Carabobo: 1821-2021 (IV)

LA REVOLUCIÓN NO PUEDE SALIR DE UN PENSAMIENTO DOMINADO. LA REVOLUCIÓN TIENE QUE SER HEURÍSTICA, CRÍTICA Y AUTOCRÍTICA.

El 23 de enero de 1958, cae la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez. Previamente en Nueva York, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jovito Villalba, con la asesoría y vigilancia del Pentágono, firman un acuerdo político, para "el manejo" del país una vez que ellos fueran gobierno. La burguesía nacional (que se había lucrado del gobierno de Pérez Jiménez, como de todos los anteriores y posteriores gobiernos), sabedora de estos acuerdos en los Estados Unidos, preparó "su" representación en la "Junta de Gobierno" que sustituyó al dictador: Blas Lamberti y Eugenio Mendoza. Aquel 23 de enero, equivocadamente el pueblo corrió para La Seguridad Nacional (Policía represiva del régimen) a sacar sus presos, mientras que el sector privado corría para Miraflores, el mayor símbolo del poder.

La burguesía siempre ha sabido fingir. Cuando dice la verdad, es porque la realidad la obliga. Habla de democracia, de libertades, de justicia social, de trabajo, de seguridad pública, de presente y futuro en forma abstracta, etérea y cuando es de su conveniencia. Cede cuando está contra la pared. Concilia cuando le interesa. Ha creado partidos y líderes para sus propósitos de control político. "Su" práctica política, les suele conducir a las arcas públicas. La derecha sabe lo que quiere y es leal a su pensamiento…El problema lo tenemos en nuestras izquierdas…. Argucias, sofismas, dogmatismos, desviaciones, traiciones, lenguajes, condiciones, circunstancias y desviaciones van aflorando. Sin críticas no hay revolución. "Lo terrible no es la caída, lo terrible es la pendiente".

El Pacto de Nueva York entre Betancourt, Caldera y Villalba, es ratificado en Caracas en la casa del Dr. Caldera, conocida como "Punto Fijo". Acordaron: alternancia del mandato presidencial entre ambos partidos, cogobiernos regionales municipales parlamentarios e institucionales, alianzas estrechas con los Estados Unidos y la burguesía nacional, confrontación feroz contra la izquierda y aislamiento y cerco continental a la joven revolución cubana.

Un poco más de 40 años de gobierno puntofijista, de copeyanos verdes y adecos blanco, de entreguismo de nuestras riquezas, pérdida de soberanía, corrupción, represión, allanamientos, asesinatos, campos de concentración, fusilamientos, torturas, venezolanos amordazados lanzados desde helicópteros, trampas electorales, cierre de periódicos, revistas, programas de radio, liceos y Universidades, endeudamientos internacionales, cuyos dólares compraba la burguesía y se lo llevaba fuera, y la misma consigna del gobierno: DISPAREN PRIMERO Y AVERIGUEN DESPUES como política oficial, en parte nos explican el orígen del Caracazo, del fracaso del golpe del 4 de Febrero, y la llegada a la Presidencia del Comandante Chávez, por la vía electoral. Algunos de aquellos autores o cómplices de la aludida destrucción nacional, hoy son diputados o gobiernos regionales y municipales (y pueden llegar a Ministros). Aquí no ha pasado nada… "Bochinche bochinche, este país solo sabe hacer bochinche"…

Los descomunales ingresos por la renta petrolera, alimentaron la locura general. La mono exportación, es una de las tretas impulsadas por el imperialismo para facilitar su control sobre los gobiernos de turno; los hace más vulnerables. Derroche, corrupción, importaciones de cuanto basurero se produjese fuera, carencia de industrias, abandono del campo, regalos presidenciales fastuosos, licores por doquiera, Miraflores como lenocinio, y negocios, borracheras presidenciales, fastuosas fiestas con orquestas importadas, miles de apartamentos de venezolanos en Miami para ir una o dos veces al año. Lo que se vendía en París, Londres, Madrid, o Nueva York, se compraba en Caracas. Toda esta locura la llamaron LA GRAN VENEZUELA. Otros, LA VENEZUELA SAUDITA….La izquierda arrinconada, traicionada, dividida, minimizada, ponía los muertos. Nuestro Padre Cantor Ali Primera, en sus canciones relata estos contrastes de opulencia, derroche, corrupción y malversación con ciudades rodeadas de cerros con "Casas de cartón" símbolo de la cruel pobreza. Se pueden inferir sus consecuencias….UNA REVOLUCIÓN SINGNIFICA CAMBIOS PROFUNDOS EN EL IMAGINARIO COLECTIVO. Toda revolución viene precedida de críticas profundas.

El puntofijismo fue eficiente en la privatización de importantes bienes públicos. PDVSA, el diamante de la corona, era un estado dentro de otro Estado. La "caja negra" manejada por "la gente del petróleo", personajes absolutamente serviles a las trasnacionales petroleras. Desde los Estados Unidos se controlaba toda la política petrolera. La extracción de hierro, oro y otras minerías, complacían los intereses de las trasnacionales del ramo. Buena parte de los dólares provenientes del petróleo, eran comprados por los bancos privados y trasferidos al exterior. "El cuanto hay para eso" era común y "el que no robaba, era un pendejo". Los paraísos fiscales, contabilizaban enormes fortunas de venezolanos. Viva la democracia…..

Dentro de Acción democrática y Copey, hubo debates, expulsiones y fracturas internas. La izquierda acorralada, errática, convulsa, impactada por lo ocurrido en la Unión Soviética, también se dividió; una parte se fue a la lucha armada, otra a la clandestinidad urbana y la menor soportando el aguacero. La derrota de la lucha armada, agravó la situación de la izquierda. Derechas e izquierdas divididas y un país sin esperanzas, empobrecido, y sin rumbo. CONDICIONES IDEALES PARA EL APARECIMIENTO DE HUGO CHÁVEZ FRIAS….CONTINUARÁ EL PROXIMO SÁBADO…..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 477 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor