Caos del sistema capitalista-imperial y lejanía ciudadana del ejercicio político

El nuevo Orden Mundial, estará signado por la incertidumbre, China y Rusia están en la vanguardia, otros países mantienen una prudente expectativa…¿que irá a ocurrir? No lo sabemos; lo que si creemos posible o aspiramos, siendo un básico deseo humano, dentro de la racionalidad y la sensatez; que el Sistema Mundo tiene que manejarse dentro de algunas reglas que permitan una vida menos accidentada. Esto se ha intentado, y, ese macro rol le fue asignado a la ONU, pero se le ha ido de las manos…, y, el supra poder imperial norteamericano, con más garrote que zanahoria, se ocupó de liderar cual sheriff, el "Orden" en la comarca planetaria. Pero "tanto fue el cántaro al agua"… que el "guachimán" capitalista hecho imperio, no pudo escapar a sus contradicciones estructurales, deslizándose en la pendiente de la decadencia, negándose a admitir la realidad, produciendo turbulencias y caos; es precisamente, lo que presenciamos y sufre la humanidad hoy.

No es cuento lo que acontece, y, nos ubica en un momento crucial de definiciones, que nos obliga a acercamos a estos nuevos tiempos con objetividad, hasta donde el buen criterio del andar humano en el laberinto de la geo-política nos alcance, e insistir como ciudadanos, en restaurar quebrantados derechos formales, que tenemos los pueblos, forjados con mucho esfuerzo, dolor y talento por generaciones, tanto en el orden: económico, político, jurídico y espiritual; legado patrimonial creado como base para posibilitar la convivencia de sociedades culturalmente diversas, y una existencia digna. Estos sustanciales Derechos, acordados y formalizados institucionalmente, por las naciones, ante el creciente deterioro, requieren con urgencia oxigenarse, antes que entren en terapia intensiva. Esto exige, una visión retrospectiva severamente crítica y autocrítica del andar civilizatorio.

Lo otro sería, dejar en manos de las tradicionales cúpulas económicas políticas y militares, cuya extraviada visión del poder los lleve a hacer cálculos que puedan conducir a acciones que fragmenten y degraden nuclearmente nuestro hábitat…porque además, hay que entender que serían muy pocos los habitantes que tendrían acceso a las naves que los llevaría a otro planeta en caso de que se abra esa opción…Agregando también, que en el supuesto que triunfe la irracionalidad y se activen los artefactos atómicos, dudo que alguien quisiera habitar, en lo que quedaría de esta esfera rotatoria y viajera, que nos ha cobijado por generaciones.

En nuestro soliloquio, no podemos evitar ser atrapados por cierta desesperanza, sembrada por la experimentada, vieja y culta Europa; cuyo liderazgo luce confuso, contradictorio, parecieran estar sorprendidos por lo que acontece entre Rusia, Ucrania, OTAN, USA; que los hace tomar medidas tan incoherentes, que los puede llevar a incidir en una catástrofe sin parangón en el continente, sin tener la seguridad que se pueda repetir un nuevo Plan Marshall…

La Europa de la Postguerra, con sus políticas de Bienestar Social, y aún en el marco de la Guerra Fría, creció con sus vecinos en la diversidad y la diferencia entre ellos con el "comunismo" de la URSS, y luego en la década del 90, después del Muro de Berlín, el derrumbe soviético, y el periodo de hegemonía gringa, en medio de deplorables lunares, prosiguió su relacionamiento con la Federación Rusa; total han sido siete décadas de crecientes y amplios intercambios comerciales, y comunicacionales: aéreos, terrestres, marítimos; proyectos científicos-tecnológicos conjuntos, Cultura, Turismo. etc.

Estas relaciones humanas de toda naturaleza en un planeta obligatoriamente compartido, son crucigramáticas, laberínticas, difíciles de deshacer. Contaba un amigo, que Moscú no duerme, y, que a cualquier hora se podía acceder a las mejores tiendas occidentales, restaurantes, teatros y sitios de diversión; en el antiguo café Pushkin, se reunía lo más granado de la burocracia millonaria rusa, con su despliegue de vehículos de alta gama; y, agregaba, París en materia de consumo, es como un barrio de Moscú. Y un detalle, que no debe pasar desapercibido y no debe sorprender a nadie: la Federación Rusa, es una poderosa Economía de Mercado, importante consumidora de bienes occidentales y gran productora de otros, de carácter esencial y estratégico que atiende con alta eficiencia a la Euro-zona y a buena parte del globo.

En este sentido, no deja de llamar la atención, este "aparente desconocimiento" del liderazgo europeo, de las esenciales relaciones económicas y, en particular el alto consumo del petróleo y gas ruso, cuyo abrupto cese puede afectar drásticamente el bienestar ciudadano cotidiano; y llevar al declive la producción industrial. Lo otro, es pensar que estamos en presencia de una pérfida realidad, donde la gobernanza europea posiblemente está siendo conducida por una supra-trama de intereses económicos y políticos, cuya cara visible es el gobierno imperial norteamericano, que no tendrá escrúpulos en llevar a Europa a un retroceso de décadas, si eso contribuye a sostener su hegemonía.(1)

A todas estas, nos preguntamos ¿quienes dirigen las Naciones? ¿Cómo lo hacen? ¿Acaso, no serán en su mayoría autocracias hábilmente disfrazadas? ¿Y los pueblos sufrientes de los desvaríos del poder, donde andamos?.¿Será una excesiva domesticación? ¿Ignorancia y alejamiento de la Política, un adiós a Aristóteles?¿Acaso una intoxicación de palabras hueras? : Libertad, Igualdad, Justicia, Soberanía, Democracia, Derecho, Derechos Humanos, Constituciones; simple manoseo de palabras; expresiones generalmente alejadas de la vida real, y otras tan dramáticamente cercanas, concretas y lacerantes: desigualdades, pobreza, hambre, explotación, autoritarismo…

En estos días el gobierno norteamericano desempolvó la "Ley de Préstamo y Arriendo" aprobada por el Congreso en 1941, convirtiéndose USA, en aquellos tiempos en el mayor proveedor de artefactos bélicos y otros rubros, en lo que ellos denominaron un gigantesco esfuerzo para la Guerra contra el Nazi-fascismo, no hubo descanso en esos años en la producción industrial. De allí salió "buchón" el gobierno estadounidense, y así se presentó en 1944, en las reuniones de Bretton Woods, y todos sabemos lo que allí aconteció como construcción imperial hacia la hegemonía mundial.

En estos momentos en la guerra Rusia-Ucrania- (OTAN-USA-UE) están usando intensamente pertrechos bélicos costosos, provenientes de los arsenales europeos y americanos. Muchos de esos artefactos aunque son letales, resultan relativamente obsoletos en estos tiempos; es el caso de los 50 tanques alemanes con artillería antiaérea ofrecidos a Ucrania, que al parecer datan de la década del 70, y cuyas municiones son difíciles de conseguir. El caso es, que necesariamente se va a plantear ahora una reposición del parque bélico europeo, y por supuesto será una oportunidad para su modernización.

USA, es el primer exportador de armas del mundo, y Europa, es un mercado cautivo, un buen consumidor, no solamente por sus obligaciones de equipamiento atendiendo las necesidades de la OTAN, sino además por los viejos resabios neocoloniales europeos persistentes en África y otras regiones. Por ello la desempolvada Ley de 1941, cae como anillo al dedo a los gringos y, de nuevo…"buchones"

Vistas las cosas así, el panorama político-económico- social europeo luce preocupante, pues la crisis capitalista global de la primera década del siglo XXI, aún no ha sido superada, la pandemia ha dejado severas huellas; por otra parte, las secuelas de esta guerra están por medirse, pero no son alentadoras, considerando el grave endeudamiento bélico con los americanos y con los fabricantes de armas de la Euro-zona, y seguramente la reorientación económica y comercial unidireccional que impondrá el hegemón imperial, sea cual fuere el desenlace de la guerra convencional, inexorablemente incidirá en el desmejoramiento de la calidad de vida de esas comunidades.

Mientras tanto, todos los pueblos tenemos que asumir el reto en aprender a navegar en ese confuso océano de la geopolítica, donde el liderazgo mundial hasta ahora,(por sus obras os conocerán) ofrece más fracasos que éxitos; sin embargo la humanidad toda, tiene necesidades y urgencias, no puede rendirse e insistir en la impostergable búsqueda de un mundo más vivible.

Rafael Castro

LA REVOLUCION ES CULTURAL

…Que despierte el leñador…

  1. Hegemonía: Dominio sobre otros países, fin de soberanías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 429 veces.



Rafael Castro

Especializado en Gestión Cultural. Colaborador y Fundador de Instituciones de la Cultura, en el Sector Público y Privado.

 racasce@gmail.com      @racas42

Visite el perfil de Rafael Castro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: