¿Somos todos socialistas y revolucionarios?

Apreciado camarada Hugo Chávez. Hoy no pensaba escribir, pero en una alocución que escuché menciona usted, al peligro de la llamada Ultra Izquierda, lo que expresó me llenó de inquietud. Y deseo expresarla a nuestro compañero presidente.

Llamó mucho mi la atención un libro titulado: Salvador Allende, Como la Casa Blanca Provocó su Muerte. -Yo diría mejor asesinato-, pues aunque muerte es muerte, NO es lo mismo. Allende se suicidó, a causa del golpe de estado contra su gobierno preparado como todos sabemos por la CIA y la oligarquía chilena. Por esta razón muere por eso en este caso NO es lo mismo muerte que asesinato.

Pues el camarada presidente Allende, no falleció de muerte natural o accidental. Todo lo contrario, el presidente muere obligado por las acciones planeadas por los golpistas enemigos de clase y de ideología, de su gobierno y de la Unidad Popular.

Preocupado por lo que esto significó para Chile y su pueblo revolucionario. Los años de muertes, torturas y desaparecidos que les regalaba Pinochet y su gobierno a todo aquel que nos estuviese de acuerdo con sus métodos inhumanos de gobernar.

La falta de unidad de criterio y de acción entre los diferentes grupos y tendencias revolucionarias dentro y fuera del gobierno de la Unidad Popular, fueron responsables de que el pueblo chileno no pudiese darles una respuesta contundente a los golpistas fascistas chilenos. Como si se dio en Venezuela el 13 de abril, cuando el pueblo salió a la calle a rescatar a su presidente Chávez, de mano de los golpistas.

En estos momentos tan decisivos para el proceso que vivimos no se ponen definitivamente de acuerdo en su accionar las fuerzas de la izquierda bolivariana y chavista. Para terminar cuanto antes con esta transición que varias veces ha colocado este proceso bolivariano en peligro tal pareciera que estuviésemos cruzando una cuerda floja: abajo el negro precipicio del pasado oprobioso e inhumano del mediato pasado de crimen y oprobio pro capitalista de los oligarcas criollos representados por los gobiernos de AD y de Copey. En la otra orilla, el puerto seguro de un verdadero socialismo humano donde el ser humano sea lo más importante.

La derecha criolla de la oligarquía, ha tenido en estos años por parte del gobierno bolivariano, un trato muy considerado y más que generoso. Se le ha permitido incluso el disfrazarse como los camaleones de “empresarios chavistas” de cooperativistas, de microempresarios y hasta han formado sus propios Consejos Comunales y se les ha “regalado millones a manos llenas”-por parte del gobierno bolivariano. Para y que ellos pudieran: unos reflotar sus “empresas” comprando nueva y moderna maquinarias otros realizar sus propios “proyectos”. Muchas compañías a las que se le dan contratos gubernamentales son enemigas del proceso.

– y esto no es socialismo- -ni así, se hace revolución-

Esta actitud del gobierno al tratar de comprar al enemigo de clase – el cual alarga la mano, y toma los billetes, pero nunca cambiará su manera de pensar ni de actuar, pues son oportunistas en busca de riqueza. Es precisamente la existencia de este estado de cosas complaciente, alcahueta y cómplice ha permitido que el enemigo de la revolución pueda infiltrar y mover sus tentáculos dentro del aparato del gobierno, para así frenar este proceso bolivariano de la forma más fácil posible. Si no fuese por este líder titánico que es Hugo Chávez, ya lo hubiesen logrado hace tiempo.

Pruebas de esta labor de zapa, son los resultados, de las últimas elecciones

Esto nos indica que hay algo está marchando por el camino incorrecto.

Que algunos no están cumpliendo con su labor revolucionaria en el gobierno.

Que otros, se han olvidado del pueblo y no le han cumplido sus expectativas.

Los burócratas, desencantan al pueblo y frenan el proceso al no darle una rápida solución a sus problemas más simples del vivir diario.

Por menos de lo que le han hecho estos conspiradores de esta –oposición pro imperialistas y mayamera con Venezuela y a su pueblo. Su admirado Dictador Pinochet, los habría mandado a todos como dicen los españoles a hacer puñetas, y estarían torturados, desaparecidos, echados al mar como comida para los tiburones o bajo tierra en alguna tumba oculta y sirviéndole hace rato de abono a la vegetación de algún desconocido rincón ya olvidado de la madre Tierra.

Esto es lo que quería hacer Carmona y sus socios con el pueblo, esto es lo que añoran los carmonianos, el no haber podido coronar su golpe de estado y acabar a sangre y fuego con el último de los bolivarianos.

Cuando hay que profundizar, avanzar y asegurar el camino socialista del proceso bolivariano revolucionario. Más, cuando se lanzan opiniones al aire interesadas y dirigidas a dividirnos. Debemos estar seguros y convencidos de que nuestros enemigos de clase es la oligarquía nacional e internacional y el imperio.

Una de las razones por la que se pierde la República Española, entre otras, fue la desunión entre las diferentes tendencias, partidos y grupos que aún siendo enemigos del fascismo y defendiendo a la República. NO actuaron con unidad de criterio ni político ni militar. Cada uno trabajaba por su lado y defendían sus propios intereses de grupo.

A esto le llamo desorden, falta de objetivo y de meta precisa. Como decimos en criollo cada uno jaló para su lado NO hubo unidad de criterios y se perdió la eficiente unidad de acción que debieron mantener las fuerzas antifascistas. A más de la intervención conocida de las fuerzas del eje Alemania con (la legión Cóndor) e Italia.

Las fuerzas del eje fascista contaron con el silencio y en ocasiones complaciente colaboración de EE.UU. Inglaterra y Francia y la entonces naciente Liga de las Naciones...

Esta falta de unidad política y militar de las diferentes tendencias dentro del gobierno republicano y entre los diferentes partidos que lo apoyaron en la guerra contra Franco y el fascismo internacional. Fue desgastando a la República y la debilitó en su accionar ante el enemigo común el fascismo.

La falta de unidad revolucionaria frente al enemigo se acrecentó conforme se perdía la guerra. Cada grupo, cada partido, incluso en el frente de guerra actuaba anárquicamente sin mando unitario y sin unidad de criterio revolucionaria. Fíjese bien que señalo una de las causas, -considero es la principal- pero fueron muchos los errores en conjunto que dieron al traste con las ilusiones revolucionarias de los republicanos antifascistas españoles. En donde los Camaradas revolucionarios españoles no se sentaron a dialogar y ponerse de acuerdo y cuando lo hicieron fracasaron ya era demasiado tarde.

Fíjese bien que digo: los revolucionarios no dialogaron entre sí, no se pusieron de acuerdo para alcanzar su meta que no era otra que la victoria del pueblo contra el fascismo.

Otro ejemplo lamentable, muy lamentable, es lo que pasó en Chile con Salvador Allende, gracias a las divisiones provocadas en las filas revolucionarias por las diferentes tendencias, y la falta de estrategias y tácticas para consolidar el proceso revolucionario. Los revolucionarios no se entendieron, no se unieron, las diferentes tendencias revolucionarios no dialogaron entre si ni se pusieron de acuerdo para hacer la revolución socialista chilena y llevarla por un triunfal camino. –Sin duda un buen trabajo de las agencias de inteligencia del imperio oligarca-. Que lograron con sus estrategias y tácticas separar y dividir a los revolucionarios auténticos. Pese al derroche de heroísmo de los compañeros del MIR chileno, Pinochet, representando a la clase oligarca y al imperio yanqui consolidó su poder sobre un cementerio de patriotas asesinados. La derecha NO perdona, masacra, y asesina cuando hace falta a sus intereses de clase. –Esto NO hay que olvidarlo, es un poco lo que sucedió el 11 y 12 de abril y anteriormente el 27 y 28 de febrero.

Muchas veces, son provocadas estas divisiones por el enemigo infiltrado dentro mismo del proceso, los quintacolumnistas.

Es muy peligrosa la existencia de la llamada QUINTA COLUMNA. Que como en la España Republicana y el Chile de Salvador Allende. Actúan desde dentro del propio gobierno. Un ejemplo ya vivido por usted señor presidente fue el pasado golpe del 11 de abril. En donde el alto mando militar, y personas de su entera confianza, incluyo ministros y diputados saltaron la llamada talanquera y lo traicionaron a usted y al pueblo bolivariano.

Es preocupante señor presidente, la tendencia que sostienen algunos personeros del gobierno –la llamada derecha endógena- de conciliar con la oligarquía, de dialogar y llegar a acuerdos con el enemigo de clase del pueblo, para evitar que el proceso bolivariano se consolide y profundice en estos momentos, precisamente cuando hace más falta que nunca profundizar y consolidar este proceso revolucionario bolivariano y socialista.

Mas ahora, y Luego del resultado de las elecciones de alcaldes y gobernadores recientes. Donde estados como: Táchira, Mérida, Maracaibo, Valencia, Miranda, y la alcaldía Metropolitana los ganó la llamada oposición. Más ahora que nunca estamos obligados a triunfar, para que el proceso tenga continuidad en el tiempo y no muera.

Señor presidente le hoy decir que: - hay que cuidarse de los extremistas de izquierda- bien sea, pero usted una vez usted dijo que: - todo revolucionario tenía algo de anarquista que usted también era medio anarquista pues es revolucionario-

Todo revolucionario es extremista en determinadas situaciones. Ya que Miranda, Bolívar, Martí, Zamora, Zapata, Pancho Villa, Sandino, El Che, Fidel Castro,

Daniel Ortega presidente hoy de Nicaragua. Todos ellos, para nombrar algunos junto con usted señor presidente Hugo Chávez, fueron también extremistas de izquierda en el momento de decidir tomar la lucha armada y empuñar las armas, como uno de los métodos de la praxis revolucionaria para lograr el triunfo de ideales sublimes por los que vale la pena morir cuando de verdad se sienten.

Son extremistas de izquierda y revolucionarios los integrantes de las FARC y el FLN de Colombia y todas las fuerzas que con las armas tratan desde hace sesenta años de liberarla de la oligarquía liberal imperialista. Fue extremista de izquierda el camarada Raúl Reyes, también asesinado por la oligarquía colombiana de ultra derecha.

Camarada presidente Hugo Chávez. NO creo que ningún extremista de izquierda intente un magnicidio contra usted, todo lo contrario lo defenderá. En cambio como le dijo un oráculo al César. – Cuídate de los idus de marzo- fecha en que Marco Bruto, su hijo adoptivo, Casca y los demás complotados lo ASESINAN.

Cuídese más de la oligarquía de derecha extremista y del imperio. Es allí donde esta su enemigo más temible y no en la extrema izquierda que lo que desea es revolución y afianzar este proceso y a usted en el mismo como su único y auténtico líder.

La extrema derecha de la oligarquía imperialista esta es su enemiga a muerte y jamás perdona a un revolucionario auténtico. Menos cuando lo sabe extremista.

Las políticas sociales del gobierno bolivariano hay que profundizarlas y darles continuidad, se demuestra así que la revolución es hechos y no se queda en palabras. Transformando el lenguaje de las palabras al lenguaje de los hechos consolidamos la unidad de las bases revolucionarias. Debemos ampliar y consolidar la base social de apoyo a la revolución. Pero se trata de ampliar y unir la base revolucionaria de integrarnos y no de diálogos y unión conciliadora con la oligarquía de extrema derecha la misma que traicionó a Bolívar, es la enemiga frontal del proceso y siempre lo será.

El izquierdismo para consolidar la unidad, no es un problema, el peligro está en la derecha oligarca imperialista sea esta extremista o no.

Entendiendo por oligarquía extremista de derecha, la capaz de cualquier cosa por salir del presidente Chávez, incluso de vender su alma si es necesario.

En un proceso realmente revolucionario no hay fases intermedias. Ni medias tintas el café es café y la leche es leche.

Ya están diciendo que hay leche, y hay comida por que se llegó a acuerdos de cooperación con los oligarcas, entre otros el aumento de los precios al consumidor de medicinas, harina de trigo, aceite, pan, azúcar, carne pollo y otros en la cadena a abastos de la oligarquía.

No se debe pactar con la oligarquía ni con la oposición extremista o no de derecha, ni llegar a acuerdos o diálogos conciliadores con las clases oligarcas dominantes que aún son muy poderosas. Debe pactarse sí, y dialogar con las bases del pueblo. Darle más poder real a los Consejos Comunales que revolucionariamente debería pasar a ser la punta de lanza en este proceso.

El momento es para avanzar, siempre avanzar, nunca retroceder.

No podremos ganar más elecciones si al mismo tiempo no profundizamos la revolución. y cambiamos el andamiaje burocrático de antaño que aún persiste, y la Asamblea Nacional no se pone a trabajar y promulgar verdaderas leyes revolucionarias que favorezcan tanto al pueblo que los eligió como a los animales y el ambiente tan golpeados siempre por la ferocidad y la falta de conciencia y de compasión de los humanos.


requenave1@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1803 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor