El presidente Maduro y el PSUV cometen asesinato político del PCV y del principio de participación popular

El catastrófico fracaso del gobierno neoliberal madurista que llevo al país a la actual crisis económica, social y de valores por su incapacidad manifiesta de gobernabilidad, el entreguismo de la soberanía nacional y la escandalosa corrupción contra el tesoro público, han sido el lugar común de una élite antiobrera, contrarevolucionaria y traidora que produjo una aparatosa caída a la popularidad del presidente Nicolás Maduro a niveles históricos muy bajos sin la posibilidad de recuperación, negadora de la reelección presidencial y en consecuencia su derrota electoral 2024.

La crítica situación nacional es irreparable por éste gobierno por ser parte integral de la misma, y ellos lo saben perfectamente, lo que ha generado en el presidente Nicolás Maduro y en su entorno gobernante un terrible miedo de perder el poder, a tal punto que experimentan un estado de inseguridad y desesperación política que los está llevando a cometer errores y actos reñidos con la democracia y el ordenamiento legal electoral; por lo que estamos en presencia de un gobierno asustado, sintiendo el frío de la derrota recoriendoles el sudoroso espinazo porque saben más que nadie que la paliza electoral que les propinara el pueblo es inminente por el fracaso de sus políticas neoliberales que empobrecieron a las mayorías del pueblo.

La criminal maniobra encabezada por el propio presidente Nicolás Maduro junto al caporal medieval del P$UV Diosdado Cabello y la complicidad colaboracionista de magistrados y magistradas del CNE y el TSJ, con la que adelantan el cobarde plan para el asesinato político del Partido Comunista de Venezuela y de paso descalificar y borrar el legitimado valor moral e histórico, contenido en el proceso de lucha politica revolucionaria a lo largo de nuestra historia contemporánea en la que el PCV durante noventa años ha estado presente acompañando a la clase trabajadora y al pueblo de los sectores populares del país; sería un acto de injusticia social que puede traer graves consecuencias futuras.

De qué vale tanta vocingleria verbal, de uniformarse de rojo rojito por fuera y hasta la insultante hipocresía de reunirse con las delegaciones de los Partidos Comunistas de China y Vietnam, si al fin al cabo fué parte de la tramoya teatral para tapar el vacío ideológico cualitativo y para nuestra un botón: que se puede esperar de un adeco disfrazado de "socialista" como Diosdado Cabello practicante con los mismos vicios, triquiñuelas y tramposerias adecas del pasado.

Un hombre de aparato que como Vicepresidente del partido más importante del gobierno ignorante de la dialéctica al no reconocer las diferencias de otros, quien abusa del poder por su ausencia de calidad revolucionaria, que actúa como en la jungla política de la derecha autoritaria por su escasa formación política, quien no soportaría un debate cara a cara sobre análisis de contenidos de temas en los cuales su gobierno ha fracasado, de allí que el programa "con el mazo" es superficial y chabacano sin mayor profundidad, dedicado simplemente a leer efemérides y promover los chismes de la oposición, esa mediocridad manifiesta no puede ser el perfil político de un "alto dirigente revolucionario ilustrado" para la dirección de un país como el nuestro, que pena.

Es muy difícil comprender que en estos tiempos modernos del siglo XXI, en plena era cibernética, de la inteligencia artificial, de avanzadas relaciones humanas y la progresividad del poder, todavía hayan resabios de atrasó político que entorpecen el avance de la democracia, la aplicación desarrollada del conocimiento y la transparencia con aceptable nivel cultural como garantía de nuevos standard del desarrollo sustentable y civilizado de la venezuela que queremos y necesitamos más allá del miedo y el capricho de una casta embriagada de poder que quiere seguir gobernando sin méritos ni compromiso para tal fin.

Robarle la tarjeta a un establecimiento político partidista como el Partido Comunista de Venezuela, es un acto de cobardía politiquera barata del gobierno y el P$UV, inaceptable, que los venezolanos demócratas, las bases del chavismo revolucionario, que el movimiento obrero clasista y los trabajadores en general, no puede permitir porque se violaria el derecho constitucional a la participación y el ejercicio de la soberanía electoral nacional. Un acto ilegal, ilegítimo e indignante que provocará seguramente una insurrección popular democrática electoral; amanecerá y veremos.

Chávez y el chavismo revolucionario són el verdadero camino!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1750 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: