Una geopolítica global en la "nueva época"

"...el presente psicológico penetra en el pasado

por medio de los recuerdos y en el futuro por

medio de las anticipaciones" Bernard Logergan

El Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en el marco del 62 aniversario de la fundación de la OPEP, en Caracas, ha propuesto al escenario internacional dos geoestratégicas políticas que se enmarcan en el actual proceso geopolítico global de la "Nueva Época" cuales son procesos de cambios inevitables que se han venido desarrollando por la crisis del sistema capitalista en su formato neoliberal cuando "el imperio norteamericano" se siente en "perfecta decadencia" ante su incapacidad de adaptarse a las nuevas realidades sistémicas que se están expresando en la globalidad internacional gracias a la consolidación socio-económica post perestroika de la Federación de Rusia y el crecimiento global sostenido gracias al "socialismo con características chinas" de la República Popular de China.

Las propuestas puestas sobre la mesa por Maduro Moros (14-09-2022) contienen varias lecturas, a saber: colocar el petróleo en el mercado internacional a un precio discutible, equilibrado y fluctuante según las condiciones que marque el mercado sobre la base lógica de la oferta y demanda; por supuesto, propuesta siempre discutida en el seno de la OPEP-PLUS sobre el costo del barril en US$100/barril junto con la oferta de abastecer crudo y gas natural a los necesitados mercados norteamericanos y comunitarios y europeos.

Podríamos suponer que ambas ofertas, de ser aceptadas e incorporadas en los escenarios internacionales del mercado, tendría un profundo e importante impacto en el mencionado proceso de la actual transformación de la geopolítica global acompañada, necesariamente, con la imperativa necesidad de alcanzar un "nuevo tipo de relaciones internacionales".

Colocar en los mercados internacionales el barril de petróleo al precio propuesto por Nicolás Maduro Moros tendría un importante impacto en la economía mundial [y en la guerra en Ucrania] junto con el suministro seguro, estable y necesario del crudo y gas natural venezolanos de camino hacia los mercados de los Estados Unidos de Norteamérica y la Comunidad Europea.

Ahora, no todo es color de rosa porque hay un actor en el escenario internacional que tendría que "embaular su soberbia imperial" para que dichas propuestas llegasen a buen puerto. Los Estados Unidos de Norteamérica se encuentran inmersos en una profunda crisis sistémica por dos realidades: un "exceso de neoliberalismo financiero" (seamos generosos con el Capital) y su enfrentamiento directo con dos actores internacionales, Rusia y China, países cuales desarrollos sistémicos se vienen consolidando in crescendo.

Como imperio los EEUU de Norteamérica han reaccionado diseñando una respuesta de recuperación tanto sistémica como imperial. Para ello en franca provocación a la Federación de Rusia está utilizando el "peón-Ucrania" en una guerra de desgaste a mediano y largo plazo en su objetivo de alcanzar las tierras de la India en la búsqueda de imponer su geo-estrategia en la Región Indo-Pacífico. Lebensraum.

Esta nueva propuesta geopolítica-norteamericana acompañada con las decadentes aspiraciones del renacer del fenecido imperio británico tienen como objetivo fundamental el imponer políticas imperiales a la República Popular China a pesar que nos encontramos en pleno siglo XXI y no en aquellos momentos históricos del siglo XIX.

Es de imperativa necesidad estratégica el absoluto control de los países de la Comunidad Europea como "socios y aliados" (sic) en dos escenarios: reforzar a la OTAN y el necesario control de las economías de los países miembros; ambos objetivos se los está proporcionando la guerra en Ucrania.

En ese orden, las propuestas del Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, según los escenarios en descripción, contribuirían a solucionar y resolver los graves escenarios con sus consecuencias directas en el proceso del desarrollo de la "Nueva Época".

Los EEUU de Norteamérica viene "jugando" con el consciente chino utilizando al gobierno demócrata-cristiano sino-alemán en ejercicio en la provincia de Taiwan como "un alfil" en el marco de la expansión y consolidación de su "nueva geopolítica global". Región Indo-Pacífico.

Es decir, sí analizamos las debilidades actuales del imperio norteamericano podríamos concluir que Washington y el Pentágono necesitan imperiosa y obligatoriamente tener una relación de buena vecindad con Latinoamérica.

Considera Washington que los gobiernos demócrata-cristianos "le sacarán las castañas del fuego", es un craso error como lo han percibido y, quizás, comprendido con el triunfo de Gustavo Petro en Colombia. Sí a ello se le adiciona el probable triunfo de Inacio Lula en Brasil sus políticas imperiales con respecto a América Latina tendrán que ser rediseñadas evitando así tener que "repetir la Historia" más cuando en considerando las buenas relaciones de diferentes países latinoamericanos con la Federación de Rusia y la República Popular de China que se están expresando en permanente crecimiento.

Regresamos a las geo-estratégicas propuestas por el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, sustentadas sobre la base de la "Nueva Época".

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 303 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: