El Arado y el Mar

Lo que nos enseñó el madurismo

Es verdad que este gobierno súper malo nos ha hundido en la miseria, pero es también verdad que con él hemos tenido enseñanzas inéditas, difíciles de obtener en otras circunstancias. Aprendimos que en las vacas flacas se prueban los pueblos y los amigos. En el mundo, si no tienes, vales poco; sin no sabes, vales menos; y si no tienes, ni sabes, no existes, eres paria. Sentimos el desprecio de mucha gente y gobernantes en el continente, y también palpamos la amistad verdadera, la compasión de mucha gente. El petróleo nos dio riqueza y nos obnubiló, y esta afirmación puede parecer extraña, nos faltó un poco de miseria, de hambre, de pasar trabajo para saber apreciar la realidad y nos atoramos con las vacas gordas. Nos acostumbramos a ser dependientes del petróleo y cuando el madurismo lo arrasó, quedamos desnudos.

Ahora debemos levantarnos para salir de la fosa, recordar la época cuando este pueblo unió al continente en una sola batalla por objetivos altruistas. En la guerra de la independencia no había separación, la Patria era la Revolución, la batalla por la independencia; no había españoles venezolanos, colombianos, peruanos, bolivianos, argentinos, sólo había dos países: la independencia y la esclavitud. Eran días de grandeza, la gente unida por objetivos altruistas, nada menos que liberar y formar Patrias.

Hoy debemos conseguir la afinidad espiritual, proporcionada por la búsqueda de un objetivo altruista por el que valga la pena dar la vida. Conseguida esa meta seremos invencibles, saldremos de la fosa, vendrá la satisfacción material sana, habrá para todos lo que todos producirán. 

Esa meta, ese objetivo, es el Socialismo. Es la salvación de la Humanidad, en peligro de extinción por la guerra entre los humanos y de estos con la naturaleza. Es para nosotros y para los nietos de nuestros nietos, heredarles un país en un mundo viable, donde la alegría de vivir en una sociedad regida por el mandamiento Cristiano de “amaos los unos a los otros” o el Martiano de “con todos por el bien de todos” dejen de ser un sueño y se conviertan en realidad salvadora.

Nosotros en Venezuela tenemos una responsabilidad definitiva, fue aquí el último intento por fundar esa sociedad, con Chávez la tocamos con la punta de los dedos. Aquí tenemos el ejemplo vivo, sabemos qué es bueno y qué es posible, aún andan por el mundo los líderes auténticos de esa gesta, y existen las orientaciones teóricas de ese intento, el Plan de la Patria, la lucha contra la lógica del capital, y tenemos como guía el ejemplo del Comandante. Con el madurismo aprendimos que no hay atajos, o se es capitalista (y no hay capitalismo bueno, el madurismo es un ejemplo) o se es Socialista, Chávez es el ejemplo.

Ese es el reto, este pueblo revolucionario, sus dirigentes deben empinarse y tal como en la independencia, o los días de la derrota del sabotaje petrolero, cuando sin petróleo este pueblo los obreros petroleros sus dirigentes consiguieron asombrar al mundo, al derrotar a la canalla, y recuperar la economía en tiempo increíble.

En manos de estos desleales maduristas todo se pierde, nada se gana.

¡VIVA CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1284 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: