Casi no lo puedo creer

Ya voy por el tercer día escribiendo un artículo, el cual todavía no he terminado (no este, sino otro), pero, durante uno de mis descansos entre revisiones y correcciones, me tropecé con una noticia en Aporrea que tuve que leer tres veces para creerla:

(VIDEO) Venezuela comenzó importación desde Irán de crudo supuestamente del tipo "pesado" para su refinación

¿Qué?

¡No puede ser!

Casi no lo pude creer.

Con o sin sanciones …

¿Cómo y por qué carrizo van a traer petróleo a las refinerías de Venezuela desde 12.000 kilómetros de distancia cuando ese mismo o muy parecido petróleo se encuentra a solo digamos 200 kilómetros de distancia de las refinerías?

¿Cuál es el chiste?

Bueno, yo personalmente, no creo que sería ningún chiste, es algo muy serio que podría meternos en problemas muy graves que demorarían décadas, sino siglos en resolver, así como ha ocurrido, por ejemplo, con Afganistán, Camboya, y Colombia, tres Pueblos que han sido básicamente esclavizados y destruidos por la corrupción relacionada directamente al narcotráfico (vean el ADDENDUM).

Esto --- de ira a buscar petróleo en Irán --- sería igual a tener un huerto en su patio trasero (en Caracas), pero de salir a tomar un avión para ir a comprarse verduras para la cena, en Europa, y después de la cena, tomar otro avión para irse a comprar sus pijamas en China para después irse a dormir con el mismo pijama (en su casa en Caracas) que podría haber comprado en la tienda al lado de su casa (en Caracas).

¿Quién carrizo en su mente sana haría eso?

La respuesta es, NADIE, bueno, excepto por quienes gobiernan este país.

Eso es precisamente lo que han están haciendo, no solamente con el petróleo, sino también (entre otras cosas):

1- con la comida de los CLAP, importada desde Turquía (10.000 kilómetros), cuando podrían importar la misma cosa desde Brasil o Colombia, nuestros vecinos que se encuentran a solo 1.000 kilómetros de distancia, o

2- exportando cacao a países que ya producen toneladas de cacao, probablemente más que Venezuela, como Malasia por ejemplo (a 18.000 kilómetros de distancia), o

3- importando vacunas desde Rusia (a 6.000 kilómetros de distancia) en vez de desde algún país más cercano.

Todas estas cosas, lo hace pensar a uno.

Deben existir razones clandestinas para justificar este tipo de comportamiento irracional e insensato por parte de quienes nos gobiernan hoy.

¿Verdad?

Lo cosa es que todo tiene sus razones, todo, absolutamente todo, nada ocurre solito, y nada ocurre porque sí, es más, en este mundo de hoy, casi todo ocurre por el dinero, ¿no es así?, especialmente aquí en Venezuela, un país y una sociedad donde desde que Chávez murió (fue asesinado en mi estimación) el principal dios de todos los dioses, es el dinero, por encima de todo.

Por ejemplo …

Estoy seguro que absolutamente ninguno de los actuales ministros del gobierno, directores de las instituciones del Estado, diputados de la asamblea nacional, gobernadores, alcaldes, etc., estarían ocupando sus puestos en este momento si no fuera por el dinero, ¿verdad?, entonces, por ende, el hecho de que estarían importando el petróleo desde Irán, o importando vacunas desde Rusia, y comida desde Turquía, o exportando cacao, oro, y otras cosas hacia países tan lejanos, debe tener que ver, absolutamente y primordialmente, con el dinero, por encima de todo.

El bienestar de nuestra Nación y de nuestro Pueblo, es segundario, y a veces, creo yo, ni siquiera aparece en la lista de prioridades de nuestros gobernantes, quienes irónicamente nosotros mismos pusimos allí.

¿Verdad?

Así yo lo entiendo.

¿Y ustedes?

Saben, la codicia de la gente que nos gobierno aquí en Venezuela desde el 2013 ha sobrepasado todos los límites de toda sensatez humana … y … sobre este punto … nadie puede contradecirme (y tener razón), nadie, no importa cuales serian las razones, las justificaciones, o las excusas que me presentarían ya que no existe, en lo absoluto, ninguna cosa que pudiera justificar tal tipo de comportamiento que no tenga algo que ver directamente con la codicia, a menos que tenga algo que ver con alguna enfermedad mental o alguna condición o trastorno bioneurológica, como la psicopatía por ejemplo, y cosas así.

Por eso, cuando veo aquí en Aporrea a escritores que apoyan incondicionalmente al actual jefe de Estado venezolano y a sus colaboradores, bueno, igual a esa noticia de arriba, casi no lo puedo creer.

Repito …

Casi no lo puedo creer.

ADDENDUM

En caso que se pregunten por qué precisamente el actual jefe de Estado venezolano y su gente hacen este tipo de cosas, de exportar o importar petróleo y cacao o cualquier otra cosa, como el oro por ejemplo, a países tan distantes, les voy a contar lo siguiente. En el 2015, en Guiria (Venezuela), frente a Trinidad, o sea, en el extremo oriente del país, pocos días después de haber accidentalmente conocido al jefe de las operaciones terrestres (Cumaná, Carúpano, Río Caribe, y Guiria) de uno de los grandes carteles del narcotráfico de Europa dirigido por un libanés quien también conocí accidentalmente durante la misma semana que descubrí, también sin querer (yo solo quería ir a pescar y me tropecé con ellos), que el INEA, el instituto acuático del Estado venezolano, y PDVSA sin Rafael Ramírez, vía los barcos petroleros (así me lo contó el jefe de operaciones del narcotráfico), estaban directamente involucrados en el tráfico de droga colombiana (cocaína) hacia Europa, fui muy violentamente secuestrado, torturado, y casi matado, pero me escapé. A mí personalmente no me importa un carrizo que toda esa gente esté involucrada en el narcotráfico, que hagan lo que les dé la gana, esas son sus vidas, no la mía, pero, que hagan estas cosas, que son además ilegales y claramente criminales, usando los recursos del Estado, o sea, usando el dinero del Pueblo, eso es otra cosa, y por eso mismo lo menciono aquí. ¡Sinvergüenzas! Si no me creen, pregúntenle a cualquier persona que vive en Guiria, y ellos les dirán que, además, la CICPC (policía del Estado venezolano) también está (o estaba) involucrada, no solo en el narcotráfico sino también en graves crímenes como el secuestro, incluso posiblemente mi secuestro, y esos guireños les confirmarán que, entre otras cosas, los efectivos de la CICPC de Guiria se reúnen (o se reunían), drogados y tomados, en un restaurant que se encuentra medio escondido cerca del balneario municipal a unos 600 metros hacia el noreste del Hotel Da’ Mario. Para ver este lugar, ingresen, "hotel bar restauren da' mario venezuela," en Google Earth, y vayan unos 600 metros hacia el noreste siguiendo la costa hasta que lleguen al primer grupito de casas. La primera casa al borde del mar, la más pequeña y cuadrada, es ese restaurant medio escondido al cual me refiero. Hay una especia de terraza allí, un gigantesco árbol, y una escalera para bajar a la playa. Es un lugar muy hermoso, pero muy peligroso, eso lo descubrí por error. El gerente del lugar es muy simpático (o era, en caso que lo hayan matado ya que él siempre andaba muy nervioso y preocupado). Entre otras vergüenzas, esa es la Venezuela de hoy bajo en mando del actual jefe de Estado venezolano. Sí señor. No he inventado nada aquí, averigüen, y verán que esto es verdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1146 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscar@oscarheck.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía