Sobre la economía socialista

Es éste el tema más complicado para quienes proponemos la construcción del socialismo. En la base económica está en un altísimo porcentaje la determinación de las relaciones sociales dominantes y el desarrollo de instituciones que permitan la consolidación de una nueva sociedad igualitaria.

Ahora bien, ese modelo económico revolucionario parte de reconocer que el predominio capitalista es una realidad, pero no una realidad ante la cual hay que resignarse y cruzarse de brazos, si no todo lo contrario, el capitalismo es precisamente la realidad a superar, porque es una realidad opresora y que frena el desarrollo pleno de nuestras fuerzas productivas como pueblo.

El camino de la construcción de nuestra economía socialista no parte desde cero. La propiedad estatal sobre nuestros hidrocarburos y sobre la empresa PDVSA, nos da la posibilidad de que el Estado ponga en práctica una redistribución de la renta orientada a saldar la deuda social con los más necesitados y que se traduce en beneficios como salud y educación que son el soporte básico de una sociedad igualitaria. La reinversión de las ganancias petroleras en áreas productivas de nuevo tipo, también constituye un empuje a la construcción de esas nuevas formas de propiedad y de producción que, aunque experimentales en muchos casos, son los primeros pasos de nuestro ejercicio autónomo y soberano de avanzar hacia el socialismo.

¿Cuáles son esas experiencias en las que podemos ir perfilando nuestro modelo de economía socialista en la transición?

* El Cooperativismo: aunque la propiedad cooperativa sigue siendo propiedad privada, es una forma de colectivizar la propiedad y, sobre todo, de promover valores de corresponsabilidad, convivencia y solidaridad.
* Las Empresas Públicas: aunque lo estatal no necesariamente es social o socialista, las empresas del Estado pueden ser perfectamente generadoras de relaciones de producción que impulsen el bienestar colectivo y la propiedad social.
* Las Empresas Mixtas: en esa misma dirección, el Estado puede llegar a considerar pertinente y conveniente la alianza táctica con sectores privados en determinadas áreas económicas, siempre bajo la premisa de tener condiciones ventajosas para la nación.
* La Cogestión: también ésta es una propuesta reformista, pero es una vía intermedia que, ante la amenaza cierta del cierre de una empresa por insolvencia del patrono, los trabajadores pueden optar por capitalizar sus acreencias y darle una reorientación al manejo productivo y administrativo del negocio.
* El Sistema Financiero Estatal: el Estado tiene que poseer un fuerte y transparente sistema financiero que apalanque el desarrollo económico y social.
* Los Consejos Comunales: estas novedosas experiencias del poder popular pudieran llegar a convertirse en núcleos de actividad productiva comunitaria.
* Los Programas Sociales Especiales: en términos socialistas son una inversión social de inmensurable impacto positivo en la economía.

Por último, teniendo claro que esta transición será larga y tortuosa, debemos tener sabiduría para entender la coyuntura y madurez para enfrentar las realidades, sin renunciar nunca a la decisión firme e irrevocable de construir el socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4029 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: