(El contrarrevolucionario)

A propósito del artículo del compañero William Izarra

Muy interesante el artículo del compañero William Izarra “El Contrarrevolucionario”, aunque creo es extemporáneo, a sólo horas de elegir (por sólo mencionar unos de los dos eventos que alude) los delegados que asistirán al Congreso Fundacional del naciente Partido de la Revolución.

Compañero William, después de leer su artículo, sentí un alivio, definitivamente no estoy loco, veo fantasmas donde nadie quiere ver, escribo lo que a mucha gente le incomoda, sí compañero William, HAY UNA DERECHA ENDÓGENA, que mina las entrañas de la Revolución manteniendo en zozobra los avances propios del proceso político, usted los llama contrarrevolucionarios.

Hoy la derecha endógena tratará por todos los medios (después de un trabajo que la llevó a la repartición de dádivas y la compra de conciencias) de sacar la mayor cantidad de delegados al Congreso fundacional, secuestrando una de las instancias organizacionales, y así las importantes propuestas realizadas por nuestro compañero Presidente.

Hoy se consolidará la derecha endógena en el seno de la Revolución, mismas caras, arrogantes y alejados del pueblo. El Congreso fundacional podría ser una edición del pasado que queremos erradicar. Pasado clientelar, cogollero y dedocrático.

Discierno con usted en su apreciación característica del contrarrevolucionario, le explico por qué. Usted señala en su artículo lo siguiente:
“¿Cómo identificamos a los contrarrevolucionarios? Antes que nada comprobemos las raíces políticas de ese elemento. Cuál ha sido su pasado más reciente. Si viene de la IV República y se pasó al chavismo, y ahora pregona el amor a la Revolución cuando antes condenaba el 4F. Pero también hay que examinar a quienes se autoproclaman revolucionarios de siempre”
Compañero William, todos, sin excepción, venimos de la Cuarta República, las raíces políticas son variopintas, la gran mayoría, de las filas de AD y COPEY (partidos de la derecha venezolana), la filas del MVR era un enjambre, un refugio para estos compañeros venezolanos, que supieron acomodarse y tomar ventajas para su prevalecencia política. Han vivido toda su vida de política y hoy siguen haciéndolo, hoy son rojos, rojitos. Son muy pocas las personas que certificaron el 4F, de lo contrario se hubiesen sumado, hoy escribiríamos otra Historia. Es muy difícil caracterizar a estos compañeros. Le pregunto ¿Cuántos de los que dirigieron esas acciones están dentro del Gobierno? ¿Acaso ellos entendían las motivaciones políticas que un día los llevaron a la desobediencia? ¿Estaban ciertamente identificados con las desigualdades y el hambre de nuestro pueblo? Lo dudo, compañero William, no entendieron al Líder. La claridad política sólo era de unos cuantos, entre ellos, la de Hugo Chávez. ¿Cómo certificar un alzamiento militar, cuando el patrón en América Latina, o la característica de estos alzamientos siempre fue de corte fascista?

Los que se autoproclaman revolucionarios de siempre, muchos de ellos hoy no se encuentran en las estructuras del poder, muchos son compañeros que han dedicado toda su vida por CONVICCIÓN, a minimizar las desigualdades sociales. Muchos de esos cuadros políticos que hoy son desaprovechados, vienen de las filas del glorioso Partido Comunista, partido que sí formaba ideológicamente a sus cuadros, los formaba políticamente, la educación ideológica era prioridad entre sus principios. Los formaba en conciencia, conciencia revolucionaria, hoy todavía se les cataloga de comunistas, a veces me he preguntado si era más fácil ser comunista en la Cuarta que en la Quinta.

La contrarrevolución nace del seno de Revolución, en los procesos de depuración que se deben alimentar. Ahora los factores que han contribuido a que la contrarrevolución gane espacios, son productos de nuestra propia incapacidad, de nuestro conformismo político, de nuestra falta de preparación político-ideológica, de no tener un partido que nos oriente y capacite para la lucha, para la batalla de las ideas.

El contrarrevolucionario sólo tiene una vía de aceptar la cultura neoliberal, compañero William, y está basada en una racionalidad conciente, el poder lo concibe como fuente del goce de privilegios, como una forma de distribución egoísta del capital individual. Por naturaleza, el contrarrevolucionario no puede ser reformista, ellos no tienen nada que reformar, su actitud de vida está sujeta a los caprichos propios del lucro, el poder, como forma de perpetuidad económica.

Usted señala: “Para el agente contrarrevolucionario, el pueblo no es un fin sino un medio”. En este punto coincido totalmente con usted, ahora sí eso lo sabemos ¿qué acciones debemos encaminar para neutralizar ese accionar? Los errores políticos que hemos cometido (me incluyo, porque apoyo este proceso político) son los que han permitido el avance de la contrarrevolución, la dedocracia, las imposiciones malsanas, necesarias en algunos casos y ortodoxas en otros, usted, mejor que nadie, debe de saber que nosotros mismos le hemos hecho un daño muy grande a la Revolución cuando certificamos acciones con las cuales, en algunos casos, no convalidamos, pero la obediencia revolucionaria y el apoyo al Líder está por encima de cualquier de cualquier dogma.

Usted por su escrito sabe, y no lo dice abiertamente, pero entiende que el PSUV, en su período de gestación, ha sufrido mucho. El daño que la derecha endógena (Contrarrevolución para usted) le ha causado a la naciente organización, podría ser irreversible en la medida en que lo permitamos, el pueblo, como único administrador del poder, lo entiende de esa manera, quiere ver caras nuevas que emerjan como líderes naturales de sus batallones, los cuales hacen su trabajo, a la vez, en las otras organizaciones al servicio de la Revolución, como lo son los Consejos Comunales que colaboran con su consolidación. Hoy el pueblo venezolano, por lo menos una parte, entiende que en la medida que se trasfiera el poder al pueblo, en esa misma medida se consolidará nuestra Revolución, de ahí que le diga SI al Proyecto propuesto de Reforma Constitucional por el Presidente. Le pregunto ¿donde quedan las desviaciones propuestas por algunos diputados en el Proyecto de Reforma, producto del individualismo con que perciben la Revolución estos “líderes diputados”?
Las sorpresas seguro florecerán el día hoy para frenar el avance de los cuadros emergentes.
¡Hay mucho por hacer!

Patria, Socialismo o Muerte
Venceremos

http://chamosaurio.blogspot.com/
chamosaurio@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2441 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a42884.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO