Con la Artillería del Pensamiento

La zona socialista y los colectivos revolucionarios

La Zona Socialista no es meramente un concepto territorial ni económico, es un concepto mucho más amplio: abarca los cambios materiales y los incorpora, los entrelaza con lo espiritual formando un complejo donde la Conciencia es lo determinante.

La Zona Socialista es en definitiva es una confrontación de otro tipo. No es una guerra convencional donde los términos de la misma están perfectamente determinados, tienen sus leyes y se estudian desde hace milenios. Las grandes fuerzas militares son sustituidas por pequeños grupos operativos infiltrados en la población civil cuya función es detonar desenlaces sociales y políticos mediante operaciones de guerra psicológica, con conflictos localizados con violencia social extrema, y sin orden aparente.

La Zona Socialista es una guerra no declarada y no convencional, formulada en otros términos. En esta nueva expresión de la guerra, los conceptos militares cambian, los frentes, los teatros, las posiciones, flancos, líneas, etc., adquieren otras características, inéditas no convencionales. Las operaciones militares son sustituidas por operaciones encubiertas con unidades mediáticas (grandes redacciones y estudios de radio y televisión). Es una guerra, donde los medios de la misma no están claros, hay que descubrirlos y definirlos simultáneamente; esto por supuesto supone pensamiento, estudio, razonamiento, rigor.

Ya sabemos la función de los Medios Masivos de Comunicación convertidos en los nuevos ejércitos de conquista con sus “Cañones enemigos”, donde se detecta la existencia de ciclos, con una fase “pacifica y democrática” que le sirve a los “oligarcas mediáticos” para entrar en una cruel fase posterior de enfrentamiento violento (Abril del 2002). Las tácticas y estrategias militares, son sustituidas por tácticas y estrategias de control social, mediante la manipulación informativa y la acción psicológica orientada a direccionar la masiva conducta social. El objetivo estratégico ya no es el aprovechamiento y control de áreas físicas (poblaciones, territorios, etc.) sino el apoderamiento y control de la conducta social del pueblo. El campo de batalla ya no está en el exterior, sino dentro de las mentes. Las operaciones ya no se trazan a partir de la colonización militar para controlar un territorio, sino a partir de la colonización mental para controlar una sociedad.

Si entendemos y aceptamos que en la Zona Socialista, lo decisivo, no es lo geográfico, lo político o lo económico y aunque algunos de sus son componentes, no la definen. Lo que la determina, lo que da carácter a la Zona Socialista y la hace perdurable, es la Conciencia del Ser Social y Deber Social, es decir, la Conciencia Socialista.

Entramos a un punto en el que cabe preguntarse:

¿Cuál o cuáles son los teatros de operaciones de una Zona Socialista?

¿A quién enfrentamos, dónde está el enemigo?

¿Cuál es el objetivo militar-político, en la Zona Socialista?

¿Cuáles son los campos de la confrontación y cuáles son las leyes que rigen la Zona Socialista para ponerlas a nuestro favor?

Estamos en un territorio en el cual se hace necesario precisar algunas cuestiones esenciales. Aunque los campos están poco definidos. Geográficamente la situación es claroscuro con manchas y vetas dispersas. En lo económico la situación es similar, se entremezclan las “colinas”. En lo político se mezclan las “Posiciones” de los bandos.

Lo primero es entender que en la Zona Socialista hay dos enemigos irreconciliables, el Capitalismo y el Socialismo, que se enfrentan en condiciones especiales.

Lo segundo es que la Zona Socialista está delimitada por el nivel de conciencia, por el espíritu. Entonces sus frentes de batalla van desde el interior individual, hasta la batalla armada abierta, todos estos frentes tienen como objetivo conquistar la Conciencia, el alma de la sociedad y de los individuos.

El objetivo militar, en este caso, es el aniquilamiento del espíritu capitalista y la instauración de la Conciencia Socialista. Las Zonas Capitalistas y Socialistas se delimitan en la Conciencia.

En este punto cabria preguntarse: cual es el rol que deben jugar los colectivos, llámense como se llamen, especialmente los del 23 de Enero, en la Zona Socialista y no limitarse a organizaciones obreras integradas. Esto en el entendido, del papel que juega la conciencia en el concepto de esta. O es que acaso, los miembros de estos colectivos no han dado sobradas demostraciones de conciencia revolucionaria, siendo ejemplo con su comportamiento, aceptando los desaciertos por supuesto. En este contexto, la mayor presencia y participación de los colectivos en la Zona Socialista, adquiere particular relevancia en términos de actuación contra-hegemónica. Trabajar en esa dirección es una de las cuestiones fundamentales, para la adquisición de la conciencia.

La Zona Socialista debe ser un núcleo de combate con la Zona Capitalista en todos los campos, lo ideológico, político, mediático, cualquier movimiento de los capitalistas debe tener respuesta desde la Zona Socialista. Esta Zona Socialista debe servir de núcleo integrador, entrelazarse con el gobierno, las organizaciones sociales y el PSUV.

El concepto de la Zona Socialista tiene base material, fundamento político, planteamiento militar, forma de organización, etc., pero todo esto se entrelaza con el determinante que es la conciencia; donde el enlace confianza con el Estado y sus instituciones juega un papel decisivo para el comando del sentimiento político y la cosecha de conciencia socialista. La principal función de la Zona Socialista es la defensa y construcción del Socialismo y del Gobierno Revolucionario sin olvidar que el hombre de la Zona Socialista debe ser embrión del Hombre Nuevo. La Zona Socialista debe ser ejemplo de las nuevas relaciones de los hombres entre sí y de éstos con la naturaleza.


"Tenemos que hacer una lucha revolucionaria, y eso pasa, por forjar conciencia de clase, lo decía Marx... El ser social determina la conciencia. Se necesita la conciencia de clase! para ser revolucionario; para no convertirse en un instrumento de la contrarrevolución"

Daniel Ortega S.


* Coordinadora. Simón Bolívar

yocatari@yahoo.es

juanc.02_@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2114 veces.



Juan Contreras y Oswaldo J. Flores C.*


Visite el perfil de Oswaldo Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Flores

Oswaldo Flores

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a84888.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO