Algunas izquierdas hoy, son menos anticapitalistas (II)

Reaparecen viejas y falsas ideas, traídas por interesados en conciliaciones políticas y económicas que afirman: SE PUEDE LOGRAR LA JUSTICIA SOCIAL SIN TOMAR EL PODER. Esta fábula supera cualquier mito; pretenden tapar el sol con la mano. Magos, presdigitadores, ventrilogos, trepadores, oportunistas y "otros" más, vociferan donde pueden, que la justicia social es un simple problema que tiene solución en decisiones personales de líderes; así, el sistema capitalista disque es mejorable. El camino para esto es electoral. Los Socialdemócratas sostienen la necesidad de tomar el poder, pero por la vía pacífica: LAS ELECCIONES. Ellos afirman: No a la lucha de clases. Sí a la convivencia de clases. El Estado sería democratizado. La realidad y sus gobiernos los desmienten.

En 1989, el FMI, el Banco Mundial, el Tesoro de los Estados Unidos, en fin, los mil millonarios del mundo con mayoría sionista, establecieron EL CONSENSO DE WASHINGTON: EL NEOLIBERALISMO EN MARCHA A TRAGARSE EL PLANETA. Que los progresistas "justicialistas" lo entiendan: ESTOS SON LOS VERDADEROS DUEÑOS DEL MUNDO. CONTRA SUS INTERESES, LAS LUCHAS PACIFICAS, DAN RISA EN UN DIENTE Y CARCAJADA EN UNA MUELA. No son "Molinos de viento"; CON EL CAPITAL HEMOS TOPADO SANCHO.

Marx cuestionó el utopismo teórico: "por arriba no hay soluciones". Hay que conocer el capitalismo por dentro y desde abajo. "Nunca la ignorancia ayudó a nadie" "El Moro". El capitalismo se reacomoda y busca avanzar, algunas izquierdas retroceden. Esto tiene responsabilidad en los liderazgos. Reducir falsamente el capitalismo solo a lo económico, ha sido una trampa saturada de perversas intenciones progresistas. Se obvian y ocultan sus factores sistémicos culturales dominantes. Estos equívocos por ignorancias o intenciones, aumentan la derechización en diversos sectores políticos.

La crisis mundial del sistema capitalista no se puede ocultar; es estructural y severa. El FMI habla de "Una perspectiva anémica" para los Estados Unidos: 31,4 billones de dólares su deuda, lo que influirá sobre el dólar. Inflación progresiva. Turbulencias bancarias y financieras con rescates con dinero público, que el Senador norteamericano B Sanders llamó "Socialismo para los ricos". Fragmentaciones económicas y políticas en distintos países y regiones. Préstamos de los Bancos Centrales a Bancos privados, en oportunidades con cero intereses, para salvar a los dueños de estos bancos, todo con dinero público. Subidas de interés de los Bancos Centrales golpeando a pequeños bancos y concentrando más la gran banca. La pandemia del COVID. Subida de los precios de la energía en Europa. Financiamiento del gobierno de EU a empresarios (para fomentar empleos dentro de su territorio, desmantelando parques industriales y competencias comerciales como en Alemania) entre otros, y a los fabricantes de semiconductores en sus luchas contra China. Aumento del desempleo. El crecimiento anual y permanente de los presupuestos de guerra y sus consecuencias humanas y ambientales. El desempleo el hambre y la miseria en toda su cruel realidad, están acabando con millones de terrícolas, y como si todo esto fuera poco, los Estados Unidos han inducido una guerra entre Rusia y Ucrania, para desindustrializar y desestabilizar a Europa controlándola, para ir contra China una vez supuestamente derrotada Rusia. Los hechos están demostrando, que la era de "LA PLATA DULCE" (Argentina) o especulación financiera, de precios y otras semejanzas, muestran una vez más el talante antiético del capital. Lo llaman "progreso", "desarrollo", "evolución", socialdemocracia. En verdad, sobre los hombros del pueblo se crecen las fortunas privadas.

Las consecuencias sociales que aparecen en las cifras económicas de los países del Tercer Mundo son aterradoras. Las barbaridades del Primer Mundo(capital) no tienen límites, como no los tiene la ambición del capital por más riqueza. La OMS señala, que por segundos y minutos mueren en el mundo miles de niños por hambre, y adultos por enfermedades de etiología social. Por donde se le mire, el progreso del capitalismo es contrario a la justicia social. ¿Qué opinan de estas verdades los progresistas?

Países inmensamente ricos casi siempre del Tercer Mundo, que tienen las mayores reservas de materias primas estratégicas para la economía capitalista, hoy son países empobrecidos. Esto que eufemísticamente llaman progreso y desarrollo, es en verdad la hecatombe para las mayorías humanas. Esta "evolución" nos conduce al infierno. "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda".

Los gobernantes que se resisten a las políticas imperialistas, sus países son intervenidos o invadidos. Ponen y quitan gobernantes con estos desalmados propósitos. Progresistas e izquierdas ahora progresistas, dicen que se trata simplemente de cambiar funcionarios y "dialogar" con los empresarios, para en común acuerdo, "humanizar" al capital y la justicia social irá apareciendo. "El mismo musiuo con distinto cachimbo"

NO HAY QUE CAMBIAR EL MODELO, SOLO SUS FUNCIONARIOS. Son parte de las falsedades de E Bernstein. Oportuno es recordar sus falaces "premoniciones": las crisis del capitalismo irán mermando. La plusvalía desaparecerá por los aumentos de mejores salarios. La dialéctica no será necesaria. La lucha de clases es cambiada por la convivencia entre clases y Marx y sus tesis socialistas desaparecerán: el capitalismo es eterno. HAY QUIENES LO CREEN. "Fin de la historia".

Este sistema tiene obviamente defensores: los que se lucran y los que tontamente creen en él. Los defensores del sistema abundan y dicen: no son necesarias condiciones sino oportunidades. Nuevas tecnologías disquen mejoraran las condiciones (en favor de quienes). LOS ACELERACIONISTAS (defensores de la industrialización, esto es del capital), repiten sin cansancio que los daños y las contaminaciones generar sus propias soluciones. LOS LUDITAS (Ned Ludd, obrero inglés de 1779 en su lucha contra las máquinas) por el contrario, critican las nuevas tecnologías. No faltan defensores del neocolonialismo, que opinen que el saqueo y la barbarie del capital es lícita, pues le viene de la herencia dejada por los conquistadores. Así, la nefasta Doctrina Monroe, es parte de la herencia dejada por los "descubridores". Cómplices del capital, sostienen que la Inteligencia Artificial es expresión del capitalismo bueno. La industria de la guerra, la misma que opera para asesinar a millones de personas, afirma que reducir la población es una necesidad(malthusiana). La actual presidenta del Banco Central europeo, vociferó que los ancianos son un problema para las finanzas: deben morir pronto. Que dé el ejemplo ella.

La Socialdemocracia o reformismo propone: la libre competencia, las cooperativas de Estado, las reformas al Estado, la igualdad social progresiva, la equidad, la reducción de las desigualdades, los cuidados al ambiente, estas y otras propuestas fueron formuladas por Luis Blanc, Wilhelm Liebknecht, August Bebel, Carlos Tolcke, K Kautsky y E Bernstein entre otros. Al final de su vida, Federico Engels también compartió factores socialdemócratas como la vía electoral y las reformas al Estado. Estas posiciones reformistas revisionistas variadas, pero no muy distantes entre sí, se unieron en el Congreso de Gota (1875), y sale el Partido Obrero Alemán, luego Partido Obrero Socialdemócrata. El marxismo parecía liquidado, pero NO lo lograron, los hechos, mantienen hoy de pie y con mirada altiva a C Marx. "EL MORO" sigue atormentando a la burguesía. "Solo el tiempo da poder a la sutil fermentación". 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1854 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor