Los cuadros socialistas

No pretendemos descubrir el agua tibia, ni abrogarnos posiciones académicas, solo pretendo hacer referencia a un muy buen artículo publicado por los camaradas de "UN GRANO DE MAIZ", referido este a lo que consideramos una necesidad cada día más imperiosa, la formación de cuadros, la escuela de cuadros...ahora bien, hay muchos quienes consideran que la escuela de cuadros consiste en un cenáculo inalcanzable y otros que consideran el tema como tomarse un café, hacer un tallercito y ya...Ni lo uno ni lo otro, la escuela de cuadros se forja en la medida que asumamos la praxis revolucionaria como parte de nuestras acciones más cotidianas, el Che lo señaló, "cuando lo extraordinario se hace rutina", se hace ordinario.

Otro de los dilemas es ¿Como hacer las escuelas de cuadros y enfrentar las constantes campañas electorales? La respuesta está en el comandante, si alguien predica con el ejemplo es el comandante Chávez. Chávez admite no conocer todo cuando comenzó a ejercer el poder, sin embargo, ha tenido la voluntad y las fuerza para combinar sus funciones como jefe de estado y su dedicación al estudio de todos los temas y la voluntad férrea de prepararse para dirigirnos acertadamente desde su puesto de mando.

Sin pretender teorizar podemos decir que el cuadro socialista, el cuadro revolucionario, el cuadro bolivariano debe en principio romper con un conjunto de cordones umbilicales que nos ata al pasado., se trata de hacer una revolución en nuestras propias mentes y dejar atrás décadas de enajenación y alienación. Se trata de interpretar la vida bajo el lema de "todo lo humano es nuestro", es decir, se trata de tener una visión multidimencional de la vida, del devenir histórico y enfrentar con honestidad, tal como lo plantean los camaradas de "Un Grano de Maíz"..."conscientes de sus limitaciones y defectos", yo agregaría, conscientes de los puntos en donde se debe complementar con el resto del colectivo.

Cuando uno admite y reconoce sus debilidades, si es una mente débil, captada por el capitalismo, esto es motivo para la frustración y el desencanto, para el socialista, es la posibilidad de interactuar con el hermano e intercambiar saberes, fortalezas y debilidades, para junto al hermano avanzar por la senda de lo colectivo, de lo socialista.

Hago estos comentarios porque observo en algunos sitios como se intenta trabajar en esto de la escuela de cuadros, el comandante la estuvo mencionando algún tiempo, entendemos que por la coyuntura política algunas de estas iniciativas entran en el círculo de espera, no obstante, en la medida que avanza el proceso cada vez nos damos cuenta que la escuela de cuadros es una prioridad...no se trata del taller con "el experto", después que Fidel admite haber cometido el error de "creer que alguien sabía como se construía el socialismo", creemos ya estar curados en eso de los llamados "expertos", como señala Mao "para se maestro del pueblo primero hay que ser alumno del pueblo".

Nuestra revolución, dirigida hasta ahora por la pequeña burguesía, en los cuadros intermedios, salvo el comandante y otros cuadros socialistas, que de paso les ha tocado el tema del gobierno y del partido, y aclaro, cuando hablo de la pequeña burguesía no hablo de la persona, no personalizo, hablo de la mentalidad pequeñoburguesa, de buena parte de los dirigentes del PSUV, de la praxis pequeño burguesa, muy distante de la praxis revolucionaria por cierto, alejada del motivo central de toda revolución, el pobre. Esta situación ha desarrollado una especie de "funcionariado" que habla de todo, muy bonito pero que cuando las cosas van a la práctica, a la praxis se convierte en algo poco diferente de la praxis burguesa, subyugada generalmente por los prejuicios incubados en la mente de estas personas, es por ello que se requiere con urgencia la consolidación de la praxis revolucionaria y socialista, no solo la frase, es la esencia.

El comandante habla de empoderar al pueblo y eso es lo correcto, la burocracia estatal habla de empoderar al pueblo pero le produce urticaria cuando se trata de transferir recursos para ese empoderamiento, eso lo padecemos aún y con mucha fuerza en gobernaciones y alcaldías, y no se trata solo del cheque y de presentar los números y los porcentajes de transferencia, se trata que cada medio que vaya al Consejo Comunal debe ser un medio para construir el socialismo.

A nivel central se avanza a un ritmo mucho más acelerado, el comandante está más cerca, los cuadros son más claros y el ejercicio de la praxis revolucionaria se logra con mayor determinación, pero si observamos al estado por dentro en las regiones, nos damos cuenta de lo mucho que falta para lograr niveles aceptables y adecuados en la marcha del proceso. Podemos entender perfectamente que todo proceso requiere su tiempo, sin embargo, en algunas regiones se requiere de una mayor disposición, de un mayor trabajo con mayor contundencia a la hora de ensayar iniciativas que nos permita desenvolvernos dentro de la praxis socialista.

Este tema debe detallarlo el partido, ubicar las regiones y desplegar una acción dirigida en ese sentido, en la idea del fortalecimiento teórico para poder desplegar la práctica y en fin avanzar en la marcha hacia la perfección en la praxis socialista. Sabemos que la perfección no existe, sin embargo, en la medida que el pueblo llano, teóricamente fortalezca su conciencia socialista, en esa medida la praxis socialista está garantizada, de lo contrario, si seguimos actuando bajo el cálculo pequeño burgués profesionalizado, sin el compromiso socialista, sin la praxis socialista, difícilmente podamos tener en cada barrio de la patria un cuadro socialista que entienda la trascendencia del salto a dar.

Ese cuadro no debe ser el típico funcionario del estado, pero tampoco puede ser quien no cuente con las herramientas mínimas para desplegar el trabajo...ya tenemos una estructura que es el batallón socialista, de allí pudiera partir una evaluación, con consciencia, sin los benditos problemas de la mezquindad y la competencia por espacios de poder.

Para empoderar el pueblo se necesita darle las herramientas políticas y económicas, pero la más fundamental es la brújula teórica para que la praxis sea socialista; por lo contrario, si dejamos estos espacios bajo las visiones pequeño burguesas que dependen del temor y el miedo, jamás podremos desarrollar el verdadero poder del pueblo y la transferencia de recursos al pueblo solo se convertiría en planes asistencialistas en donde la gran mayoría de la población poca o ninguna importancia le dará. No se trata de transferirle recursos a las comunidades para que dos o tres personas hagan la obra y ya, se trata que aunado a la transferencia de recursos se incluyan las herramientas teóricas del socialismo y se exija una praxis socialista a toda la estructura del partido y demás componentes del poder popular..."con los pobres del mundo mi suerte quiero echar" decía Martí y no nos queda de otra porque los redentores de nosotros mismos tenemos que ser nosotros mismos, los pobres.

Por estas y muchas otras razones es que Chávez es necesario, sin la presencia de Chávez este proceso hermoso terminaría secuestrado por la pequeño burguesía que por sus temores e ignorancia lo terminarían entregando a la oligarquía nacional e internacional y frustraremos la esperanza de todo un pueblo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3934 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor