentro dejó de funcionar, que no debe haber dos direcciones de salud en el país, mucho menos si una de ellas no está en manos de venezolanos; que la inversión hecha no se compadece con la ausencia de resultados y que la solidaridad cubana ha tenido como prioritaria a la economía de la isla y no a la salud del pueblo venezolano, lo que es responsabilidad nuestra y no del gobierno de Cuba, cuyos nacionales están haciendo lo que creen conveniente para los intereses de su patria.

Estas apreciaciones motivaron una andanada de insultos de los “expertos” del chavecismo fanático, quienes me dijeron mentiroso; una llamada de atención de algunos amigos y camaradas, quienes nos contaron sus experiencias maravillosas y el tratamiento humano que les habían dado los médicos cubanos, cosa esta última que nunca hemos puesto en duda, y las eternas excusas de otros amigos sobre la falta de recursos y la falta de conciencia de los médicos venezolanos, entrenados en las universidades para “matar y hacer sufrir” a la gente y enriquecerse en las grandes clínicas del país, las cuales son financiadas con el pago de seguros HCM del Estado venezolano.

Como siempre, el Jefe del Estado vino en nuestro auxilio y nos ha reivindicado, al denunciar que hay 2000 módulos de barrio adentro abandonados, por lo que declaró la salud en emergencia. No decíamos mentiras cuando denunciábamos la inexistencia de Barrio Adentro. Chávez fue entonces quien saltó la talanquera. Tampoco mentíamos cuando denunciamos a Mantilla como incompetente, ignorante y responsable del mal estado de la salud, sin hospitales y sin atención primaria. El militar fue destituido y lo substituyen con su segundo: Rotondaro, otro militar, nada mejor que el anterior. Y es que Chávez no da “pie con bola” en materia de salud; anunció que vendrán otros un mil médicos cubanos para la misión. Va a repetir los errores ya cometidos.


lft3003@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3957 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a87349.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO