Análisis elecciones regionales

¡Ganó Venezuela!

Desde la llegada de la revolución bolivariana al poder en 1998 el tema electoral en Venezuela ha significado siempre una lucha entre lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que no nace aún totalmente. Quizás sea una de las elecciones con mayor confrontación desde el punto de vista de modelos expuestos por una y otra fuerza política. La derecha venezolana defiende su modelo capitalista alineado con EEUU, aunque no lo declara abiertamente, quizás le iría mejor si le hablase con sinceridad a su propia gente. Pero en estas elecciones de 2021 la derecha a pesar de los esfuerzos hechos no pudieron ponerse de acuerdo todas las fuerzas de esa tendencia y fueron divididas en casi todas las regiones. El chavismo por su parte marchó unido demostrando mucha madurez y sobre todo recogiendo la cosecha de tomar los correctivos necesarios sobre todo luego de la selección de las candidaturas que demostraron algo preocupante a mi manera de ver. Tener que renovar más del 90% de los cuadros a las alcaldías nos demuestra que el desarrollo revolucionario en los municipios es bajo, es decir, si partimos del hecho qué se renovaron los anteriores alcaldes por fallas en sus gestiones, el PSUV y el Polo en esos municipios no ha desarrollado equipos para hacer una revolución y eso es preocupante y que amerita un análisis detallado de la dirección política nacional. En las regiones se renovó poco menos, algo así cómo el 60%, que es bastante. De esas renovaciones se pierde en Zulia y Cojedes, antes en manos del chavismo. En el Zulia repitió quien era gobernador, Prieto, pierde con Manuel Rosales un experimentado líder de la derecha, ex-adeco y conocedor de todas las mañas de la política, con ideas nada complejas pero pragmático, podría ser un buen interlocutor en la búsqueda de consensos en temas nacionales ya que tiene peso en la derecha venezolana. Asimismo en Cojedes por la oposición obtiene la gobernación Galíndez, ex-gobernador de ese estado y Nueva Esparta, otro político de la derecha experimentado y viejo zorro en estas lides. Se configura en el país un nuevo escenario en donde el gobierno seguirá en su batalla de configurar un escenario donde sea posible manejar la política antes que la antipolítica; escenario de acuerdos, lo ha expresado el presidente. Escenario donde se logre conformar un bloque político nacional que sea capaz de plantarse a las pretensiones imperialistas de manejar a su antojo a payasos tipo Guaidó, que sin sonrojarse se prestan para el despojo del país de la manera más criminal, eso no puede seguir ocurriendo. Estamos claros que la oposición tiene sus espacios, tendrá presencia siempre, es imposible que el 100% del país apoye el chavismo, pero el país necesita de una oposición seria, nacionalista, digna, no de una oposición que se entregue al imperio y a potencia e intereses externos sin siquiera sonrojarse. No queremos decir acá que los que ganaron de la derecha son unos niños de pecho, no, el país tiene que estar muy atentos a los constantes desvaríos de esos personajes, las incoherencias, las presiones que estos no aguantan, pero al menos parece viable la consolidación de un bloque de poder en la derecha que sea capaz de manejarse con coherencia en el ámbito del nuevo país que nace con la revolución bolivariana. Todo esto es ganancia y los pitiyanquis cada día están más aislados de la política nacional. Seguramente la derecha hará sus análisis y sacará su cuenta; los resultados le dicen con claridad que por el camino de la entrega a fuerzas extranjeras no tienen vida. El país necesita una oposición seria y coherente y pudiera estar naciendo, bueno, si los que toman el mando son capaces de sacudirse la influencia de los gringos y la mafia colombiana. Rosales obtiene el triunfo en un estado fronterizo, un estado que ha sido siempre difícil para el chavismo, pero dependerá de Rosales si aprovecha el triunfo y lo capitaliza para convertirse en el jefe de la oposición o se desgasta en enfrentamientos estériles con el gobierno central y el chavismo que tarde o temprano le pasará factura. Los factores radicales de López-Guidó intentarán seguir manteniendo el control, en EEUU los prefieren a ellos, no obstante, la realidad política nacional les ha aislado pero cuentan con muchos recursos económicos para echar vainas. De ellos hay que estar atentos y mantenerlos a raya, pero, en lo estrictamente político, el resultado para ellos es catastrófico.

El chavismo por su parte tiene que revisar asuntos también puertas adentro; en el Zulia se debió sacar de una buena vez a Prieto que venía con "plomo en el ala"; hacer algo similar a lo que se hizo en Monagas, aunque allí las bases hablaron claro y rasparon a la gobernadora, en el Zulia no ocurrió eso, se dejó participar a Prieto, a sabiendas del rechazo y allí están los resultados. El éxito estratégico del PSUV fue exitoso en: Aragua, Trujillo, Bolívar y Dtto Capital. En estas regiones se cortó por lo sano y se dejó sin opción a quienes estaban, las bases respondieron a esos gestos del partido y recomponiendose de las fallas de esas gestiones se logró el triunfo. Táchira y Mérida son "regalos" de dios, se gana por los errores opositores fundamentalmente. Freddy es un cuadro experimentado, ojalá no se le vuelan los tapones y consolide la revolución en Táchira, ayude a ello. Pero el triunfo que particularmente me llama más la atención es el de Luis José Marcano en Anzoátegui; primero porque es un líder de las nuevas generaciones y segundo porque se apoyó en el tema del poder comunal. Son señales de lo nuevo que comienzan a expresarse en el ámbito político del chavismo y que como es natural en una primera etapa no se haya abordado en el ámbito regional con fuerza. Marcano pareciera ser el pupilo de Maduro para otras grandes cosas, veremos si en Anzoátegui logra consolidar un colectivo dirigente que sea capaz de seguir adelante y consolidar el poder comunal real, no de papel y discurso barato. Particularmente tengo muchas expectativas con esto de Anzoátegui.

Tarea pendiente Barinas-Apure; se ganó, pero los márgenes nos deja un sabor no halagador; es la tierra de Chávez, amada por el comandante y esos resultados deberían llevar al partido a plantearse estrategias de revisión a profundidad. Poco debe importar si es hermano de Chávez el gobernador, este proceso no es para complacencias, el que no pueda se aparta y ya...En el caso de Apure; otro punto álgido por el tema fronterizo, allí se reforzó con un cuadro nacional, Piñate, de la vieja guardia, se ganó, pero habrá que ver el desarrollo en el tiempo dada la importancia estratégica de esta región y como señalé antes, es el punto de referencia del espíritu del comandante Chávez y los resultados aunque victoriosos no nos gusta.

El país se enrumbara hacia derroteros de victoria, la paz y la estabilidad interna es menester para consolidar una posición diversa pero de arraigo nacional que sea capaz de desmarcarse del dominio imperialista y con ello desmontar sus planes desestabilizadores de la economía y que nos permita ir saliendo de la situación crítica hacia donde nos ha llevado las sanciones y los ataques al sistema exportador del país, basado en el petróleo; la mono exportación pues. Es necesario consolidar un sistema productivo propio y un sistema exportador que se diversifique, además de reducir las importaciones y la dependencia del exterior. Esto tenemos que hacerlo en medio del asedio imperialista con los ataques a la moneda, el robo de nuestros activos, el bloqueo financiero, etc. La construcción de un gran acuerdo nacional que incorpore a la oposición en sus espacios, pero alejados de la violencia y de los planes desestabilizadores es una necesidad. No será fácil construirla pero hay que hacerlo... ¡Manos a la obra!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 388 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor