Volver a las calles

Muchas reflexiones se han hecho luego de las pasadas elecciones del 2 de Diciembre, socialistas y opositores han nutrido a los lectores de infinidades notas conclusas según su visión idealista, algunas valederas, otras rayan en el vulgarismo mediocre que pretenden hacernos creer que el pueblo no conoce de política. Ante un simple si o un no, victoria o derrota, tristeza o algarabía; debemos los verdaderos revolucionarios buscar donde se vulnero el campo de batalla, hacernos las preguntas necesarias que nos demuestren donde se fallo para que la propuesta de nuestro máximo líder fuese rechazada, inclusive por una gran parte de los compatriotas y camaradas. Haber pensado que el voto que se pudiera obtener con el aglomerado de inscritos en el Partido Socialista Unido de Venezuela, bastaría para hacer frente a unos contra-revolucionarios que poseen una escuela de cómo satanizar políticamente una propuesta, que todos sabemos impulsaría a nuestro país como potencia ideológica y de estabilidad social, ese mero pensamiento excesivo de confianza de algunos lideres revolucionarios, fue la brecha, el caballo de Troya, aprovechado “inteligentemente” por la cúpula opositora.

No basta decirse revolucionario si no se tiene la malicia de un combatiente en su puesto de centinela, si no se esta alerta ante las posibles debilidades que aparecerán cuando los laureles nos deslumbran luego de ganada una batalla. ¿Será que no hubo la providencia del Che, percatarse que un numero considerable de inscritos en el PSUV, lo hicieron por oportunísimo, o es que algunos lideres por temor a no ser señalados por nuestro Presidente como traidores, prefirieron echarlas al hombro, antes de sentar su verdadera posición a la reforma? Tiene mayor valor el que traiciona con la mirada al paredón, y no el que se esconde en el traje verde oliva. Solo basta volcar una mirada a la historia, a las naciones que han visto debilitada su ideal revolucionario por no haber persistido en el adoctrinamiento, es decir, en palabras convencionales, concientizar al pueblo que existe una manera lógica y humana de vivir mejor, de concebir la mayor suma de felicidad posible para todos, que el capitalismos ha sido y será el alma de Gomorra y Sodoma con el cual solo un pequeño grupo se enriquece mientras que el resto del pueblo es explotado esperanzado en un toque de suerte que lo saque de la inmundicia, que esa manera lógica y humana de vivir mejor solo es posible con el Socialismo innovador que catapulta el Presidente Hugo Chávez Frías el cual es un proceso a largo plazo y que hay que regar toda la vida.

Mi reflexión es a todos los combatientes, camaradas, compatriotas que llevan el ideal socialista en el corazón, al revolucionario romántico, amante de la doctrina humanista, el que en otrora era llamado guerrillero urbano, porque su fusil era la palabra que anteponía a sus perseguidores, pues, es hora de tomar nuevamente las calles de una manera pacifica, desechemos la violencia, tomemos el poder de convencimiento en la verborrea que posee todo revolucionario, es el mitin en el sector, es la visita de casa en casa, es la discusión en los grupos vecinales, en el trabajo, en el hogar, es allí donde cada uno de nosotros tenemos que asentar nuestras fuerzas para concientizar al pueblo venezolano que el camino a la grandeza no es otro que el socialismo que impulsamos, debemos saber convencer y aclarar punto por punto los temores que le han sido impuesto por la oligarquía.

Esa es nuestra religión y la evangelización socialista se hace es en la calles, siendo portavoces del ideal, aunado como trampolín del proceso revolucionario en cada uno de los proyecto políticos nacionales e internacionales que genera nuestro máximo líder. La revolución moderna es una guerra constante y cada batalla se gana con el debate en las calles.-
. ejs_66@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1848 veces.



Erwin José Sanchez


Visite el perfil de Erwin Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas